HISTORIA DE RONDA, PROVINCIA DE Málaga, CENSO FIESTAS Y DATOS RÚSTICOS

Historia de todos los pueblos de España. Censo, fiestas y datos de 1845. Censo rústico y fiscal. Diccionario Madoz. Diccionario estadístico e histórico de los pueblos de España. Censo económico. Padrón. Fincas. Partidas de nacimiento. Parroquias


HISTORIA DE TODOS LOS PUEBLOS DE ESPAÑA
BUSCAR PUEBLO POR NOMBRE

CENSO, FIESTAS, IMPUESTOS, ALDEAS, PEDANÍAS, AYUNTAMIENTOS, MANCOMUNIDADES, OBISPADOS.

PUEBLOS DE Málaga

Historia de Málaga


 


>



PUEBLOS DE Málaga

Historia de Málaga

Localización de RONDA , Málaga


MAPA DE RONDA , Málaga
COORDENADAS GPS:
36.741962 , -5.166412

RONDA  (HISTORIA) .
RONDA  - Málaga.


Datos de la localidad:

    ?. con ayant, y c»b. del part, jud, do su nombre en la provincia y diociudad de Malaga (,11 leguas), audiencia territorial y ciudad g. de Granada (22). SituaciÓn Y ????. Se halla à los 33* 4' N. 1° 27' de long. ü. del meridiano de Madrid, sobre la planicie de una elevada roca, combatida por el viento N., que es el mas frecuente, y por los del O. y E. ; soplando este úllimo con tanta fuerza, que en varias ocasiones suele arrancar de raíz los arbolee mas corpulento.-;, como el üogal, la encina y el quejigo ó roble : goza de atmósfera alegie y despejada y de un clima sumamente saludable, siendo las enfermedades mas comunes en el invierno los constipados, algunas p.dmooias y otras afecciones de peclio, y en el verano l.is calenturas intermitentes, producidas poi el mucho esce^o encorner frutas en que abunda el pais.

    La situación topojrálica de Ronda es quizá eacepcional en todo el reino. El barrio del Mercadillo, que es uno de lus tres en que está dividida la ciudad, se encuentra cortado perpendicularmente por una profunda sima ó tajo, obra admirable de la naturaleza, que empieza á la dist. de 1/4 de leguas de la población en el sitio Narrado ei Perdiguero; sigue creciendo considerablemente tiasta que llega a los balcones del paseo ó alameda, en cuyo punto osteuta la asombrosa altura de 400 varas, formando una cortadura recta, como si fuera obra del arte. Desde aquí continua declinando un poco y con alguna-; sinuosidades, hasta llegar frente al barrio de la ciudad por el estremo de la indicada cortadura, comunicándose ambos barrios por un puente de mucho mérito, sil. eu el mismu punto en que hubo otro en años anteriores: se principió de nuevo y de diferente manera en el de 1^84, sacando sus cimienlos en la profundidad y siguiendo la fáb. enlazada con las rocas hasta tocar á lo mas alio de la referida planicie , bajo la dirección del distinguido arquitecto D José M.irtin Aldehuda, natural de Malaga, quien luso la desgracia de perecer antes de su conclusión estrellándose en los peñascos , con motivo de haberse hundido el torno que le servia paia recorrer lo-$ trabajos; terminándose por úllnno dicho puente end anode < 788. La calle que tiene para su tránsito es ancha , llana, bien empedrada y con ambas aceras embaído -¡idas : desde los balcones salientes que se encuentran al pa-o enlazados con las canterías de lus pretiles, se admira su grandeza sorprendente y so ve deslizarse de arco en arco hasta hundirse en lo profundo. Bajo la calíe principal ??? da paso y enlace á uno y otro barrio, se halla un salón de bóveda y cantería perfectamente construido cun dos balcones á 1?? lados hecho á propósito para servir de prisión á los reos condenados á muerte, el cual tiene su entrada por la inmediata calle y primera casa, por medio de una vereda peligrosa q.ie conduce á su interior: á los costados de esta nueva cárcel y sosteniendo la «spresada calle principal, se levantan dos arcos iguales, también de cantería, solidos y bien labrados, que descansan respectivamente en un macizo de unas 35 varas de long , que á la vez se apoya en su conclusión en otros dos arcos de la misma construcción que los anteriores, descansando estos asi mismo sobre macizos mas pequeños, que acaban uniéndose con la roca. Por bajo del citado salon y enmedio de los dos primeroí arcos se encuentra olí o angosto y de doble espacio que los dénias, que justamente descansa en un pequeño macizo, y este en el último arco por debajo del cual pasa la corriente Después de dicho puente y haciendo un ángulo con la espresaua cortadura continúa el Tajo con menos altura, rodeando la ciudad por el Oeste y conteniendo en su borde una calle: prosigue hLbta llegar á la placeta nombrada del Campillo , en cu\o punto se encontraba una de las puertas de la población: s,e dirige después por el mismo barrio, cercándolo hasta llegar á unirse con las murallas de la ani. fortaleza, dividiendo por la parte del S. la misma muralla á la ciudad, del barrio de San Francisco. El e «tremo de este arrabal se levanta un poco por el E., á causa de renacer en él la peña que sigue creciendo y rodeando la ?., ? declina algo al llegar á las casas de Salvatierra donde se divide endos ramales, sosteniendo uno de ellos la empinada calle del Puente Viejo, que se une luego al segundo an poco mas arriba del punto en que se encuentra la cortadura unida por el puente du uo solo arco, que fue construido por los romanos y reedificado en tiempo de los árabes . dich) arco descansa por ambos lados sobre lus miemos tajos, teniendo solo 43 varas de material y 40 de profundidad basta la superficie

    del r. Debajo de este puente y al pie del peñasco que lo sostiene , existe una cueva formada por la naturaleza en la misma piedra, dentro de la cual nace el cristalino y copioso nacimiento de la Mina. Fuera de la población se encuentra en este mismo lado otro puente pequeño de un solo arco con 13 varas de altura edificado por los árabes, el cual daba paso á los hab. del barrio de San Miguel, del que no se conservan mas vestigios que algunos montones de piedra, y te' ermita de su nombre. Finalmente, el lado opuesto "del Tajo que sostiene el segundo puente continúa elevándose por el estremo del Mercadillo , formando la gran sima que se estiende hasta llegar al priircro , cujo sitio présenla una vista lúgubre y melancólica , producida" ya ?„? aquella inmensa pruúmJidad , bien por la aridez délos peñascos salientes, divididos por estrechas concavidades. Interior De La PoblaciÓn Y sus Afueras. Compónese esta de 108 callen distribuidas en lo* 1res barrios llamados de la Ciudad , del Mercadillo y de San Prancisco : la parte nueva de la población es llana y sus calles de bastante anchura, conteniendo infinidad de casas labradas al gusto del dia; pero aun se conservan en lo interior callejuelas estrechas y sinuosas , algunas otras empinadas en demasía, y varias casas con arcos v columnaí del tiempo de los árabes. Cuenta i- plazas, de las cuales la primera nombrad» del Socorro , se halla en el barrio del Mercadillo ; está cercad» de casas grandes con buenas luchadas , y tiene en su centro una calle de árboles y asientos, y un pilar redondo, cerrando!» por último una pared de \.i Yara de altura. La segunda situado al final del mismo barrio conligua al gran puenle , consta de 1res lados coa arcos , sonteiiidos pur columnas de piedra, dentro de los cuales se vé un sopoital corrido de 5 varas de ancho.; las fachadas de estas , su altura y balconage están perfectamente hermanados, resultando de ellouna vista bastante agradable. Un el lienzo que mira al poniente se construye en el dia por cuenta de lu corporación municipal y de os fondos de pi opios una casa capitular que corresponda á ias necesidades locales de las oficinas dependientes de la misma, conleniendo ademas en su parte baja la albóndiga y la carnicería : el aspecto de esta obra es elegante y vistoso, aero su altura desconcierta la simetría que antes se conservaba. La tercera plaza llamada de Santa Maria y »it.. en el centro de la ciudad, es de bastante ostensión, aunque défigura irregular y de incómodo piso : dan á ella el conv. de Santa Clara , el cuartel de milicias provinciales , una parte de la iglesiade Santa Mai ia la Mayor, y la fachada principal de las ant. casas consistoriales. Últimamente, la cuarta que se encuentra en el barrio de San Francisco, contiene doble anchura que las anteriores, encerrando en su centro varias calles d« álamos y chupos, entre los que existe un salón nrrecifado cun dos hileras de asientos , y enmedio una pila redonda de cantería perfectamente construida, en la cual hay un sallador que despide el agua á 4 varas de altura. A esta estensa plaza dan las murallas árabes y romanas, conservadas por esta parle con dos torreones," y ademas un macizo romano , qu- segnn Rivera fue obrado para subirlas aguas 4 la altura de la muralla. Parroquias. Existen en Bonda cuatro iglesia parroquial y una auxiliar, entre las cuales lleva la de Santa Maria de la Encarnación el título de Mayor, y se compone de beneficiados que forman su cabildo, con la misma categoría v prérogatives que una col. E-ta iglesia fue consagrada con pompa y solemnidad pur los re\ es conquistadores en 13 de mavo cíe 1485, en acción de gracia por la loma de la plaza y arrabales; después de cu\a conquista y á mediados del siglo XVI, se principió á levantar ctro templo que agrandase la ant. iglesia, concluyéndose en el XVII, según manifiesta la inscripción que hay sobre una de. sus pue.tas. La gran mezquita goda muestra en su interior el gusto, la inteligencia artística y la riqueza de de aquel tiempo, puesto que sus arcos, columnas , testeros y comisas son de un hermoso jaspe rosado y matizado. Compónese de ti es espaciosas naves , de las cuales la del centro tiene en su techumbre 4 medias naranjas sostenidas por otros tantos arcos góticos que descansan sobre 4 columnas ? ? medias, de las que se nombran agrupadas, con «olo un pequeño y sencillo basamento , y por capitel una estrecha orla de figuras al relieve-. la« colaterales, que son mas bajas y de distinto techumhre , están sostenidas por arcos y columnas con góticos artesooados , que asi mismo descansan. sobre pequeños arquilos. En el día está unida esta iglesia con la magnilica y suntuosa obra construida modernamente : se co.Típone de 1res anchas y espaciosas naves , cubierta la del centro con una media naranja y un gótico aitesonado , las díale» descansa n sobre ocho arcos redondos de sillería, y los lados do cuatro de, estos sobi e cada una do dos soberbias columnas de los órdenestoscano y corintio, con infinidad de molduras. Las naves colaterales son también de arte.sunado gótico y d« doble arquería , y descansa asimismo en arcos, que se apoyan sobre Ms principales columnas y las medias embutidas eu los costados. A la altura de los capiteles de las grandes columnas y sostenidas por las medias embutidas en los eslremos, se ve una comisa compuesta de medias cañas con algunas grecas, y sobre esta una franja corrida, adornada de guirnaldas y frutas al rulieve enlazadas entre si con gusto y simetría, la cual se une á la segunda co.nisa que mantiene en lodo alrededor un plano de vara y media. Cada una de las dos iglesia de que hemos hecho mención tiene dos puertas para su ingreso, siendo el pavimento de ambas de cuadrados de hermosa piedra jaspe da colores. Estos dos edificios compiten en mérito y firmeza, si bien la parte nueva bace ver su magnificencia por medio de sus altos techos, soberbias columnas y perfecta arquitectura.

    La parr. de Sla. Cecilia, comenzada después ue la conquista y concluida según se creo por los aíus de 13V7. »e compone de un cuadrilongo de 31) varas de largo y 2u de ancho , dividido en 3 naves separadas por i sencillas columnas do ladrillo y i medias encada lado, que soin lieiieii po.' capitel una orla de llores al relieve uuiüa por í almejas eu la misma forma: dichas columnas sostienen los 6 arcos que forman la nave del centro, y sobre e?tos un tramo de pared »in adorno alguno unido á la cornisa, cu la que dcscansuii 3 arcos maestros, en medio de los cuales se mira un arlesuiiuJo gótico, que sostiene i arcos m;is pequeños, lonuaiido respectivamente la techumbre de las naves, con »olu la düeivncia de estar mas elevada la del centro quu las colatera'.es. lil interior y conjunto de este templo, pura cuyo servicio hay un cura párroco, un luuieul« y 2 beueliciadus, es visto-o y de mérito; sien Jo de ilutar el arco escalonado de formación gótica qui; existe eu lu entrada principal, sobre oí cual de=¡'.¡ii-,i la torre de cantería con ¿á va.as de elevación.

    La parr. del Espíritu Santo, que laminen fue mezquita construida por los godos, se consagró bajo la advocación de Sancti Spii ilu con molí v o de haber sido ganada la ciudad eu la pascua delEspiritu Santo, habiendo inaudaüo loiUcj es Católicos se celebrase una función .solemne en el mismo dia de cada año en conmemoración y recuerdo de su entrad.i. ?>1? iglesia consta de una sola nave de 3(i varas de .argo y 10 de audio, teniendo por techumbre 3 arlesonudos y una mejiu naranja de estilo gótico, sostenidos por arcos du piedra enlazados con vistosas grecas: el arco de la media naranja se ???.? en i columnas sencillas embutida» en lo> tciudadilcrus, y ms 3 ailesouados en el centro do las paredes. El frente del templo esta ocupado por un bonito y bien ucubadu retablo con 2 columnas salientes, matizado lodo él con nuntiiuJdo ramos, chapas, grabado-i y medias cañas, que lo hermosean sobiemanera. El todo de e.sla iglesia, la cual esta servida por un cura párroco y un teniente, es de gran mérito y solidez: l<i puerta de ingreso fuu abieita después du la conquista, á cuyo cfeclo se labró un arco de sillería bastante bien trabajado.

    La parr. del Socorro, para cuyo servicio tiene un cura propio y un teniente, esta sil. cu el colado oriental de la plaza del mismo nombr« : se compone de 3 nave.-: de pobre arquitectura: sus retablos y altares sun del gu-to germánico, sin que ninguno de ellos contenga cusa alguna notable Eo esta parr. exi.-le la cuenta del millón, asegurándose que tocándola los fieles en sus oraciones so ganan un millón de dias de indulgencia. Es iglesia muy concurrida, por ser numerosos sus feligreses y porque con frecuencia »e celebran en ella funciones solemnes, jubileo-;, novenas y aniversarios.

    La igl del conv. de trinitarios descalzos, en el dia parr. auxiliar de Sla. Cecilia, está sil en lo mas elevado del M«rcadiilo, habiéndose fundado en el año de lü'lH, dando eusancbe á la ermilu •!.•! Santísimo Cristo de las Penas. La fachada principal es d4 piedra arenisca coa Î cuernos de arquitectura toscaua, terminados por un grupo de fi^ui as de piedra que representa el Aogel de la Religión suspendiendo las

    cadenas de dos cautivos, cuva estatua es de mármol blanco; asi como el escudo de la orden incrustado en la misma Tachada : tiene un atrio elevado sobre el nivel de la calle, cercado de una gruesa verja de hierro q-je aumenta el efecto pintoresco del frontis. La arquitectura interior de este templo es del orden corintio, componiéndose de 3 naves bastante espaciosa?. Esta iglesia ha llegado á ser como de mods en el barrio del Mercadiflo, frecuentándose mucho en las repetidas novenas y septenarios que se celebran en ella durante el año. Cuénlause ademas en esta ciudad !i conv. de frailes, que son: el de trinitario* calzados, el de trinitarios descalzos, el df dominicos, el de carmelitas, el de mercenarios, el de franciscanos, el de San Juan de Dios, el de Caíiosantos, y fuera d<- la población el de las Nie\es; 3 conv. de monjas dominicas, franciscanas y descalzas, y por último las ermitas de San Juan de Letra« ó la Virgen de la Paz, la Virgen de Gracia (antes la Asunción de Mía. Sra.), la Aurora, la Caridad, San Cosme , la Concepción, San Miguel, la del Calvario, y estiamuros la Vu gen de la Cabeza. *" Edificios notables. Ademas de las parr. y demás templo» de que nos hemos ocupado, existen también en Bond» dignos de atención los edificios siguientes: 1.° El cuartel de Milicias Provinciales, reedificado en 4818 siendo coronel del ????? í). Antonio Aviles Casco y Castro: tiene la capacidad y ostensión suficiente para contener G cuadras espaciosas y varias habitaciones separadas, calabozos, cuerpo de guardia con su correspondiente cocina, v un anchuroso palio. 2." Las ant. casas consistoriales edificadas por los auos de i (¡al, en cuyo tiempo se labró también su magnifica portada, reedilicándo-e en el año de 1724; en el piso bajo de ?.?? edificio se encuentra la cárcel, bastante incómoda y île muy pocas divisiones. 3.» La plaza de los toros construida á e.-peiisas del real cuerpo de maestranza, cuva obra se arruinó en un ilia de función causando infinidad de desgracias, levantándose de nuevo por la misma corporación en el año de 1"So: comprende un circulo de lifiO pies y 240 de estremo á estremo, el cual eslá cercado de pilares de piedra, en los que se bullan los tablones que sirven de barrera: va la contrallan ei a ó muralla de la gradería descansan 68 columnas que sostienen oíros tantos arcos, sobre los cuales se encuentra el segundo cuerpo, cuya techumbre esta sostenida por igual número de columnas de la misma clase que las bajas-, en esle tramo, ceicado en dericdor por una baranda di« hierro, se ha.lan los balcones que sirven para el citado cuerpo de niae.-lianza, comandancia general, corporación municipal,cabildo ecl.. y otros para el público; y en medio da ello* uno declinado para S. M., cubierto con una puerta bien piulada. en la que se ven las armas reales; finalizando por último dicho cuerpo con gradas de madera enteramente iguales á las de abajo. Las entiadas principales para el público son dos que dun á la calle de San Caí los y Pescadería, teniendo esta última punta una fachada de piedra con las armas de la maestranza, y un poco mas arriba un elegante ba.con adornado con liguíilus de hierro. 4 ° La casa que llaman del Itey Moro, sil. en la calle de San Pedro, en la que se ven arcos y paredes arábigas, que sostienen un pequeño jardin formado sobre una peña á orillas del precipicio deque ja lifiuus hablado. En esta misma casa existe una profunda cavema abierta á pico en la piedra, por la cual se baja por medio de una escalera de 365 peldaños á la profundidad del rio, después de pasar por salones de bastante capacidad, los qi:e sirvieron para conferencias, salas de secretas v baños del rey, conservándose únicamente on buen estado Jichus salas'y escalera : de esta sima subterránea se servían los ant. dueños de Uoudii para surtirse de aguas en tiempo de asedio. 5." Finalmente, en el barrio de hi Ciudad existió el gran cast, que guardaba la población, cuya obra fue principiada por los romanos, seguida por los godos, concluida por ios arabos y reedificada en nuestros dias-. esla fort, era sin duda la nías inespugnable que se hallaba en la ant. Bélica, liues tenia en su centro grandes almacenes, espaciosas cuadras, abuudanles algihes y un sinnúmero do torreones can doble muralla ; encontrándose adornas cercada de un tajo de bástanle altura, que allanaba solamente en 1? puerta af entrada, quo daba en medio de la ciudad También hay un pequeño teatro mal construido. ?«? en nada corresponde à uns pohl. cuino Honda.
    Paseos y fuentes. Es digna de mención la alameda que se encuentra al estrcmo de la ?. en la mayor altura de la peña en que está situado : se compone de 7 calles con árboles y rosales y de 2 salones, el primero de los cuales exLslente á la entrada, se halla adornado de bancos de piedra y baranda de hierro: después hay una calle destinada para el tránsito de las caballerías, concluyendo por otro asiento corrido • con algunos pilares que sostienen una alta verja también de hierro, en la que se ven las dos entradas con puntas de lo mismo. I/as 7 calles referidas son enteramente iguales en piso, árboles y flores, teniendo ademas la del centro 2 hileras de asientos que acaban á la entrada del bajo salón, que asimismo está cerrado con bancos de piedra por ambos lados: la hilera del final se halla cortada por halcones salientes, que dan vista á la hondonada. Para abastecer la población se encuentran 7 fuentes, 2 de ellas de 8 c;iños cada una, y Tas demás de uno solo : reciben las aguas de 3 cañerías que las conducen de otros lautos nacimientos, existentes el uno á una leguas ? de la ?. en la falda de la sierra npmûrada la llidufga; otro en el sitio llamado de la Toma , dist. 1/4 de leguas, '.y el tureero à 1/2 leg 'S. al pie do Peña-Rubia ?????? àdemng en el liírin. infinidad de manantiales de cristalina* y delgadas aguas, habiendo entre ellos algunos ferruginosos, y uno cargado de mineral sulfuroso situado en medio del paît, de huertas conocido con el nombre de los Morales, donde el cuerpo de maestranza construyó de sus fondos una casa de baños con 3 cómodas albercas y otra mas pequeña en beruficio de la humanidad doli.eate, ; de modo que en el mes de agosto se llenan de.gente Jas huertas y sus casas, formando una pequeña población en que sé observa la vida campestre con sus danzas y festines. Las .aguas de este nacimiento son cuteramente ¡guales en, composición de 'lUincrales A la,* famosas de Carrât ruca!» sirviendo provechosamente para la curación de toda clase de eufermedados cutáneos. Escuelaf y haspilaíes. Tara la enseñartzn pfibliVa eos-; tea la corporación municipal dé los fondos ríe p'i'opius tres; . clases deprimirá educación para niños y dos academias db niñas huérfanas, pobres, abodando á cada uno de los directores de aquellas 3,300 reales anuales, 1,100 para un ayudante y 500 para, el suministró dé libros, papo! etciudad, y ?,200 reales a, coda maestra d,c estas, con 300 reales mas para libros, pró, perdonándoles también á todos ellos el locnl para sus clasqs 'respectivas. En oí ex-conv. de trinitario? desr'hlzos, gtré.ás _ donde se encuentran lodos estos establecimientos do ins-: . £r<wcion1hay igualmente cáted. de latin, míitp'málícas y fi.jbeo/ía. con jas correspondientes de adorno; todo bajo ta' , direecioj) del ilustrado literato D. Manuel tfhvsto. Existe asi. íni.sniu para el socorro cíe la humanidad dolícríté'uh hospital : fundado ppr, él rey p. Fernando el Católico, el cjia! se h:illa ?? el mejor estado'corno también su iglesia: otfo pnra pobres transeúntes contiguo á la ermita de la Caridad : 61ro con él título de San Cosme para el amparo y refugio de pqbres ancianos; y por ultimo ?? cementerio bast ante capaz y ¿n paraje venlílado, Tkbui\o. Confina j)or el N. con'SeteWfl; E. con él'Bnrgo, Yuncjuera y Tolox ; S. c'on Jihiera, 'Atájate, Alpandc'ire, Tarajan, Juscar, Cartngima, Parauta é Ignaléja, y. 0. con Grazalema ,_Montejaqiie y fienaojart'. Encuéntránsé en .este radio multitud de huertas, mofmosde aceite y casi, entre los cuales son notables por su posición y terreno frondoso y pintoresco, lo? que existen en el valle délos'Fron. toues, Alcobaren y la Havita ; teniendo cslps"úttímos jardi_nes de recreo del mayor gusto, llállanse aiirrllsmo ruinflsde "pueblos ant. y lo-s res'los <8e la populoso ciudad"de 'Asinipo, s,it. á "2 leguas de Ronda sobre un peñasco de bastante altura, tufaj'ao.en su mayor parte y defendido ponina muralla1 y varios 'torreones de piedra menuda y derretida. En la-'actiialidatl "solo se'conserva de los gandes edificio^ due componían df~crtà población, un anfîfealrri descubierto en él año de 1650, por ' el.rondéîm anticuario p. Macario'Fariñas, consistent en una portix.la de cantería del orden dórico t la cinil muestra "en su. Centro' un' arco grande'acompañado do oli-r* dosde menor elevación , sobre los míe se hallun dos nichos cuadnlongos, y en medio una casilla ; en donde se ponisn los vasos de metal áromittí'cos , que habían de1 protiurir un agradable sonido al sérherlrfos por Ins roces de los concurrentes. Esta fachada está igualada por la parte de afuera y andas'3 yaras de dist. por otra pared de la misma construcción'y al-1

    TOMoxm. °'' •'•' '•'••' '•••' "-«?--!

    tura, aunque sin arco, dejando en medio el sitio de la escalera principal que conducía á los cuerpos del edificio : á los lados de la citada portada se ven dos entradas cuadrilongas.que dan paso a los asientos, y desde ellas se forma ¡a herradura que contiene 23 gradas de piedra, de las cuales se ocultan cinco por los escombros , conservándose las de,r mas en regular estado. En el final de la última grada, se distingue el sitio de una ancha y espaciosa galería, y cerca del circulo, en linea recta á lasentradas se conserva á 4 varas de dist. una bóveda en ciudad'ida lado , construida de cantería con ? píes de alto y poco menos de ancho, la cual se, di,rige oblicuamente hacia el fondo del circo, indicando existir debajo de este un salón ó cueva subterránea , aunque obstruidas sus entradas en el día per las ruinas. Se encuentran igualmente en el mismo terreno y ert distintos sitios varios, pedestales de jaspe rosado con S pies de altura y 2 1/2 de ancho, y ademas multitud de ladrillos de gran*tamaño y grueso; habiéndose sacado en años anteriores por medio de excavaciones linchas en estas ruinas, muchos objetos del ma l yor gusto y mérita, como también diferentes lápidas sepul I erales y nionumentos históricos, de los cuales se conservan algunas losas con curiosas inscripciones embutidas en la pared del cortijo llamado de Ronda la Vieja. Calidad Y cmr.i:xsTA>ciAS Uf.l Teuhkno. La mayor parte es escabroso y de sierra, notándose varias cprd. de bástanle altura, que cercan la ciudad en forma de círculo á poco mas de I leguas de dist., dejando sulo descubierta La pnrte del Norte donde se halla una espaciosa llanura con el nombre dé Campiña de Ronda , por contener grandes cortijadas y buenas labranzas , seguidas por los agricultores róndenos; ¿o,cpntrándosc tambjen enmedio de las sierras, infinidad de. tierras roturadas y metidas en labor, que componen ep parte, cortijos de buena cabida. Contiene muchos pagos de olivares frondosos y productivos, crecido número de Viñas, 138 montes de encTiía y quejigos, 300 huertas, de las cuales 281'están divididas en 1 \ partido, y diferentes pinares sil!. en la cord, nombrada de Gomares y conocida por Sierra de la Nieve, donde nacen toda clase de yerbas medicinales. No es.menos rico el terreno de rameriles de todas especies, como lo demuestran varias minas arruinadas, y la muy profunda abierta en tierras de Munie corto, que según la tradición y escorias encontradas en suA cercanías, se creo produjo mineral argentífero, y asimismo otras mas recíeiir tes abandonadas, de plomo, cobre y carbón de piedra'. Existen también en el term, canteras de jaspe blanco, encarnado y azul, y porción de tierras que producen salitres, entre las' qué sou" muy abundantes las del cerro de las Salinas ? donde se cuajan anualmente un sin número de a. de sal1, qiie déçues se pierden en el invierno por impedirse su estraccion por un empleado pa'gndo por él gobierno con osle objeto. En la parte vegetal es ¡analmente abundantísimo, •conteniendo tona' clase de, arbustos y las referidas yerbas medicinales, que se consumen en lasprincipalcs boticas, del reino, habíprtiío entre ellas bastantes de mucho aprecio. RtoS y AinioYos! Hallándose descritos por separado en 'esta ob,ra todos los r. y los arroyos de alguna consideración, creemos-suficiente pafa evitar repélicrmips, hacer una ligo "ra reseña u? Jos que corren por el term: municipal dé Ronda. En su consecuencia , pues, diremos que á 1 leg E. do estaciudad y en la cañada del final de ttt vertiente do Sierra Re.r •méjq, se encuentráiin copioso y cristalino nncírriiento com • puesto de porción de manantiales,-nacidos unos debajo de . {?? piedra.*, y otros en el reritró deba cañada, donde se juri •tan todos ellos formando un« crecida corriente- que nombra el vu)go r. Grande': los árabes le llamaron Giiadalevin ?'? Hondo hasta tocar en-' dicha población. cuyo nombre cuiíserva en el dia. ha^ta que á la dist. de 3 log., y en térm ya '•de limera de Libar ; tomi) el dé Gundiafo, qu<í lleva tas'ta desembocar en el Mediterráneo.- Iw mrh. y arroyos'«ueás& • tflfemo sferpénteap'poi' Sil terr.; ftertrlizani'lo'mi/ltitud ap fron • dosas huertas son i'el'de \bsNnvarea, Gtitidftlcob'tittti, Cil' lebrax, Sifuela, Eaffjo, Maura, Lafa, (\i[ñl, y el'qüe entra en el sumidlo, y sale después por la Cin'Vn d'el Ohfó. •Este último tiene origen en el puerto de Villalueiiga del'Rtísario, y'Vertiente« <Í« la coro, del Endrinar, continuando • por Campo de Ruche donde recibe los derrámenos de al^u • ??? fuentecillas , y sigue por el jaral der Frontón hasta tHr en eúérrn. de Mouleiaque, introduciéndwe por médig de, ,Cf : ?• ' W <'••" 'f >-<.iivT
    dos tajos que lo guian al mencionado sumidero. Esta oscura y profunda caverna es conocida y admirada en toda la provincia por su particular construcción , puesto que su interior se compone de inlinidail de rarosailordjsy vistosas figuras estalactitas: en lo profundo de esta cueva se levantad terreno formando un plano sobre el cual se miran á la vez porción de bultos de gran tamaño, que presentan un ropage parecido al de los ant. religiosos, y otros ¡mitanlo los atriles y ciriales, como si fueran obrados con esmero y gusto por la mano del artífice, componiendo todo un coro perfecto de conv. en la hura de vísperas. Las aguas que pasan por esta sima, salen p;ir la boca que da sobre el Gumlalevin, existiendo sobre ellas un puente singular de 1 leguas do anchura, formado por b naturaleza, como para acabar con el uno de sus mas estraños caprichos. Caminos Y Correos. Los caminos son de pueblo á pueblo, sin que haya carretera ni arrecife alguno, y sí solo sendas escabrosas y veredas intransitables, en tal estado de abandono, que á cada paso ponen en peligro la vida de los transeúntes, con motivo de los resbaladeros y precipicios que continuamente se encuentran. Los correos generales son tres en cada semana, llevados por conductores á caballo que los trasladan á la raja de Ecija, recibiendo en la misma la correspondencia de la corte y demás provincia del reino, escoplo la de Málaga, que la dirige p ir uoacstafeta particular, que pasa á Cádiz locando en Ronda, y lo mismo á su regreso á aquella ciudad El correo general entra los lunes, jueves y _sábados, y sale los martes, jueves y domingos de madrugaba. El del Campo de Gibraltar se ?'-ciöe los miércoles, viernes y domingos, saliendo siempre en los mismos dias me Jia hora después de la entrada del general La estafeta entra los 'miércoles de madrugada, dejando la correspondencia de Málaga, y sale el mismo dia para Cádiz, de cuya ciudad regres i el domingo por la mañana , saliendo de Ronda "una hora después con dirección á Málaga. Finalmente las correspondencias de los pueblos de la Serranía se reciben los mismos dias que entra el correo del Campo de Gibraltar, saliendo al siguiente dia de la entrada del general. Producciones. Estas consisten, según un cálculo prudente, en 128,000 fan. de todos granos, estoes, 100.000 de trigo , 20,000 de ceba.la, y las restantes de semillas; 23,00,0 a. de aceite, 10,000 de vino y vinagre, ricas hortalizas y frutas en abundancia, entre las que sobresalen por su tamaño , buen gusto y duración los esquisitos peros de Ronda, conocidos y apreciados en las principales población y cap. del reino -. la cria de ganados se reduce á unos 4,000 borregos y 800 ovejas, que producen sobre 900 a. de lana, 600 cabras, 1,500 cerdos, 1,000 yeguas yol ganado vacuno suficiente ,para labrar su térm , habiendo también algunas colmenas y cria de seda. El terreno esabundante en caza de perdices y conejos, y en los arroyos se encuentran anguilas, bogas, barbos y otros peces de diferentes clase». Ahtes É iNDüSTaiA. Las arles é.ind. de Ronda , podían aumentarse y perfeccionarse si estuvieran abiertos los caminos de comunicación con las cap. de Andalucía ; pero apesar de esta notable falta se cuentan en la ciudad 10 lab. de som"breros, 14 de suela y cordobanes, 2 de lienzo fino, 2 de lana, 2 de bayetas y fajas , 4 de chocolate, 3 de j^bon < 4 de cera, 3 d¿ cola, 3 de almidón, 2 de cuerdas de guilarra, una de paño basto, una de guaníes do, esquisita cabritilla y 4 mo injs de aceite con 2 máquinas hidráulicas, y lo; dem^s oficios mecánicos, propios de una población importante: hay Alemas 4 ¡¡opresores, tgabiaeles de lectura,'H,j>osada*, JB café.* y úm fonda, y en los afueras, exisien iO molino,, harineros de í, paradas de piedra, 13 de aceite con d j!>lés vi,gas los mas de ellos, y 6 alfarerías de loza ordinaria.

    Comercio. Este ramo se encuentra bastante reducicb.en .el día por falta de comunicaciones cimodas y seguras entre Ioaliueblps principales y puertos marítimos .de la provincia, traficáiíJos^solo coa ,lus géneros y frutos del país, de ¡os cuales se ????-tan las suelas y cordobanes de las mencionadas fáb. ; los bien trabaj idos botines róndenos,,y las e»cpleules frutas que se cria en sus huertas. El comercio interior consUtct.en granos de todas csuecios, aceite y vinos, y en 19 .tiendas dti toda clase du géneros y q lincaua, 30 de abacería, 7 de pañus finos y gran número de tiendas de comestible* al por menor.• „ .,;, ,,, ...., ,, , i

    Furias. Se celebra la aut. leria de Ronda en los días 20,
    21 y 2î de mayo , la cual es conocida en todo el reino por la abundancia de toda clase de ganados que á ella concurren, y por los buenos toro-! que se hacen traer de las vacadas mas acreditadas para correnos en su magnifica plaza en las tardes de los dus de feria: la asi-ttencia es numerosa, y muchos los negocios que se hacen sobre ventas y cambios, sirviendo de mercado para los ganados la llanura del Calvario, y para los géneros la calle de San Carlos, Puente Nuevo y Teudesuelas. Se efectúa ademas otra feria el 8, 9 y 10 de setiembre, abundante de ganados y enseres de ínbor, pero poco concurrida : en ella sirve de mercado para el ganado las Peñas del barrio de San Francisco, y para las tiendas y puestos la Alameda del mismo barrio. Poblacho*. Tiene 3,543 vec , 1.5,913 almas: su Cap. Prod, asciende á 62.127,250 reales: el Imp. a 2 939,953: los prod, que se consideran como cap. imp. á la ind. y comercio a 984,187 reales , y la ?????. ? 511,264 rs con 19 mreales El PreSupuesto Municipal es de 1 67,703 reales con 23 mreales, cuya cantidad se cubre con los productos de propios y arbitrios. Histohia. Ya vimos en los art. de Arunda y /Icinípo, que si Caro, Fariñas, Florez, los Monédanos, Masdeu y otros muchos, llevados de la autoridad de estos, han creído hallar aquellas dos ant. ciudad , la primera en la actual Ronda, y en el próximo desp. de Ronda la Vieja ; la segunda fue incurriendo en un error muy grave ; pues ambas ciudad estaban enclavadas en la región Bélica propiamente dicha, estoes, ?? la Betuna de los geógrafos mayores, comprendida entre el Guadalquivir y ciGuadiana. Al aplicar debidamente la geografía ant. á la moderna, según lo efxigen las reglas mas autorizadas de la ciencia , 'es preciso situar á Acinipo enFregenal, 'y a Arunda en Arcéna (V. sus respectivos artículos). No negaremos por esto la 'antigüedad romana de Ronda, ni que haya existido otra ciudad también romana en el desp. dicho de Ronda la Vieja: consta por los nnmciwos monumentos que poseen ambos punios. Pero si se han de conocer sus nombres, e's preciso entrar en una de aquellas cuestiones trabajosas , que concluyen con aumentar fas dudas que atormentan la ¡miginacion. Queda dicho, que la terminante espresion de los geógrafos ant. , hace , no se las puedan atribuir los de Arunda y Acinijio, sin embargo que para ello se haya llegado hasta forjar en la Serraoía de Ronda una Betuna Turostana , de que no existe memoria olguna estimable. Ahora debemos aumentar qae apenas se pretenderá darles otros upmbres que el apoyo de conjeturas mas ó menos fuertes, que no ofrezcan gravísimas dificultades. los únicos en que parece preponderan bs probabilidades spn Cappagum y Lacippo. Solo Pli pió mencionóla primera, y contándola entre las estipendiarías, dijo, esta.ba adscrita al conv. juriaco de Cádiz ; lo que no repugna á U situado de Ronda: los 'nombres de Capnagum y Ronda ofrecen cierta sinonimia qus puede ser indicio de su ¡(¡entidad. Las. antigüedades descubiertas en Ronda la Vieja, pertenecen muy verosímilmente á la 'segunda , pues si bieo Mala hizo mención de.ella como ciudad litoral, Pumo y P'ol°meo la.dicroa sil. interna, y el segundo la contó entre las ciudad Túrdulas. Ronda , como quiera y'por mas que no suene su nombre en lu historia anterior á la España musulmana , es población o« mucha antigüedad , y en lodos tiempos ha debido ser fle grande imuorlancia. Su situado en el enriscado pub que denomina (V. Rpnda, Serranía de) la habrá bcdbo teatro O« grandes acontecimientos militares : báis tan privilegiado por.naíucale^i Qo no la An lalucia (V.) , es siempre adju i flcaJo'al más fuerte por la1 misma, es el p,ns de. los comMte¿, 'y las moni aua.s son el ú limp apoyo de lös vencíaos. Estos si.;'np son esterrtiiaados entre los risco^ de que se »poyan pronto , se desprenden sobre las llanuras para re cuparartós: si con el pQÍnplfline'nlo'de su eslermimo se avecin jaron también a:[ui Ijs vencedores, tampqco tardan en .disputar estos el doiiinw dj' ''f. llanuras; d; porvenir es siempre del ptkíer que e.s dueño del origen de 10} r. T .¡vía se eineña outre Roula ^Gibraltar la memorable cueva eu quti un rico español, llamado Vibio Pacieco, acogió ge' 1*'
    en Mu min, aun asomó en la Serranía de Ronda tratando de apoyar en estos riscos sos escasas fuerzas ; pero fue alcanzado y mueno por los cesarianos (V. Alora). Esta condición del país resulta mayormente de la historia de la dominación de los árabes en España. En "66 Abd-el-Gafm-elMeknesí, entrando contra Abd-el-Rahman en España, tomo asiento por las serranías de Anteqnera y Ronda, y planteó una rebelión que llegó ? campear ??? eJ corazón de la Andalucía. Cuando un llamamiento general del emir de Córdoba contra el Meknesi, le hizo conocer la escasez de sus fuerzas para resistirle lejos de las escabrosidades de Ronda, que habían sido su apoyo 7 años, quiso volver á i-,b- ; pero fue derrotado y müertü antes de conseguirlo. Solo uno de sas caudillos, el animoso Hafila, pudo enriscarle en ellas para asomar de noevo siempre independiente, al lado de cuantos las bebiesen con el de Córdoba. También se distinguió este caudillo al servicio de Abul-Aswad, y después «le la derrota de este , sufrida en 24 de setiembre de 784, volvió á sostener y ostentar Hafila su independencia en este serranía, desde donde trabajó largo tiempo al poder de Córdoba. El distr. formado por los árabes, con la denominación de Raya , comprendía á Ronda. A mediados del siglo IX bizo so nar mucho el nombre de esta ciudad, la circunstancia de haber salido de su veciedario el célebre aventurero Hafeun : las proezas de los Hafsunes y sus atentados llenaron la historia de so tiempo (V. Roda, AlcaSiz, Tote* do, Zaragoza, etciudad). En la rebelión de Suar-ben-Ilambdimel-Kaisi fue también importante la Serranía d« Ronda (año 890)-: liii -un era el alma de aquella guerra, auxiliando á loe rebeídés.. Volvió A figurar altamente la Serranía de Randa en >la batidera del Sotnor y costó mucha sangre á las tropas del Califa. En 1686 ocupó Mohamet d« Sevilla estas fuertes posiciones, sabedor de que Yahyah marchaba contra él, debiendo pasar por junto á Ronda. Allí le preparó una emboscada, y lo condujo á ella con tal maestría , que consiguió envolverlo y esterminarlo : murrio Yabyeh en el trance y con él la estirpe de loe Beny-Hamudes' (V^ Córdoba;. El Motadbed construyó en Ronda una quiñi» suntuosísima, con tos sirvientes necesarios para cuidarla. Habuede-Sanhadja, y Mohamed-beti-Abed de Sevilla, peleaban entre ai esforzadamente en Roada, mientras el; Saheb do Algeciras trataba de vengar 1» muerte de Mnza-ben-Afan su primo (V. Algeciras). Por los años de 40(¡fi batallaba también ?? este puis Mohamed , hijo del Motadhed de Sevilla^ contra los de 'Granada y Málaga, auxiliados por el Saheb de Erija. Mohamed quedó con el gobierno de Ronda. Cunndola imprevisión de Ebn-Abed trajo á Yusefé España (4094), una división de africanos se apoderó de Ronda. Abn-el-Kasem-ben-Edris, secretario de Hamden y su almojarife en Córdoba, obtuvo el gobierno de Ronda, que era su patria. Abn-el-Ghamn, alcaide de Arcos, le arrebató este gobierno á viva fuerza con el auxilio del vecindario de Honda, descontento del ?????. El de Arcos no hubiera logrado Bu intento sin este apoyo que le proporcionó la entrada en la ciudad, que era muy fuerte y Su alcazaba tenida por mespugnable. Algunos dicen que el Kasem huyó de Ronda; otros que el Ghamri lo coaió y le soltó luego con su mujer y familia y se refugió en Malaga de donde pasó á Marruecos. El rey de Granada llamó en su auxilio al de Marruecos en 1319, -dándote en premio á «Algeciras y Ronda con toaos los \. de su 'contorno.» (Mariana). En consecuencia de esto, Abomeliki hijo del rey de Marruecos, pasó el estrecho con 7,0*6 caballos, y se tituló rey de Aígeciras y de Ronda (1J3Î). En 4339 salieron loe moros de Honda contra la retaguardia de un ejército cristiano que habíA talado su terrai -y fueron (terretadbs :pw el esfuerzo de D. Juan de Lar», D. Juan Manuel y el Maestre de Santiago que la mandaban, En 434* Albohaderu rebelándose 'contra su' padre; se apoderó de esta ciudad y demás posesiones que quedaban á Id» reyes de .África en España. En Ronda reeibi* MebínÜed Yngud te1 cabeza del desventurado rey de Granada, bárbaromeifte sacrificado por él vey D Pedro en Sevílte, y la orden dé fe*é rey para'que fuese á tomar posesión de aquel reino (436Î). i -, -,

    Be 1430 Fernah Alvarez de Toledo, señor de ¥*1**???No" neja , á cuVo cargo estaba la guarnición de Efcíjey eafró polberras *> Ronda y fue rechazado por los riaUirale»¿En443< el adelantado y el maestre de Galalrava ganaron entre otros

    ¡ pueblos á Ronda, que no tardó en volver al dominio de I moros. En 4485 vino sobre ella el rey D. Fernando con muy l numeroso ejército. Honda no estaba muy bien apercibida para la defensa, y hubo de rendirse en 2¿ de mayo según Pulgar, y en 23 según Mariana. Por una de las condiciones de la capitulación . se dio á los ciudadanos principales cier: tas tierras y posesiones que en aovilla lema la inquisición I confiscadas a Gonzalo Pizon (Gonzalo Hernández Pichón ¡ según Zurita) y á otros. Hecho esto, se puso guarnición dfe I cristianos en la ciudad El decreto de los reyes Católicos, man; dando en 4499 que los moros fuesen hechos cristiano», í causó la rebelión de los de la serranía de Ronda por el mes I de enero de 4S04. Los reyes enviaron sus capitanes contra ellos y demás sublevados : D. Alonso de Aguilar murió á manos do estos en Sierra-bermeja ; el rey acudió eo persona ; en pocos días consiguió rendirlos y los echó de España. Las propiedades que conservaban los moriscos en Hunda, pararon en poder de cristianos. Ronda presentó el abativ miento y despoblación consiguientes. No suena por largo tiempo en la historia , aunque al favor de las ventajas de su suelo pudo sobreponerse ala deplorable administración de aquellos tiempos y consiguió repoblarse. Hasta que Ja \ajusta invasión francesa de 4808 trajo á España una guerra verdaderamente nacional, nada ofrece la historia particular de Honda, que deba citarse en esta breve reseña. Entonces contestó con el mayor entusiasmo al llamamiento de Sevilla (V.). Después de la ocupación de aquella ciudad, José Bonaparte pensó tranquilizar con su presencia y discursos á los hab. de Ronda y su serranía. Con este objeto vino á Rjndaentes do concluir febrero de 4840. No se detuvo muchos dias «a ella, y la dejó confiada á su gobernador con alguna fuerza y estensas facultades. La insurrección de los serranos redujo pronto á los estrechos limites de la ? la autoridad de este gobernador. El patriota D. Andrés Ortiz de Zarate , Bpelliiaadq el Pastor por los serranos, fue uno délos que mas promovieron aquella insurrección. Tomó tal vuelo el alzamiento, que ya en 42 de marzo se presentaron numerosas bandas delante de Ronda, capitaneadas por D. Franoisdo González. Los franceses evacuaron de noche la ciudad retirán»dose á Campillos. Los paisanos penetraron por las calles ,y comenzó gran desorden; aun buho pillaje y otros destrozos; algunos patriotas de influjo que llegaron oportunamente Jes contuvieron algún tanto. El general Peyremont reforzó á los franceses que habian salido de Ronda , y la recobraron el 24. A poco tuvo que salir Peyremont para Málaga, qoe fue tomada por los paisanos. La guerra conlinuó pur toda la serranía sin que los franceses pudiesen dar Oh paso , no siendo en número considerable, y no trascurriendo día en que sus puestos no fuesen inquietados. Formóse una junta en Jimena, y D. José Serrano Valdenebrp fue nombrado por el Gobierno comandante döl distrito, bajo la inspección de D. Adrián Jacoma. Por toda la serranía brilló el horoUmo do la justa defensa española. Siliando un cuerpo francés ;¡ Cardiz, y hallándose el general Sebastiani alojado onGranaday estas montañas, foco de insurrección importante, Jos ten i am como divididos: el general Valdenebro, presidente de la junta de partido, söguia gobernándolas; mas por lo comum caudillos naturales del país guiaban de cerca á los serranos.. Begines de los RÍos con la primera division del cuarto eiér-J eito, apoyaba los movimientos de los hab. y contribuía ár mantener la insurrección. Peleábase sin cesar, y ni las fuerzas que los franceses conservaban siempre en la misma sierra * ni las columnas que á veces destacaban de -Sevilla, Granada ó sitio de Cádiz, eran suficientes para repfiíhrr el alzamiento dtfl'pais. El paisanage so dispersaba diiándo'ltí atacaban fuerzas superiores, V se reconcentraba caahd» estarse disminuían-, apellidando guerra por todas partes con instrumentos pastoriles ó con otras señales como ho-< güeras, cohetes etciudad : las mugeres mismas rivalizaban con. pea maridos eh>inventar ardides-v en esfuerzo contra los franceses. -Sn Gaacin subieron cañones basta en los ríceos mas escarpados. Desde principios de 4844 se sostuvo una lid muy empeñada : en agostó, que eihpezaba1' ti dee&er la firmeza de los serranos', vino á reanimarla la llegada del general Ballesteros. El coronel Riguoíix,- reforzado-oort Mofas de Sevilla , amagó á Ballesteros cn'flimena: este evacuó el pueblo para atraer y denotar el enemigo-hacia San Roque. Ballesteros'vio acudir, combinadas contre'éf fuerzM.




    ANUNCIE SU EMPRESA O NEOGOCIO EN ESTA FICHA. COLABORE CON EL MADOZ



    Alojamientos baratos en .



    Residencias de ancianos en .

    Busque datos complementarios al catastro o al registro civil. MOLINOS, CASTILLOS, CASERÍOS, ALQUERÍAS, YACIMIENTOS ARQUEOLÓGICOS, CEMENTERIOS, MANANTIALES, ETC... El Diccionario Madoz resulta imprescindible para cualquier trabajo sobre historia de la fiscalidad, los impuestos o la contabilidad pública en España. Otra de sus utilidads principales es la búsqueda de las parroquias a que pertenece cada localoidad, pues en ellas se guardan los registros de bautismo, imprescindibles para la solicitud de la nacionalidad, ya que a menudo son los únicos docimentos que aún pueden encontrarse para acreditar los orígenes españoles de un ancestro.
    visitas


    >



    Publicidad

     
    ©2009 Cheapholidaysinspain.com. Abracadata y Cumbres Borrascosas * C/ Las Eras 8, 24369 Valbuena de la Encomienda, León
    Historia de todos los pueblos de España. Censo, padrón y datos de 1845. Censo rústico y fiscal.