HISTORIA DE TARIFA, PROVINCIA DE Cádiz, CENSO FIESTAS Y DATOS RÚSTICOS

Historia de todos los pueblos de España. Censo, fiestas y datos de 1845. Censo rústico y fiscal. Diccionario Madoz. Diccionario estadístico e histórico de los pueblos de España. Censo económico. Padrón. Fincas. Partidas de nacimiento. Parroquias


HISTORIA DE TODOS LOS PUEBLOS DE ESPAÑA
BUSCAR PUEBLO POR NOMBRE

CENSO, FIESTAS, IMPUESTOS, ALDEAS, PEDANÍAS, AYUNTAMIENTOS, MANCOMUNIDADES, OBISPADOS.

PUEBLOS DE Cádiz

Historia de Cádiz


 


>



PUEBLOS DE Cádiz

Historia de Cádiz

Localización de TARIFA , Cádiz


MAPA DE TARIFA , Cádiz
COORDENADAS GPS:
36.012714 , -5.602954

TARIFA  (HISTORIA) .
TARIFA  - Cádiz.


Datos de la localidad:

    ciudad con ayuntamiento, aduana de cuarta clase y plaza fuerte subalterna con un gobernador militar, adm. de rent. estancadas y distr. marit. perteneciente á Algeciras, del tercio y departamento de Cádiz, en la dióc y provincia civil de este nombre(17 leg ), partido judicial de Algeciras (3 1/2), aud. terr. y ciudad g. de Sevilla (33). SITUACIÓN Y CLIMA. Está situado la ciudad en la orilla del mar al O. del estrecho de Gibraltar, 7 leguas al E. del cabo de Trafalgar y 4 del de Plata, y algo mas de 4 al O. de la Punta de Europa en el monte dé Gibraltar, en el punto en que la costa quiebra su dirección, formando un ángulo saliente casi recto, distante unas 25 varas de la orilla del mar en la terminación de una pequeña cañada llamada del Retiro. Se halla perfectamente ventilada, reinando con frecuencia el viento E. con estremada fuerza; el clima no es frió , y sin embargo se padecen afecciones nerviosas y algunas énagenaciones mentales, asi como se dan algunos casos de calenturas intermitentes gástricas de mal carácter. INTERIOR DE LA PORLACION. Se compone esta de 549 CASAS, de las cuales 5I6 e^tan dentro del recinto, y de las 33 restantes 29 en el barrio y 4 en la Caleta. De las primeras, •11 2 son de lab. moderna", generalmente de 2 pisos y algunas de 3. y las restantes muy estrechas, incómodas y mal distribuidas. Las que hay estramuros son de un aojo piso y pocas comodidades, levantadas sobre las ruinas del barrio que hubo al NO.. el cual fue destruido en la guerra de la Independencia. Tiene la población 2 plazas; una contigua al cast. formando casi un cuadrado de 60 varas, nombrada de la Constitución, y la otra del Mercado de la Verdura casi del mismo tamaño'y figura que la anterior; ademas bay 6 plazuelas y 62 calles casi todas irregulares, estrechas, medianamente empedradas , limpias y con alumbrado de noche. Hay un hospital para los pobres, con ciñas escasas rentas se cubren sus atenciones; un pósito, edificio moderno de 2 naves con 4 escelentes paneras; una escuela de iustruccion primaria dotada con los fondos de propios y otras 2 mas; la primera es concurrida por 200 niños y las otras reúnen igual número ; 3 enseñanzas para niñas, cuyas maestras no están examinadas ni disfrutan de dotación; contigua á la parr. de San Francisco bay una casa en la que se educan 60 niñas pobres, cuyos gastos los sufraga de un modo generoso y altamente honroso la Sra. Doña Maria Antonia Toledo; 2 iglesia parroquial, una de segundo ascenso, que es la de San Mateo, cuyo templo se halla colocado un poco al E. del centro de la c ; es de arquitectura gótica compuesto de 3 naves, con 187 palmos de long., 109 de lat. y 89 de allura , y una magnifica portada con 4 columnas del orden jónico de una sola pieza; contiene diferentes capillas y una torre de mal gusto. La parr. de San Francisco de Asis está servida por un cura de primer ascenso, y el templo no contiene nada de notable. Hay en la ciudad varias ermitas, la de Santiago, Santa Alaria y San" Bartolomé; un oratorio público en una casa particular^ otro en la cárcel para decir misa á los presos. En otro tiempo hubo unconv.de triuitarios; en el barrio otro de franciscos descalzos, una ermita dedicada á San Sebastian y otra á la Virgen del Sol. El Alcazaba ó cast. de los Guzmanes, célebre por la heroicidad con que D. Alonso Pérez arrojó su puñal para que sacrificasen á su hijo, está incrustado en el recinto de la plaza por la parte del S.; su construcción es arábiga y sus carcomidos pavimentos manifiestan una grande antigüedad. Esta fort. contiene muchas cuadras altas y bajas, que hasta hace pocos años ha servido de alojamiento al presidio correccional. La c ant. tuvo 3 puertas nombradas de la Aljaranda, la Almedina y el Mar, las cuales existen; la primera en la calle del Águila, la segunda en la cuesta que aun se designa con el mismo nombre arábigo y la tercera aun tiene uso, y conduce por delante del Alcazaba á la plaza de la Constitución. En la actualidad hay otras 3; la de Jerez al N. de la nueva población, la del Retiro á la parte E., y la del Mar, á cuya entrada está la ant. del mismo nombre. FORTIFICACIÓN. El recinto de esta ciudad se compone de 2 6 torres y otras tantas cortinas, que forman la figura de un cuadrilátero irregular las cortinas se reducen á un muro aspillerado, cuyo espesor medio puede valuarse de 7 pies. La contigua á la puerta del Retiro por la parte de! S. fue reedificadaen 1812, y desde entonces tiene aquel lienzo mas de 4 varas de espesor entre adarve y parapeto, y cerca de 7 incluyendo las taludes las torres son reducidas, aunque en ellas se ha colocado artilleria de menor calibre. Al lado del mar se halla el cast. de los Guzmanes, que tiene su recinto compuesto de torres y pequeñas cortinas almenada^. Como parte accesoria de la fortificación de la plaza están la isla de las Palomas y el fuerte de Santa Catalina. La primera á 1,000 varas de la población estuvo separada del continente por un canal de 300 varas de lat., cuya profundidad bastaba para dar paso á buques de mediano porte, pero hoy está unida al continente por un arrecife. Cortada por este medio la comunicación con ambos mares, las arenas arronzadas sobre la escollera no pueden retroceder, formando asi un vasto arenal que aumenta cada dia. El piso de la isla es llano; su fisura casi redonda y su magnitud de 600 varas de Este á Oeste y 700 de N. á S . ; su altura varía en los diferentes puntos de su circunferencia, pues á la parte de SO. junto á la torre del fanal termina por un declive suave, mieutras que por el lado opuesto presenta un escarpado de 10 y 12 varas de altura. Su mole se reduce á una petrificación de arenas calcáreas y granos cuarzosos mezclados con multitud de conchas. Junto á la entrada de la isla por la parte del O. hay una pequeña dársena para buques menores, en la que se resguardan para la carga y descarga, y en caso de guerra pudiera.dar abrigo á una escuadrilla de fuerzas sutiles que vigilaran el paso del Estrecho. Las foitificaciones de la isla consisten por la parte de tierra en una cortina frente al arrecife que lo enfila con sus fuegos directos, y por los flancos las piezas de un pequeño fuerte del lado del O., construido sobre la puerta de entrada y un solo cañón. El interior está algún tanto dominado por 2 cerros nombrados la Caleta y el Camorro. Hacia el mar tiene una bateria semicircular nombrada de Poniente, otra de la misma figura nombrada de Levante, otra al S. rodeando el pie de la torre del fanal y otras 2 construidas á barbeta en los espacios que separan á las antedichas. Hay en esta isla cuarteles para la tropa , pabellones para oficiales, 2 algibes para recoger las aguas llovedizas, una cuadra subterránea de 2 naves para caballería y un almacén de pólvora, inútil por su mucha humedad. A la parte SO. hay una hermosa torre ant. de base circular, revestida de sillares muy bien conservados; en la actualidad está colocado en ella el fanal que tiene 4 varas de diámetro y doble altura con 15 luces en 3 cuerpos; 4 en el bajo, 8 en el medio y 3 en el superior, y un disco de platina con 2 de diámetro que sirve de reverbero, girando al rededor de la luz, tardando 2 minutos en cada revolución. El fuerte de Santa Catalina, desde cuyo pie y en dirección SO. arranca la escollera artificial que une la isla al continente , está situado entre aquella y la plaza, sobre un pequeño cerro que se eleva en forma dé un cono truncado. Es abierto por la gola circundado de su foso y susceptible de 6 pequeñas piezas de artilleria. Para concluir añadiremos que el recinto actual de la plaza esta formado la mayor parte de sillarejo con aristones de silleria. Su cortina contigua á la puerta del Retiro por la parte del S . , en la cual abrieron brecha los franceses el año 11 al 12 , fue reedificada con revestimiento de silleria. TÉRMINO. El de esta ciudad confina por el N. con los de Barrios y Medina Sidonia ; por el E. con los de Algeciras y los Barrio?; por el S. con la costa del Estrecho, y por O. con el de Veger y la embocadura occidental del Estrecho. Corren por éí los" r. llamados Guadamesi, de la Vega, el Salado, el Mastral, el Valdebaqueros . el Almodobar; el primero tiene su origen en la sierra de la Luna y sitio del Palancar, y desagua en el mar; el segundo en el sitio de la Ahumada y confluye igualmente en el mar; el tercero nace entre la loma arriba nombrada y la de Piedla Cana; el cuarto se forma 1 por la reunión de los de la Jara y Puerto-llano; el quinto es un arroyo que principia en el puerto de Facinas, y el último se forma de un manantial en la sierra de Ogen y sitio de los Huertezuelos; los anteriores todos van al mar y este confluye en la laguna de Janda, 5 leguas de Tarifa y 3 de su origen. El arroyo que atraviesa la ciudad tieue su nacimiento al pie de la loma dé los Varapalos, y corriendo de Este á Oeste llega á Tarifa que la divide en 2 partes casi iguales, quedando la población ant. en la márgenes izquierda Tiene dentro del recinto 6 alcantarillas, y su entrada y salida se verifica por medio de 2 arcos, cada cual bajo su torre , para desde alli bajar ó subir los rastillos é impedir el paso por la bóveda. El TERRENO participa de monte y llano, pero los montes ocupan su mayor parte. Es casi todo arcilloso y medianamente consistente con abundantes rocas de formación arenisca. Las tierras son de secaoo , á escepcion de un corto número de huertas. Se divide en varias suertes, cuya cabida varia desde 2 fan. hasta 2 , 0 0 0 ; actualmente hay'en labor 5 , 4 0 0 fan. de tierra superior , 44,252 de segunda y 3 , 1 4 0 de tercera, 4 0 , 1 9 0 de erial y 1 4 , 0 0 0 de monte. C A M I N O S . Hay uno al " Ó . que se dirige por Veger y Chiclana á la cap. dé la provincia y otro al E. que conduce á Algeciras; ambos son de herradura ven muy mal estado, pe el segundo se hace en los inviernos casi intransitable. La CORRESPONDENCIA se recibe de Algeciras tres veces eu le semana. P R O D U C C I O N E S . Trigo, cebada, habas, garbanzos , sahína, albejoues, yeros, vino, hortalizas y frutas; la especie que mas abunda es el trigo; bay mucha cria de ganado de cerda, vacuno, cabrío, lanar y caballar, y caza de conejos, liebies, perdices, jabalíes y corzos. La costa abunda en pescado de toda especie que se lleva á Gibraltar, Algeciras y otros puntos. I N D U S T R I A Y C O M E R C I O . Hay algunas fáb. de curtidos, fideos y algunas alfarerías v diferentes molinos harineros. El comercio está reducido á la importación de aceite , vino, jabón , varios otros art. de primera necesidad, y á géneros ultramarinos; la esportacion consiste en el trigo y otros géneros sobrantes del pais. El movimiento mercantil de su aduana aparecen en los adjuntos estados oficiales. P O B L A C I Ó N . Con el término municipal 2 , 0 2 9 vec, que hacen 8 , 1 1 6 almas La R I Q U E Z A P R O D U C C I Ó N asciende á 1 6 . 6 4 0 , 0 0 0 reales, la I M P . á 4 6 8 , 7 2 0 . El P R E S U P U E S T O M U N I C I P A L sube de ordinario á 1 4 6 , 1 8 4 reales, los cuales se cubren en su totalidad con el prod. de los bienes de propios y el de los arbitrios, monta á ella escudriñando la» fábulas, la presentan ya con j una importancia, nada menos que suficiente para comunicar su nombre al estrecho llamado hoy de Gibraltar; lo que supone una escelencia superior en esta parte á la de Cádiz. Hacen luego que atestigüe la famosa batalla del egipcio Osiris (el sol) y el español Gerion (tal vez personificación de las fuerzas indígenas por la voz Gerhum) colocan en ella el célebre sepulcro de Hércules; la corte del benéfico y esforzado rey Argantonío etciudad Pero todo es partiendo del error de atribuir á Tarifa cuantas memorias les resultan de la mitologia y déla historia, pertenecientes á las ciudad conocidas en los tiempos primitivos con el nombre de Tartessos, cuales fueron Gades, segun testimonio de Avieno, Cartería y cierta ciudad que se afirma haber existido entre los dos brazos que antiguamente formaba el Guadalquivir para desembocar en el Océano. Si el estrecho no se llamó Tartesiano, en razón sola de su posición occidental, procediendo de una raíz puramente geográfica, como para las mismas ciudad que se congetura habérselo comunicado, y como para el r. Guadalquivir que se afirma haberla dado á estas; parece muy naiural que lo recibiese de Cádiz, por cuya ciudad fue llamado después Gaditano. La fábula del sepulcro de Hércules pertenece también á esta ciudad, y las otras á la que fue mas comunmente conocida con el nombre Carteya, en el desp. donde el erudito anticuario de Sevilla Rodrigo Caro halló la Torre de Cartagena (V.). Para muchos no hubo mas Tartessosque Carteya, y adjudican ambos nombres, con todas sus memorias , á Tarifa así Mariana y las personas á quienes este hombre por otra parte tan respetable y profundo llama de mayor autoridad y erudición. Segun Mannert, Tarifa fue la Transducta Julia que ya vimos en el art Algeciras haber pertenecido á aquella ciudad Menos descarriadoGossel le atribuye el nombre de Mellaría ciudad que tuvo su asiento en el estrecho, al O. de Julia Transducta; pero también digimosen el art. Meralia ó Mellaría ser esta de posición harto incierta, sin que ninguno de los mas ilustrados en la ciencia de la geografía comparada se haya atrevido á puntualizar su situado en la misma Tarifa; opinando López de Avala y Florez que estuvo junto á la punta de esta c . ; y el erudito D. Miguel Cortés y López en la boca del riachuelo GudalmesL. Es muy difícil resolver que nombre de la geografía antigua pertenezca á Tarifa si acaso le pertenece alguno, cuya decisión tampoco se nos presenta fácil, no sabiendo que la población actual pueda alegar monumentos que acrediten su existencia en aquel tiemo, y siendo así que cuantas reducciones de ciudad antiguas se an hecho á ella, han sido conducidas solamente por los meros indicios comparativos que resultan de los geógrafos mayores, demasiado dévilestodos por cierto, de donde proviene la suma variedad de inteligencias que se les ha dado Aun podria citarse contra aquellas investigaciones Ut primer noticia histórica que se nos presenta auténticamente de Tarifa; pues en cierto modo arguye contra la existencia anterior de la ciudad Cuando el emir musulmán Muza preparándose á entablar la conquista de España, hizo reconocer su costa occidental por el beréber Tarif, acompañado de 100 árabes y 400 africanos, esta espedicion segun la refieren los árabes, desembarcó sin dificultad alguna en el sitio donde hoy se halla Tarifa, cuyo nombre ha perpetuado el de aquel capitán y la memoria de su espedicion practicada por julio delaño 710. Ahora bien si hubiera existido la c . , por corto que fuese se vecindario, en situado tan ventajosa ¿se hubiera franqueado así al desembarco de tan escaso número de invasores, al menos sin que mediasen una sorpresa ó alguna resistencia , que no hubieran sido olvidadas por aquellos circunstanciados historiadores? Si Tari hubiese conquistado esta plaza y la hubiese dejado con su nombre por Í¡residió y escala de nuevas invasiones ¿lo hubiesen callado os mulsulmanes que nos dicen como Tarek, que en la primavera del año siguiente (711) vino ya á plantear la empresa , asaltó y atrincheró á Calpe , eligiéndola por tal presidio? Parece muy verosímil que Tarif, cuya espedicion no traia mas objeto que un simple reconocimiento, eligiese para su desembarco un punto indefenso y libre, y evitase después venir á compromiso de entidad; permitiendo solo hacer, en todo caso algún alarde de su valor á los bravos adalides que le habian seguido por ello vemos que nada notable ofre- > ció el desembarco; que fue corrida sin oposición alguna la costa de Andalucía, y regresó Tarifa Tánger para dar su informe, conduciendo algunos ganados y prisioneros. Si sedigese que mas tarde, cuando los musulmanes quedaron dueños del pais y vinieron á establecerse en él á enjambres, se quiso perpetuar la memoria de la primera espedicion y de su caudillo, poblando bajo su nombre el sitio de su desembarco ¿habría nada mas natural y probable? Sin embargo no pasaremos por ello á negar á Tarifa sus pretensiones de mayor antigüedad, pues iampoco estimamos bastantes estas congeturas para hacerlo. Pudo existir desde los mas remotos tiempos, y los escritores del imperio romano, á quienes debemos en su mayor parte el conocimiento de nuestras ciudad de aquella edad, haber dejado de mencionarla como sucedió con tantas otras; ó habernos dado mal detallada su situado, de modo que hoy, engañados los eruditos por la espresion de aquellos, qué comunmente es preciso seguir, aparezca su nombre engalanando el origen de alguna otra población ó envuelto en ruinas Si no re-istió á la invasión de Tarif, también pudo no hallarse aun esta ciudad en dispo>icion de hacerlo, habiendo sucumbido antes á la cruda guerra que sobre estas costas se hicieron entre sí los invasores del Norte y en especial los godos y los rom mo; , hasta que estos quedaron definitivamente escluidos de la Península ; pues sabemos cuántas ciudad dejaron de existir entonces. Pero para todo esto es preciso que la actual población ofrezca monumentos de aquel iiempo, los cuale-, no conocemos hasta ahora. Nadie niega que esta c haya recibido al menos su nombre del beréber Tarif, á lo que no obsta que este capitán se retirase al Á f r i c a sin dejárselo ya como es probable sucediese, pues pudo y debió obtenerlo mas tarde, como sucedió con Gibraltar, á cuya ciudad dio Tarek el nombre de Alfeth, punto de la entrada , y después lomó el nuevo del conquistador Gebel-Tarek, monte de Tarek. Hay algunos escritores que afirman ser nombres de un mismo caudillo Tarif y Tarek, atribuyéndolos á error de los amanuenses ó copiantes mas consta su diferencia por varios escritores árabes. Mariana fecha en 711 una sangrienta batalla ganada á los godos por los musulmanes cerca de Tarifa, con muerte del general de aquellos llamado Sancho, primo del rey Rodrigo; pero todo es fabuloso. Los musulmanes hicieron de Tarifa una fortaleza importante , la que hubo de ser conocida por Afonso. VI , cuando á pretesto de que acudía con un cuerpo de caballería selecto en auxilio de Ebn-Abed de Sevilla, tuvo ocasión para tocar el término de la Península española en la punta de Tarifa allí , entrando en la playa hasta dar el agua al pecho del caballo, cuyo acto no era ya sin ejemplo entre los musulmanes, descubrió á los recelos de estos, cual era el blanco de su afán conquistador; aunque no lo realizase. (Continua en el original)




    ANUNCIE SU EMPRESA O NEOGOCIO EN ESTA FICHA. COLABORE CON EL MADOZ



    Alojamientos baratos en .



    Residencias de ancianos en .

    Busque datos complementarios al catastro o al registro civil. MOLINOS, CASTILLOS, CASERÍOS, ALQUERÍAS, YACIMIENTOS ARQUEOLÓGICOS, CEMENTERIOS, MANANTIALES, ETC... El Diccionario Madoz resulta imprescindible para cualquier trabajo sobre historia de la fiscalidad, los impuestos o la contabilidad pública en España. Otra de sus utilidads principales es la búsqueda de las parroquias a que pertenece cada localoidad, pues en ellas se guardan los registros de bautismo, imprescindibles para la solicitud de la nacionalidad, ya que a menudo son los únicos docimentos que aún pueden encontrarse para acreditar los orígenes españoles de un ancestro.
    visitas


    >



    Publicidad

     
    ©2009 Cheapholidaysinspain.com. Abracadata y Cumbres Borrascosas * C/ Las Eras 8, 24369 Valbuena de la Encomienda, León
    Historia de todos los pueblos de España. Censo, padrón y datos de 1845. Censo rústico y fiscal.