HISTORIA DE VALMASEDA , PROVINCIA DE Vizcaya, CENSO FIESTAS Y DATOS RÚSTICOS

Historia de todos los pueblos de España. Censo, fiestas y datos de 1845. Censo rústico y fiscal. Diccionario Madoz. Diccionario estadístico e histórico de los pueblos de España. Censo económico. Padrón. Fincas. Partidas de nacimiento. Parroquias


HISTORIA DE TODOS LOS PUEBLOS DE ESPAÑA
BUSCAR PUEBLO POR NOMBRE

CENSO, FIESTAS, IMPUESTOS, ALDEAS, PEDANÍAS, AYUNTAMIENTOS, MANCOMUNIDADES, OBISPADOS.

PUEBLOS DE Vizcaya

Historia de Vizcaya


 


>



PUEBLOS DE Vizcaya

Historia de Vizcaya

Localización de VALMASEDA , Vizcaya


MAPA DE VALMASEDA , Vizcaya
COORDENADAS GPS:
43.195854 , -3.191139

VALMASEDA   (HISTORIA) .
PEÑUECO  - Vizcaya.


Datos de la localidad:

    Part. judicial de entrada en la provincia de Vizcava, audiencia t e r r . de Burgos, ciudad g. d é l a s Provincias Vascongadas y Navarra , diócesis de Calahorra y Santander comprende 4 v . , 3 a n t e i g l . , 9 c o n c . , 6 valles, incluyendo los de Llodio y Oquendo (*) en t e r r . de Álava , y multitud de L., barrios y cas., que forman en la actualidad 18 ayuntamiento, t e niendo para suministrar el pasto espiritual á los h a b . 59 parr. Las dist. de los pueblos principales entre sí y de ellos á sus cap , asi como lo relativo á la riqueza , población y reemplazo del ejército de los mismos, aparece del siguiente estado de dist. y cuadro sinóptico. (Ver en el original) SITUACIÓN' Y CLIMA. Se halla situado este partido al O. de la provincia, disfrutando de clima saludable y templado, aunque húmedo y lluvioso, como el general de Vizcaya los vientos reinantes son principalmente el O., NE, y S . , aunque en las cañadas y profundos valles se sienten de rechazo otros, cuando sopla alguno de aquellos. TÉRMINO. Coníina Por el Norte con el de los L. de Agüera y O t a ñ e s , que son déla junta de Sámano y p a r t . judicial Se Castro- Urdiales en la provincia de Santander, y siguiendo como 2 leguas por la costa del mar Cantábrico entra por la barra de Portugalete en el r . Nervion ó Ibaizabal hasta encontrarse con la embocadura del Cadagua; sirviendo en toda aquella estension de lím. entre los p a r t . de Bilbao y el que describimos por E. linda con la anteiglesia de Ceberio y valle de Orozco, que pertenecen al juzgado de Durango, y con Amurrio, cabecera de otro en Álava Por el Sur toca con la tierra de Ayega y valle de Mena, en que aquella se comprende, y son del partido de Yillarcayo, provincia de Burgos; y en fin, por O. t o c a p r i m e r o c o n l a m e r i n d . d e Montija, que corresponde también al último citado p a r t . , y después con Soba y Ramales , que son del de este último nombre, provincia de Santander. De modo que reasumiendo, tenemos que al part de Valmaseda lo cercan por N . los de Castro-Urdiales y Bilbao; por E. los de Durango y Amurrio; p o r S . el de Villarcayo, y por O. el mismo y el de Ramales. No es fácil señalar la dist. en horas que hay e n t r e los puntos mas estremos del partido, atendiendo á su t e r r e no montuos o , dentro del cual á pesar de su gran desigualdad se han abieíto espaciosas carreteras asi es que desde Portugalet e , punto sept. mas dist. déla cap. del partido por esta parte, hasta el puente de Arla, que es el mas austral y divisorio de la provincia de Burgos, se puede ir en poco mas de 5 h o r a s ; en t a n t o que desde Miravalles y Llodio á La Nestosa, que son l o s 2 estremos oriental y occidental, se gastan mas de 12 horas, aunque solo se cuentan sobre 9 leguas Esta diferencia de diámetros y de tiempo para correrlos es todavía mas n o t a b l e , si en vez de tomar por punto de partida á Portugalet e , nos fijamos en el verdaderamente s e t . , que es el Son ó Somo de Samano, desde cuya cima ó cúspide, que sirve no solo de lím. á este partido y al de Castro-Urdiales, sino á las provincia de Santander y Vizcaya, hasta el puente de Arla, d i visorio de la de Burgos, apenas se cuentan 3 1/2 horas. Asi reduciendo á un diámetro medio el de los estremos, se p u e de computar como de 4 horas de dist. de N . á S. y mas de doble de Este á Oeste y como la cap. no se halla en el c e n t r o , se causan graves perjuicios á los hab. por razón del tiempo que se pierde acudiendo al j u z g a d o ; si bien no son tan considerables como los que sufrían antes de la creación de este en 1841, en cuya época sin embargo estaba ya planteado el Reglamento provisional para la administración de justicia, que corrigió muchos abusos. MONTES Y SUS ACCIDENTES. NO hay en todo el p a r t . , en medio de ser t an quebrado , una cordillera ó montaña que pueda decirse principal. Sise esceptúala loma ó monte del Ordunt e , que por el alto de Cabrio fuera de este partido se enlaza con la Peña de Orduña, prolongada por aquella parte hasta las montañas de León y Asturias , todas las cumbres, picos y montes están aislados; no siendo en realidad mas que fracciones mas ó menos altas y prolongadas de una masa que allá en los remotos siglos hubo de estar unida y compacta, y que el paso continuo de las aguas ha dividido y a p a r t a d o , formando entre pedazo y pedazo, que son hoy los montes, unos profundos barrancos que constituyen los valles y vegas. Est a masa asi dividida y fraccionada, ó sea los picos que la s e ñalan , considerándola con admiración desde_algunos puntos de la elevada y sorprendente Peña de Orduña, se presenta alguna vez como un mar agitado. ¿Habrá sido por ventura dicho peñasco, que parece una muralla de muchas leguas de e s tension , el término del mar que entonces inundaría esta c o marca? No podemos dar solución á esta duda que requiere mas detenida y científica observación; contentándonos con indicar, que en la espresaila peña se advierte hacia el N. la misma degradación y estrago que generalmente en las de e s t e partido, asi como la misma dirección de O. á E. y el estar igualmente levantada por el N. é ¡acunada hacia el S . Desde la guerra de la Independencia data principalmente la ruina del arbolado de monte, consumada durante la última civil que terminó en Vtrgara. Esta pérdida sin embargo pudiera considerarse compensada, si solo atendiéramos a la mayor propensión que ahora se nota á la agricultura y á roturar t e r r . incultos; mas la aspereza y desigualdad de e s tos pone coto al ansia de estenderse que pudieran tener los labradores, ademas de que para ciertos usos y necesidades son indispensables los árboles y sin ellos vendria abajo la única ind. que alimenta el partido Para su fomento no basta que los propietarios vayan replantando los árboles, porque sobre haber pocas personas que pueden dejar sus capitales por muchos años estacionarios, el método de hacerlo por medio de viveros y trasplantos es dispendioso, y tiene muchas quiebras. Asi es que no faltan hombres entendidos é i n t e r e sados en el bienestar y mejoras del p a i s , que preferirían que la naturaleza funcionase libremente, con lo cual creen que el arbolado no seria tan raquítico como en el d i a , y que las hayas, robles,encinas y varios arbustos llegarían á ser g i gantescos y útiles hasta para construcción naval, cuando en la actualidad apenas sirven para el carboneo. También mejoraría el arbolado el sistema de cerramientos, si pudiera adoptarse; pues son crueles enemigos toda clase de ganados, las quemas de montes para hacer carbón, tan frecuentes en el partido, y otros varios que seria inoportuno referir. A pesar de todo se cultivan ademas de los frutales el roble común, el castaño de comer, el haya común y el nogal; el L.° por la madera y carbón; el 2° por la madera y el fruto después de ingertado y por el carbón aunque se aprecia poco ; el 3.° por su carbón que compite con el de r o b l e , y el 4.° por la madera y el fruto. Se reconocen también algunas especies espontáneas de árboles y arbustos, como el quercus ylex y el quercus cerri de Lineo; el abedul, tan apreciado en Alemania y otras naciones; el abedulillo ó carpe , el aliso c o mún , el de hoja plateada, el fresno coman, el acer campest r e ó común, el platanoides de hoja de parra , el peral silv e s t r e , el cerbal de los cazadores, el tejo común, la sabina, e l l e n t i s c o , el a c e b o , el níspero, el espino albar, el ciruelo silvestre, el saúco, el sauce blanco y el mimbre; haciéndodose mucho consumo de los dos últimos. Entre las plantas que abundan á orillas del Cadagua, se encuentra el homecillo ó lúpulo, que si se cuidara con esmero en los t e r r . b a j o s , inmediatos á aquel y otros r . del p a r t . , pudiera ser muy productivo en estos tiempos, en que t a n to se ha propagado el uso de la cerveza y hay que traer de fuera la flor i n d i s pensable para fabricarla. TERRENO. ES en estremo desigual, y por esta causa no puede prosperar gran cosa la agricultura, á la que la n a - turalezagha puesto un límite muy reducido. El cultivo se halla muy fraccionado , y cada labrador por lo general está situado cerca del sitio en que encontró alguna poca tierra ó mejor echada ó muy profunda; teniendo en cuenta lo d e s templado del clima, que le hizo fijar su morada al lado de la t i e r r a , que habia de trabajar para su alimento. De aqui el origen de las caserías y de la gran división de la propiedad t e r r i t o r i a l , cuyo sistema de arriendos es sumamente variado. Pero sus hab. no aventajan , ni siquiera igualan á los de Guipúzcoa y ciertos pueblos de Vizcaya, que tienen sus tierras de la misma naturaleza que las de este partido; c a l i z a s , pizarrosas y areniscas, destinadas á las mismas prod. No obstante , debe tenerse en c u e n t a , que las a r c i llosas, de cuya clase participan generalmente, son tan unidas y compactas, ó t an frias, como vulgarmente se dice, que necesitan de mucho abono para que den paso á las a g u a s , y las raices puedan estenderse. En donde la cal abunda, ya suelen algunos beneficiarlas con e l l a , asociándose para sacar la piedra y cocerla; otros roturan pedazos de montes comunes, rozándolos en invierno, quemando lo rozado por julio y agosto, y esparciendo las cenizas a n tes de sembrar el t r i g o ; y por último, el estiércol del ganado en los establos, que se consigue echándole paja , noja, argomas, heléchos y brezos para cama, es un escelente abono. La laya y otros instrumentos agrícolas del pais , asi como la alternativa de cosechas, mejoran bastante las t i e r r a s . Ríes. Los r . , que comenzando por el E . , fraccionan la superficie del p a r t . , s o n el Nervion, llamado también Orduña , que nace, como casi todos los o t r o s , en la peña de este nombre y no lejos de la ciudad que se lo da pasa por muy cerca de e l l a , y después de atravesar el t e r r . de Saraeho, Amurrio y Luyando, antes del cual se le incorpora por la izquierda el ¡zoria , entra en Llodio , donde se le j u n t a por la der. e l r . que vieue de Orozco; mas abajo y siempre corriendo al N., recibe por la izquierda al r. Belante, procedente de Zoilo, y después de cruzar los tcrm. de Miravalles, lleca á San Miguel de Basauri en el partido judicial de Bilbao , donde se confunde con el Ibaizabal ó A ervion, que navegable desde la última citada v . , desemboca á 2 leguas de ella en el m a r , bañando por su izquierda á Baracaldo, Sestao y Poitugalete. El r. Gordejuela ó de las Herrerías, se forma de tres r i a c h . , que nacen fuera del partido y al pie de la tantas veces nombrada Peña de Orduña, siendo su caudal aun reunidos Eoeo considerable el primero viene de tierra de Ayala de . á O., y pasando por Llanteno, cuyo nombre suele dárs e l e , se j u n t a mas abajo de Arciniega con el segundo, que proceed del valle de Ángulo, y á poco de su unión, pasa al de Gordejuela, en cuyo valle y sitio denominado Allende, se reúne el tercero , que nace en el valle de Tudela y corre por San Pelayo y Arza en la tierra de Ayega; asi confundidos y en dirección de S. á N., después de recibir por der. el r i a c h . , que teniendo su origen en los montes de Yermo en Oquendo, pasa por Zaldo, cuyo nombre toma, se juntan en Sodupe con el r. Cadagua. Este, que es el mas caudaloso é importante por las ferrerias, martinetes y molinos á que da movimiento, suele llamarse también de Salcedo ó Salcedon, por atravesar el ant. valle de este nombre, dividido hoy entre los. de Zalla y Güeñes, y aun no falta quien le denomine, especialmente en escritos y relaciones militares, r. de Valmaseda nace en el valle de Mena y L. de Cadagua, engrosándose muy luego con algunos riach., que recogen bastante agua el primero viene de mas arriba de Leciñana, sigue por Irús y Vivanco con el nombre de Hijuela, y se junta con el Cadagua en Villasuso mas adelante y también por la izquierda se le incorpora debajo de Gijan o , el que por recoger las aguas de la loma y montes de Ordunte, lleva este nombre ; y por último, junto al mismo puente de Arla, le entra otro riach., que denominaremos de Barcena, por venir de la ald. asi llamada, que está mas arriba del Berron, en el mismo valle de Mena en jurisd. de Valmaseda, cuyos muros baña dejando la v. á la izquierda, se refuerza por una y otra orilla con varios arroyos, cuyo rumbo y origen manifiestan los barrancos y hondonadas que forman; sucediendo lo mismo en los valles de Zalla y Güeñes, en donde y lugar de Sodupe, se aumenta con el Gordejuela ó Angula desde que sale de Güeñes mas abajo de la Cuadra, sirve delim. á este partido y al de Bilbao, hasta confundirse en su ria mas allá del ant. convento de Burceña, y junto á la t o r r e , hoy tan famosa de Luchana , todo en la anteiglesia de Baracaldo, por la cual cruza el pequeño r. de GaUndo, que entra también en la espresada ria. Siguiendo al Cadaua y caminando al O., sucede el r., que en la última carta e Vizcaya llaman de Somorrostro; en Somorrostro, de Sopuerta; en Sopuerta, de Labarrieta ú Olabarrieta; aqui, de Arcentales; en este lugar, de Saldoja, y que nosotros llamaremos de Cobaron, por nacer en dicho paraje al N. y casi al pie de la colina, entre la jurisdicciónde aquel valle y la de Valmaseda aumenta su caudal en Sopuerta 4.» y por su der. con otro riach., que nace en el L. de Avellaned a , y luego por izquierda con otro, que bajando de los montes de Tremoral y Saldamando , pasa por Labaluga y entra en Galdames, donde reforzado por su der. con el que viene del monte de Tarabolo, se introduce en jurisd. de Somorrostro á desembocar en el mar de Pobeña, dependiente de San Julián de Muzquiz, observándose en él la marea como cosa de 3/4 de leguas hasta la ferreria de Santelices. Algo mas delante y en la misma vertiente setentrional de Colisa Ír monte de la Tejera nace el r. de este nombre, que en Molinedo junta ya agua para mover una ferreria en el inviern o ; sigue por Villaverde y Trucios á unirse con el Agüera, que como el primero pertenece á Castro-Urdiales, por cuyo partido desemboca en ef Océano Cantábrico. Viene luego el r. de Carranza, formado de varios otros, y que por ef parage de su nacimiento llamaremos de Sal-viejo, por ser el punto mas central y de mas lejano curso refuérzase por su der. con otros 4, y por su izquierda con otros tantos, cuyo origen y dirección señalan las hondonadas, y entra con poco caudal en verano y abundante en invierno en el L. de Gibaja, partido j u d . de Ramales, donde confundido con el Ason, pierde su nombre. Nace , en fin , el último r. al N. del monte Cabrio, y desde su naci miento hasta La Nestosa, sirve de limite entre este p a r t . y el de Bamales, en cuyo pueblo se incorpora primero con el r . Soba, y luego con el Ason ya mencionado, que entra en el mar por Santoña. Picos. Entre los citados r. hay algunos puntos rápidamente elevados, no tanto sobre el nivel del mar como sobre el lecho de los mismos r. y los t e r r . mas cercanos; demostrando su diferencia de altura la facilidad con que en tiempos lluviosos, ó cuando baja la temperatura , aparecen cubiertos de nieve. Entre el N ervion, Nerva, Cadagua y Gordejuela está dominando á Sodupe y á la Cuadra el escarpado Gallarraga, de nombre tan a n t . , como que se le menciona en el privilegio de los votos de San Millan, aplicado al r. Cadagua que en ellos aparece el primero de Vizcaya; á su frente y como manifestando que en su origen y antes de que las aguas los dividiesen, se alzaron á un mismo tiempo, se presenta magestuoso el Ereza en la jurisdicciónde Galdames y entre el Cadagua, el Nerva y Cobaron entre estos mismos r., casi á la orilla del mar en Somorrostro, se encuentran los dos picos de agradable perspectiva denominados Serantes el Grande y Serantes el Chico, y de forma perfectamente cónica, especialmente el mayor, lo cual indujo á Bowles á creerlos de origen volcánico; pero cuyo error ha sido corregido por el célebre Cohete en su Beconocimiento geológico de Vizcaya, donde se asegura, que no hay en ellos ninguna roca plutónica ó de origen volcánico, y que hasta la forma cónica con que aparecen de lejos es una ilusión óptica entre los r. Cobaron y Tejera se presenta bien elevado el Llangon; y entre el Salviejo, el Ason y riach. del Prado se encuentra el alto de Ubal, prolongado hasta Guardamino, que como todos los referidos tiene que ceder la preferencia al famoso y despejado pico de Colisa, de que se habló en su particular art. (V.). AGUAS MINERALES. La abundancia de mineral de hierro que de varias maneras esparcido se halla en el t e r r . , junto con la poca solidez y densidad de las peñas esquistosas y areniscas, pudo originar las muchas fuentes ferruginosas que nacen por todas partes y se llaman vulgarmente de oro, ya por el lustre dorado que presentan en la superficie, ya por el sedimento amarillo subido que dejan por donde corren. Aunque se las llama minerales, y lo son en realidad, ningún uso se hace de ellas en la medicina, y solo de vez en cuando aparece algún aficionado, á quien no desagrada su sabor metálico, y si por casualidad le desobstruyeron mas por la cantidad que por la calidad, atribuye á tal ó cual fuente de que bebió, virtudes que no tiene, y se constituye su panegirista. Esceptúase de esta regla el manantial de aguas termales que á fines del último siglo ó principios del actual se descubrió en el L. de Molinar, perteneciente al valle de Carranza, y cuyo crédito aumenta de dia en dia. Las dificultades que ofrecía su nacimiento en el lecho del r., cabalmente en donde mas caudaloso corre en todo tiempo, comenzaron á vencerse por una compañia de benéficos carranzanos establecidos en esta c o r t e , que deseaban facilitar el uso de las aguas á los dolientes, y al valle en que nacieron la utilidad consiguiente. Hoy continúa esta operación solo y de su cuenta í). Rafael de Guardamino, carranzano también. La madre del r. se halla ya ensanchada y apartado de ella el manantial por medio de una fuerte muralla, en términos, que aseguradas las aguas de aquel, se las puede distribuir en mas cómodos baños, de lo que se está ocupando su propietario el Sr. Guardamino. Sin embargo, como su fama ha cundido y con razón para curar dolores reumáticos y nerviosos, mas de 600 personas venidas hasta de la corte han concurrido en el pasado año 1848 ; indicio cierto de las muchas mas que acudirán cuando el camino, los baños y el hospedage lleguen al punto á que aspira el propietario. Estas aguas se colocan por los inteligentes en la 4.» clase con la denominación de salinas; lo cual no significa que lo sean porque solo contengan la sal marina en disolución, como las aguas de que se estrae la sal común, sino porque contienen otras que obran de distinto modo sobre la economía animal, y pueden ser varias y de muy diferente especie. Su temperatura es de 34° según el análisis practicado ea 1831 por D. Higinio de Arenaza, boticario del hospital de Bilbao, el cual dio el resultado siguiente •. (Continua en el original)




    ANUNCIE SU EMPRESA O NEOGOCIO EN ESTA FICHA. COLABORE CON EL MADOZ

    Busque datos complementarios al catastro o al registro civil. MOLINOS, CASTILLOS, CASERÍOS, ALQUERÍAS, YACIMIENTOS ARQUEOLÓGICOS, CEMENTERIOS, MANANTIALES, ETC... El Diccionario Madoz resulta imprescindible para cualquier trabajo sobre historia de la fiscalidad, los impuestos o la contabilidad pública en España. Otra de sus utilidads principales es la búsqueda de las parroquias a que pertenece cada localoidad, pues en ellas se guardan los registros de bautismo, imprescindibles para la solicitud de la nacionalidad, ya que a menudo son los únicos docimentos que aún pueden encontrarse para acreditar los orígenes españoles de un ancestro.
    visitas


    >



    Publicidad

     
    ©2009 Cheapholidaysinspain.com. Abracadata y Cumbres Borrascosas * C/ Las Eras 8, 24369 Valbuena de la Encomienda, León
    Historia de todos los pueblos de España. Censo, padrón y datos de 1845. Censo rústico y fiscal.