HISTORIA DE PONTEVEDRA, PROVINCIA DE Pontevedra, CENSO FIESTAS Y DATOS RÚSTICOS

Historia de todos los pueblos de España. Censo, fiestas y datos de 1845. Censo rústico y fiscal. Diccionario Madoz. Diccionario estadístico e histórico de los pueblos de España. Censo económico. Padrón. Fincas. Partidas de nacimiento. Parroquias


HISTORIA DE TODOS LOS PUEBLOS DE ESPAÑA
BUSCAR PUEBLO POR NOMBRE

CENSO, FIESTAS, IMPUESTOS, ALDEAS, PEDANÍAS, AYUNTAMIENTOS, MANCOMUNIDADES, OBISPADOS.

PUEBLOS DE Pontevedra

Historia de Pontevedra


 


>



PUEBLOS DE Pontevedra

Historia de Pontevedra

Localización de PONTEVEDRA , Pontevedra


MAPA DE PONTEVEDRA , Pontevedra
COORDENADAS GPS:
42.433655 , -8.648121

PONTEVEDRA  (HISTORIA) .
PONTEVEDRA  - Pontevedra.


Datos de la localidad:

    cap. de provinciad¿n al Octaven y al Abia; por el desfiladero de Camposancos y altura del Faro de Abion , que las dan .1! Abia v al Tea; desciende por los altos del Pedroso, desfiladero del Bureo, altura de Chandemoira, y por la estremidad oriental de las feligresia de Oroso, Ameijeiras y Filgueira sobre el Miño; Por el Sur el curso de este r. hasta su desembocadura en el mar; y por O. toda la costa desde el desagite del Miño hasta el del i'!1'!, coa inclusión de las islas de Arosa, Cortegada, Salovoras, Ons, Cíes ó de Bayona.

    De lo dicho se deduce que esta provincia, fuera de la época en que su terr. se euconlraba repartido entre las de Tuy y Santiago, siempre ha tenido iguales lim. por el S. y O.; háyasele conocido con el nombre de Vigo ó con el actual de Pontevedra ; únicamente por la parte del NE. y E. ha sufrido variaciones poco notables, escepto cuando era'departamento V prefectura, pues entonces se eslendia su terr. mas hacia el E.; comprendiendo distintas feligresia que hoy dia pertenecen á las provincia de Lugo y Orense. Su estension de N. á S. es de 13 leguas ; 42 de E. ? ?., ? de NE. á SO. 21 con 459 de superficie. Cuéntense en ella 2 ciudad, 20 v. y 653 feligresia, cuyas población están repartidas en t\~ ayuntamiento ; y estos en 11 partido judicial, cuyos nombres, distancias entre si, y desde cada una de sus cap. á lade provincia, audiencia territorial, ciudad g., diócesis y á Madrid

    La Costa principia, según hemos indicado , en la desembocadura del r. Ulla en la ria de /irosa, la cual en las diferentes sinuosidades que forma su márgenes por el l;ido de esta provincia comprende las feligresia do Bamio. y en ella la punta de Fuen-Santa, el puerto de Carril y los de Villagarcia y V¡llajuan, interpuesta la elevada punta de Ferrazo, Cambados, Tefiñanes, en cuyas inmediaciones se encuentra la Punta de Tras-del Grove, denominada por algunos Vico de Cabo, que se prolonga hacia el S. por entre Tefiñanes y la isla de Arosa; hallándose á continuación de dichos puertos los de Slo. Tomé, San Martin y San Vicente del Grove , y terminando dicha ría en la Pun'ta de San Vicente. Tiene diversas islas, entre ellas la de Salvora, colocada á la entrada y estendida de E. á OE. entre las feligresia de San Vicente del Grove y San Pelayo de Carreira, perteneciente esta última á la provincia de la Coruña ; la de Arosa colocada en el centro de la ría, y la de Cortegada frente al puerto de Carril. Sirve de abrieo de los vientos S. y SO. en su entrada se cuentan de 400 á 200 pies de fondo en lo interior del canal, y algo mas en distintos puntos; desde el medio de la ría debe tomarse el rumbo con dirección á la punta de Cabio hasta bailarse á la altura de Cambados y de la mencionada isla de Arosa en tu estremo meridional, "y de aquí puede con fa

    cilidad tomarse puerteen Santa Eugenia (provincia de la Coruña); pero si se quiere continuar la navegación ha de flanquearse la isla de Rúa, que se encuentra á su izquierda, á la der. la de Fidoiro, y el inmediato bajo de las Revientas. peñas secas que se salvarán dirigiéndose á la vigía de Aneados ó al cabo de la Cruz. Rebasados estos escollos pueden los buques entrar en el puerto al Sur del istmo de Arose , cuidando ue separarse de la población por los muchos bajos que se encuentran, ó seguir el rumbo en fondo limpio a la isla, pues al lado opuesto están los bajos de las Lajas de Palmeira y del Señal del Moño; para dirigirse después á Villagarcia y Carril, evitando el bajo cubierto de las Rodias de Cabio ,'ha de esperarse á ver la torre de Villanueva paralela á la estremidad N. 6 punta Campólo de la Arosa, cuyo puerto que está al N. de su istmo se puede tomar sin precaución alguna, asi como el dirigirse á los de la Cruz y Esteiro en la bahía de Barraña y al fondeadero de la Puebla , si bien cuidando de los bajos cubiertos que rodean á la Punta de Cabio; convendría también tener en cuenta los que existen en las inmediaciones de la Punía de Hocico de Puerco, la Peña de 1« Balsa, las Piedras de Cpndrepiña, los bajos de las Bermas y Concobre, cerca de las islas de Cortegada y San Bartolomé, las Hermanas de Trujano y arrecife de la punta del mismo nombre., pero tomando el rumbo á la vigía de Aneado y eofílando la torre de Villanueva puede dirigirse la nave al puuto que mas acomode.

    De.sde la referida Punta de San Vicente continua la costa del Este algo para el ESE. 2 4/4 millas, toda de piedra, tajada y con una porción de islotillos próximos á ella, en cuyo punto principia la playa de la Lanzada que corre al S. 34° 30' E. 2 millas, cuyo playazo atraviesa hasta dentro de la ría de Arosa. Hacia el O. del fin Je esta playa y à poca distancia hay unos 1-1 uii's llamados del Colmado, y al SO. de ellos como 4/2 milla está un bajo que nombran el Corzan y por lo regular rompe la mar en él. Al ESE. 4/2 milla de este bajo, y al Sur de los referidos islotes está la punta de la lanzada , que es de piedra baja y algo saliente en forma de punta de lanza. Al S. 40» E., 4 3/4 millas de la punta de San Vicente y cerca de la punta de la Lanzada, se encuentra la de Arre, de mediana altura, cortada á pique y con islotillos á su pie, y también restinga hacia el OSO. Desde la punta de Arre corre la costa casi pareja al S. 46« 30 'E. 3 millas, en que está la punta de Cabicastro ; pero por la mediaaía de esta distancia está la de Monte Montalvo, el cual es mas alto que lo demás de la costa ; esta punta es poco saliente, y tanto por la parte del NO. como por la del SE. ticue playa con poca ensenada. La punta de Cabicastro es igualmente cortada á pique y la septentrional de la ría de Pontevedra. Al S. 46» 43' E.. 5 millas do la punta S. de la isla de Salvora, y al S. 70« 30' O., î millas de la punta de Arre, y al N. 76° O , 4 millas largas de la de Cabicastro, se halla él estremo NNE. de la isla de Ons-. por lat. N. 42° 24' 45", y long, occidental de Cádiz 2° 32' 30* con un islotillo cercano llamado Sentólo, que es redondo y tiene otros próximos por la parte dul NO. Al S. 23° E., 6 4/2 millas do la misma punta S. de la isla de Salvora, y al S. 74» O., 5 millas largas de la do Cabicastro, está el estremo SSO. de dicha isla Ous, la cual está tendida de N'NE. á SSO. la distancia de 3 millas escasas : es de una regular altura, llana y pareja en su cumbre, escabrosa por su parte del O., con varias piedras á su proximidad. y mas limpia por su parte del Este con dos pequeñas playas para desembarcar. Por la parte del S. de esta isla y próxima á ella bay otra igualmente alta, redonda y nombrada isla Onza, la cual también tiene und playa pequeña por su parte del NE., pero por todo lo demás de su circuito está llena de piedras próximas, particularmente en el paso por entre las dos que hav restinga de poco fondo ; de modo que solo faluchos pescadores pueden transitarlo. Por la parte del SO. de ella, á distancia de 3/4 de milla, hay un placer de piedras con 3 brazas de fondo que con mares gruesas rompe. Entre la punta de Arre y el estremo NNE. de la isla de Ous se presenta un canal espacioso, pero lo hace estrecho y dificultoso un bajo que esta mas próximo á la isla que á la costa, y también la restinga que nace de la punta de Arre; de suerte que para pasar por él es preciso ejecutarlo por entre la restinga y el bajo, ó entre el bajo y la isla ; este es el mas seguro porque consiste en atracarse al islote Sentólo á menos de tiro de piedra, ya sea viniendo del Norte para el S. ó al contrario, pero para ésto es preciso viento largo. El otro p¡iso es mas difícil, porque carece de fina« marcas que lo faciliten ; no obstante uno y otro son temibles cuando hay mucha mar de leva, pues se fiace to;lo un hervidero y un rompiente . pero con buenos tiempos lo frecuentan muchos del modo dicho, contando con un fondo de (i hasta 9 brazas piedra en ambas canales, y también lo es por todas las proximidades de la isla á 4/3 de milla de distancia, ????? mas houdable, desde cuyo punto para el E. es arena y lama.

    Desde la punta de Cabicastro, que como se ha dicho es la setentrional de la ría de Pontevedra, corre la costa al N. 83» E. hasta la punta de Portonovo, que dista 2/3 de milla; es igualmente alta con ¡slolillo á su pie y algunas piedras ocultas, y entre las dos puntas hay una hermosa playa frente la cual suelen fondear los que van al N. cuando el viento reina do esta parte por 8 á 40 brazas fondo arena, para aguardar viento favorable. Desde la punta de Porlonovo y por su parte del Este principia ensenada hacia el N., á la que nombran Portonovo, con una población del mismo nombre halescadqres, desde la cual sigue la costa para el E., tá el pueblo de Sanjeujo, habi
    y á 3/4 millas de distancia está r _ .... lado también por pescadores, cu cuyo intermedio hay algunas playas y puntillas de piedra que las dividen, de cuyas
    inmediaciones se deberán euardar, porque tienen peco fondo. Al SE. de Sanjenjo y próximo nay un islotillo rodeado de bajos, y la costa continúa como al ESE. hasta la punta de Festiuanzo , que es ée piedra y llena de bajos que salen mas de un ca ble. Dicha punta, que corre desde la de Portonnvo al N. 88° E. 2 millas es saliente, baja en su estremo, toda de piedra. Desde Festiuanzo sigue la costa al N. 58° 8' E., 3 4/4 raillas, que está la Punta de Mármulos, en cuyo tránsito hay varias puntillas nada salientes y varias playas con unos islotillos que nombran Bueyes de Rajo, los cuales en baja mar se descubren. Por todo lo demás es limpio, guardándose siempre de las proximidades de las puntas la distancia de uno ó dos cables, que por lo regular tienen poco fondo. AI S. 25° 48' E., 4/2 milla de la punta de Mármulos, está la medianía de la isla Tamba, que es alta, redonda y escabrosa por su circunferencia menos por el E., que tiene playa y toda es limpia. Al N. '74° 30' E. de 4 I ¿ milla de dicha'isla p.stá la punta setentrional del r. de Pontevedra, llamado comunmente r. Lerez ; entre esta punta y la de Mármulos hace una grande ensenada hacia el N., que llaman de ???barro ; esta ensenada seria el mejor abrigo de toda la ría si tuviese mas fondo. Al S. 46° 54' O. de la punta N. del mencionado r., 3/4 milla, se encuentra la pu,ni" S. del mismo,
    [graphic]
    de los Placeres está la de la Pesquera, qut^s alta, de piedra y limpia. Entre ambas puntas hace la costa ensenada hacia el SE. con playa, y en su medianía está el 1. de Estríbelas y mas próxima a la punta Pesquera la v. de Marín con riach., donde entran los narcos pescadores esperando la pleamar, porque en baja mar queda la boca en seco. Cerca y frente de dicha v. es donde fondean las embarcaciones de poca cala por 3 y 4 brazas fondo cascajo, y se amarran N. S.; quedando resguardadas de todos los vientos, pero no deja de introducirse mar cuando reinan vientos duros del O. y SO., no obstante de que dar cerrada la boca de la ria, pues se enfila la punta de la Pesquera con la de Festiuanzo, que desde este punto aparenta ser la mas ¿aliente. Desde la punta de la Pesquera continúa la costa al S. 44» O., 2 4/3 millas, eon varias puntillas y playas intermedias: algunas de las puntas tienen islotillos, pero á 4/2 cable separado de ellos ya es limpio y hpndable. La citada distancia termina en la punta de Condcloiro, que aunque poco saliente es fácil de conocer, porque es el pie do un monte considerable, romo y con poca llanura en su cumbre. Desde la mencionada punta de Condeloiro principia una grande ensenada hacia el S. y termina en el cabo de L'dra, que correa un punto con otro S. 69° 35' O., y al contrario distancia 4 millas largas ; hallándose en dicha ensenada y sucesivamente las punías de San Clemente, que es de piedra algo saliente y amogolada con vaiius ¡slotillos á su pie; la de Montegorda , n¡) tan saliente como la anterior pero mas alta, desde la cual principia playa que llaman arenal de Cela; punta de Laureiro , poco saliente y limpia , donde termina dicho arenal y da principio la playa de Buen ; sigue la punta de los Suspiros, también alta y por.o saliente, donde concluye la indicada playa de Bueu; continuando la costa escarpada, de la cual avanza otra punta denominada Caballo de ????, con un islote bl.mco que llaman Piedra B'anca y distintos bajos próximos á él, hasta la punta de Senloyera, que es baja con varias piedras y un bajo al N. y NNE. de ella á distancia de 1 4/2 cable con 3 brazas de fondo. Esta punta con cabo Udra forman un frontón lodo de piedra con muchos islotillos, de los cuales la mayor parte se cubren en pleamar y ocasionan un continuo rompiente. El cabo de Udra, que es la punta meridional de la ría de Pontevedra, es bajo en su estremo, pero luego se eleva de él un monte mediano, todo de piedra y de desagradable vista ; desde este cabo demora la punta de Cabicastro, que como hemos dicho es la setentrional de la ria al N. 2° O., 2 4/2 millas, y la isla Tamba al N. 54» 48' E., 7 millas. Las dos costas que forman dicha ria son tierras muy elevadas con muchas cañadas de agradable vista por lo cultivado de los campos y variedad de aldeas. Los fondos por toda ella son desde 5 hasta 41 brazas lama y arena, menos en las inmediaciones de cabo Udra, que es piedra y cascajo, y en las de la punta Festiñanzo, que es piedra', en cuyos parages se evitará el dar •fondo. La entrada en esta ría es muy fácil en precaviéndose de los peligros ya dichos, pues no hay otra cosa que receIflr; pero durante el invierno no conviene á ningún navio meterse en ella por su poco abrigo ; mas en verano por todas parte.-: hay buen fondeadero, escepto donde es de piedra. Si fuese con vientos de la parte del Norte convendrá paíür por el N. de la isla di: Ons; pero si no se determinase podrá atracar á la isla Onza por su parte del S. à distancia de 1/4 de milla, para de la bordada poderse moler dentro de la riu. De mar afuera es fácil su conocimiento, porque la montaña de la Curóla debe quejar por la banda uel N. de ella, y aproximándose algo á la costa se verán las islas Ons y Onza; las Cies ó Bajosas mas ul S., y la do Salvora mas al N., con lo cual no cabe equivocación.
    Desde el cabo de Udra sigue la costa hacia el S. 40° 45' E. 3 1/4 millas formando la parte oriental del puerto de Aldán, advirtiendo, que desde el citado cabo hasta la punta de Piedra rubia, que dista 3 1/4 millas bajo el mismo rumbo, hace la cusía ensenada hicin el E. de terrtno escarpado con pequeñas playas v muchos islotillos y bajos que de ningún moflo conviene aproximarse á ella. Desde la punta de Piedra rubia que es bnia continua la costa escarpada y limpia mas
    [graphic]
    pesca y costane ?? el fondo de dicho ensenadi se encuen- l cuentra el pueblcAfe Aldnn. Al SO. de la punta de Cou se I halla la de Testada, dundo concluye la playa del fondo del ¡ puerto, y principia olrn llamada de Amelo, ??? es la cosía eceidental del puerto. Frente á esta playa es el mejor fondeadero para les buques de much:i cala por 9 brazas de arena; dejando por la banda del Norte un bajo con una braza de fondo, qui? nombran Biuteye que está al N.NO. 5.° N. de punta Testada. Al. N. 33.° 15' O. una milla de dicha punta está la de Área-brava de una regular altura, escarpada y eon islotütos al N. 47.« 12'O. distantes un cable, que en pleumar se cubren, menos uno denominado del Curbeiro. Al N. 32.« 47' O. 1 1/3 milla sigue la punta de Couso, que es la occidental del puerto, de mediana altura, escarpada y con un bajo hacia el N. dist. 2/3 d¿ cable con uu:i braza de fondo: entre ambas puntas es coíta escarpada. Dicho puerto de Aldán es bueno para toda clase de embarcaciones, hondahle y limpio por su mediania, pues lodo es arena, y en la boca tiene de 17 á 20 braz is, que al paso que se va para adentro disminuye. El mejor parage, según se ha indicado, es frente de la "playa de Ámelo amarrándose NE., SO. porque el NO. es el viento m is dañoso que introduce alguna marejada. Para entrar enel mencionado puerlo es indispensable viento largo, porque es espuesta bordear par razón de ser las cosías po^.o limpias y porque enlre las punías de Arca-brava y Piedra-rubia cslreeha el puerlo. Para ejecular la enlrada con viento largo se tomara la mediania poco mas ó menos dirigiéndose á la punta de Con, dejando el bajo de Bouteye por estribor, y luego que se haya rebasado encaminarse á la playa de Amelo, y como á 2 cables de ella dar fondo, amnrrándose como se ha dicho. También es menerter tomar precaución de los bnjos de la costa del O. Depile la punta de Couso sigue un frontón <lu tierra escarp ida 1/3 de milla al S. 8Ï/30' O. á que nombran punta de Os is, de la cual al S. 77.° 30' O. cable y medio están unos islotes siempre visibles, que tienen el mismo nombre. Desde diclia punta corre la costa al S. 12.° 3í)' O. 3 1/2 millas hasta el cabo del Hombre, to:la de tierra muy alta y escarpada, por cuya mediania hay una torre do vigia en la cumbre de la montaua; toda es'limpia h;ista muy próxima á ella que hay algún pedrusco. Al S. 6V.° 43' E. 4/10 de mina de dicho cabo se halla la punía de Subrido, ambas de mediana altura, escarpadas, y do sus píos sale una pequeña punta con restinga poco saliente; las dos forman un frontón con playa en medio, y es el cabo sel. de la ri;i de Vigo , de la que ños ocuparemos después de hablar de las islas Cies, ó de B.iyona. Estas son dos prolongadas de N. á S. con corta diferencia con estension de 3 1/2 millas de largas; están deshabitadas, y son alias, desiguale? en sus cumbres, muy escarpadas por la parlo del O. y no tanto por la del Este donflo hay dos pequeñas playas con dos ¡slotillos próximos. La isla mas N. es la mayor, teniendo de largo 2 1/2 millas escasas, y casi por los dos tercios de esta dist. coatada de N. á S.
    tiene una mella que de alguna dist. parece dividirla; pero no lo está porque la uno un placer de arena bajo, que cuando hay mucha mar suele alguna vez atravesar de una banda á otra El paso que dejan ambas islas le nombran la Porta; tiene de ancho como 1/3 de cable y un fondo de 6 á 7 brazas.las costas do dichas islas son por esta parte muy altas y escarpadas con bajos h.ácia el O. á un cable de dist., y lo mismo por toda la costa de ambas islas que mira por esta parle. El estremo N. de la isla mayor so denomina punía del Caballo dist. de la punta del Subrldo í1/3 milla«; y lo mas S. de las islas se denomina cabo Bicos dist. de cabo Silleiro 4 2/3 millas. Hallándose al S. 45.» 18' O. de cabo Bicos 1/3 de milla el islote Boeiro mas pequeño ojie el casco de un navio, que cuando hay mucha mar lo baña todo, y á su alrededor tiene otros islotes mas chicos y algunos bajos hacia el O. con cuatro y cinco brazas de fondo, y entre el y la isla algunos que rompen; no obstante dejan canal para pasar (tènienio práctica; en caso de precisión.

    El cabo set. de la ría de Vigo es, según digimos, la punta de SubriJo: al N. 81.° 3' E. 1 3/4 milla de dicha punta se halla la de Castros, que es de median-i altura v con restinga hacia el S. no muy saliente, y un bajo al mísmo rumbo á cable y medio de dist. : entre cuyos puntos hace la costa ensenîda con playa, frente la cual suelen fondear algunas embarcaciones que van para el N. por 10 ó 12 brazas de arena cuando el viento reina de estaparte á esperar el buen tiempo; también lo suelen hacer al E. de las islas Cies ó de Bayona por 12 brazas y el mismo fondo frente el placer de arena que está por donde parece que se divide la isla mayor. Al N. 88.° 25' E. 3 millas largas de la anterior está la punta Borneira que es saliente y baja, aunque á poca dist. hacia el N. ya altea la costa, con restinga hacia el S.. en cuyo estremo se ve un islotillo llamado Borneiron ; próxima á él hay 3 brazas de fondo, pero á 2/3 de cable hacia el S. está un bajo denominado de Tierra para distinguirlo de otro que i cable y medio mas al S. se llama bajo de Borneira: entre ambos solo existen 2 1 !ï brazas de fondo, y sobre el último tan poco, que cuando es baja mar asorna una piedra como una ????. Desde la punta Borneira, principia la ensenada de Cnugas con playa en su fondo, 2 riach. y la v. del mismo nombre, y termina en la punta Rodeira que corre una con otra N. 65." E. y al contrario dist. 1 1/2 milla, la cual está también rodeada de piedras y con restinga no muy saliente; por su parte del Este y próximo á ella existe la isla de Rata«, que es chici y rodeada de bagitos. Sigue al N. 54.* E. 1 1/Î milla la punía de Con, entre cuyos puntos es costa perdida y llena de piedras. Principia luego una grande ensenada; con playa y continúa la costa hasta la punta de Rúas donde termina la ensenada; esta punta es alta, escarpada, limpia y con u-n islotillo á su pie; sigue una ensenada pequeña y limpia hasta la punta de Domayo que tiene las mismas circunstancias, y desde la de Rúas demora la de Domayo al N. 77.« E. dist. una milla larga. A poca dist. E. principia la playa de Rioseco con algunas casas, y después de esta playa vuelve á ser escarpada la costa hasta la punta de Bestias, dist. de la anterior 1 1/4 milla. La punta de Bestias con la de Randa (que corren S. SO. N. NE. dist. 1/3 milla) forman la garganta mas estrecha de esla ría : las dos son muy limpias escarpadas, y entre ellas hay 17 brazas fondo lama. Desde estas dos puntas principia" una grande ensenada muy profunda hacia la parte del Norte y no tanto, hacia el S., toda ella de muy poco fondo, pues la del Norte queda casi en seco en la baja mar, y en su seno tiene un r. que baja por Puente-Sampayo; habiendo ó desembocando en el seno de la costa del S. otro r. que viene por Redondela, navegables uno y otro

    Rara botes cuando la mar está llena. Al N. 51 .* E. 2 </3 mías de la punta de Bestias existe la isla de San Simón, que es de mediana altura con dos islotes en sus estreñios, está muy próxima á la costa del Este de la ensenada, donde se eleva un monte alto y punteagudo, el cual servirá de marra para la enlrada por él paso del S. Desde la punta de Banda sigue la costa del S. de la ria escarpada y limpia «I S. 50.° O. 2 millas largas donde e.stá la ensenada de Teis, en la que so puede fondear con mucho mas abrigo que en Vigo : se puede dar cabo en tierra y ancla al N., quedando por 6 brazas de fondo seguro de'todos tiempos: termina dicha ensoñada al pie del monte de'-Ntra. Sra. de 1» Guia llamado asi por una ermita que tiene en so cumbre : este monte es alto «scarpado, redondo, de color algo rojo, y se avanza haeka el So. «/3 de milla; por su parte del NE. tiene un placer de arena do poco fondo que sale como un cable: á su extremo NO. Mamau punta del Cabrón, y próximo á ella liay un islote alto y limpio.

    Al S. 48.« 43' O. 4 4/i milla de dioba ermita se halla Vigo, entre cuyos puntos hace la co-ita ensenada con playa limpia

    Íhondable, frente la cual es el regular fondeadero por 8 ó 4 brazas fondo lama, amarrándose N. NO. S. SE. la mejor ancla N. NO. donde se está muy bien por el abrigo que ha•oeo las islas Cíes, ó de Bayona con los vientos del O. al SO. .que son ios que introducen mas marejadas. La población de Vigo principia desde la orilla del mar, y va ascendiendo al paso que lo hace el terreno ; por la espalda de la ciudad hay un cast, ant., y al S. dist. t/3 de milla otro que llaman de Castro situado en una elevada llanura bien visible de toda la ría. El puerto contiene gran número de barcos pescadores, varios pataches, y embarcaciones mercantes. Hacia el SO. forma otra pequeña ensenada que llaman du San Francisco por un couv. de esta nombre en el punto donde concluye; es playa limpia y en toda ella *e prolongan las casas. Al S. «4.« O. 1 4/3 milla de la punta de San Francisco están lascases y ermita de Bousas ó Bouzas sobre una punta baja depietlraseon varios islotillos y resting;! hacia el NO. y N. la dist. <Je 3 cables con 4 y i 1/4 brazas de fondo piedra: entre lo* dos puntos anteriores hay playa y algunas punías du piedra. Al S. 79.» 38' O. una milla de la' punta de Bausas está el cabo Mar que es saliente, bajo, de color de arena y tiene restinga hacia el NO. y NO. 4/4-N. con ostensión de do*cables , que en baja mar descubre parte de ella, y cuando la mar está llena toda se cubre, pero con poca marejada rompe v en su medianía forma un canalizo con dos y tres brazas de fuiíilo piedra y cascajo. Al S. 2V.° O. 4 I •'• milla sigua la punta tie Foz no muy alta, de piedra negra y con restinga poco saliente, entre Cutos puntos hay play* »on riach. Al 6. 5a.1 30' 0.4 I 'i milla de cabo de Foz se encuentra cabo de Eslava algo mas alto que los anteriores, de color negro con restinga bacía el NO. de dos cables de ostensión ; entr* ouyos puntos hace la costa ensenada y en ella la isla Toraya que es do la misma altura que la punta, de suerte que no" ettando cerca no se distingue ser isla, y está rodeada de bajos: por su parte del NO. salen como un cable, y por «la (tel SE. apenas dejan paso para faluchos. Al S. 39.' O. i 3/4 millas del cabo anterior ?? halla lo mas NO. de monte Feno, haciendo la costa entre ambos puntos mucha ensenada hacia el SE. donde hay costa escarpada y playa, pero todas sus inmediaciones llenas de bajos: dicho monte es algo grueso y redondo, con una casa de vigía en su cumbre y es de color rogizo: su caída meridional forma la costa set. y oriental del puerto de Bayona, y á su caída ocidental la nombran cabo Sentulo. Al N. 88.' 40'-0. de la citada vigia está una isla mediana en magnitud y altura, que numbran Estela de Tierra, entre la cual y oí cabo Sentulo existen muchos bajos cubiertos, y solo hay un canal como de 4/3 de cable con 4 y 6 brazas de fondo, que on caso urgente se puede pasar atracándose bien á la isla de modo que los pendes la rasquen. Al O. y á poca dist. se encuentra otra isla denominada Estela da la mar de igual magnitud y altara , y entre ambas no hay paso porque lo cierra una ros-tinga do piedras, y hacia el Ó. do la segunda isla continua con laestension du 3 cables otra restinga llamada de baje; toda ella es visible en baja mar y acantilada por el N. y por el S., puesá 4/í cablese hallan 6 Brazas do fondo, pero no por la parte del O. y SO. que en Ï cables de ostensión todo se hace un rompiente cuando hay mar gruesa. Esta restinga forma la costa meridional del paso del S. de la ría de Vigo, y la sel. de la entrada en el puerto de Bayona. Dicha ría de Vigo está rodeada de sierras bastante elevadas, dobladas y de agradable vista por estar todo el terreno entre ellas cultivado, y en la costa del S. se ve un monte punteagudo con una grande ermita en su cumbre <jus>
    Viniendo de mar a fuera es fácil de conocer está ria; si s* estuviese próximo á la costa se conoce por las islas Ons y Cíes; pero estando distantes, que no se distigoen estas, porque se proyectan con la costa ? ?? confunden, lo conseguir rán por la montaña de la Curóla que queda al N.: la de Ntra. Sra. de Alba al S., y también porqu* después de Cabo Silleiro para el S. no se verá obra algnna porque es rosta alta ala orilla y casi pareja hasta el r. Miño. Con los anteriores conocimientos si se quiere entrar en dicha ria de Vigo por el paso del Norte que es el mejor cuando los vientos reinan de esta parte, deberá atracarse al 8. de la isla Onza desde una hasta 3 millas, y no mas por respeto al bajo de Biduido. y se dirigirá al E. hasta que se oculte bien el monte de Alba por la punta de Subrido, y descubra bien el monte Ferro polla partedel Este de la punta del Caballo v entonces estará libre de esto bajo y seguirá en demanda de la punta del Hombre y punta de Subrido, á las que dará de resguardo é Ip menos un cable, desdo cuyo punto se encaminará á cabo Mar á ponerse á media ria , y oslándolo gobernará en demanda de la ciudad do Vigo; sirviendo de prevención que nunca deberá cerrar la punta de Subrido con la del Caballo hasta que descubra bien la iglesia de la v. de Cangas , qu«ya entonces oslará libre del bajo de la Borneira, y podrá cerrar la primera marca. Si alguna variedad de viento no le dejase seguir la derrota anterior, cuidará de no aproximarse mucho á ninguna de las puntas, porque todas ellas tienen restinga; ni antes de descubrir la iglesia de Cangas cerrar nunca la punía de Subrido por la del Caballo, valiéndose de la sondalesa y en llegando á 8 brazas no vaya mas para tierra en ninguna de las doi costas, y con esta precaución ganará el fondeadero de Vigo. Todo lo demás de la ria, escoplo la? punías, es muy hondable y limpio con un fondo crecido de 4a hasta'25 brazas fondo lama y arena. Si entrase por ej paso del 9. antes de pouerse entre cabo Silleiro y cabo Bicos procurará enfilar ca'.io Mar (que es muy conocido por so color de arena) por la ermita de Ntra. Sra. de Guia, y en defecto de esta marca le servirá el monte de Ntra.Sra. de Peneda (que está en el fondo de la ría) el cual debe verse libre, esto es, que no se muerda con ninguna de las dos costas, con cuyas marcas irá casi por la medianía del paso por 30 á 33 brazas de fondo, y las conservará basta estar en el meridiano del monte Ferro, que enlonces se inclinará mas para el N. á pasar entre cabo Mar y la Burneira con las precauciones indinadas , desde donde se dirigirá al fondadero. En caso de viento contrario que le obligue á bordear cuidará mucho no empeñarse con la restinga de Laies, ni con los Islotes de Boeiro.que es lo mas peligroso: por lo demás podrá seguir los bordos lo que su prudencia lo dicte. Si en un caso de empeño se viese obligado á entrar por el paso de la Porta, deberá poner el estremo N. de la isla S. per la ermita de Ntra. Sra. de Alba , y conservarla hasta estar dentro del mismo paso , y entonces dirigirse por medio hasta rebasarlo, que continuará por la ria adentro según le conviniese. La marca anterior sirve para libertarse de los bajos que nacen de los eslremos de las dos islas hacia el O. y NO. Tanto en esta ria como en las domas de que se ha tratado se hallará abundancia de buen agua , pero muy poca leña. Las mareas en los dias de conjunción ú oposición suceden á las 3 de la tarde, y ascienden de {3 á 4 i pies.

    El puerto de Bayona es pequeño y llena de bnjos; su mayor abrigo es al SE. de la punía de la Tenaza que es la seíenlrionat de Monle-Heal, que sale de la costa del S. hacia el N. formando un pequeño istmo , y es de regular altura y escarpado, habiendo sobre él las murallas de un ant. cast., y á su pie la v. de Bayon», que no se -ve hasta estar dentro del puerto. La citada punta tiene restinga de mas de un cable de ostensión, y demora desde la vigia de Monte Ferro al S. 46» W O. disl. 4 4/3 milla , y desde cabo Bicos al S. 26° 48' E. 4 millas. Para entrar en este puerto es indispensable tener práctico, de lo contrario se espone á perderse. Continúa la costa desde la punta de la Tenaza al S. 66° O.

    ^e distingue á larga dist. : conviene mucho su conocimiento i 2 4/2 millas , toda escarpada y poco limpia en su proximi

    dad, y termina en el cabo Silleiro, el cual es alto, esquinado, de color de piedra, y de su caid« hacia el NO. nace ???
    porque ha de servir de marca pera las entradas, á cuyo fin «e dan sus arrumbamientos con algunos de los puntos principales. Corre desde cabo Bicos, que Hs el estremo S. de las I punta muy baja con restinga al mismo rumbo de 4/4 de islas Cíes, al S. 79.* 40' E. dist. 7 millas. Desde la punta milla, cuando es baja mar se descubre parte de ella , y lo de Subrido al S. 54.' 45' E. dist. 73/10 raillas. Desde el demás se hace un rompiente por poca marejada que haya. monte de la Guia al S. 47/45' O. 5 2/40 millas. Desde los rompientes del cabo Silleiro corre la costa al
    S. S. • E. 3 millas donde está ia punta del Montador, que es poco saliente y con 2 islotillos próximos. Al S. i« E. 3leguas de cabo Silleiro está el monte de la Guardia, que es el alto, pero se confunde ??? la cord, que viene desde dicho cabo, cuya cord, se compone de sierras escabrosas y casi parejas en su cumbre con algunos islotillos á su pie poco salientes: hallándose al pie del referido monte de la Guardia el pueblo del mismo nombre con una pequeña cala para abrigo de barcos pescadores. Desde el mencionado monte hacia el SSE. es tierra mas baja: poro al S. 21° E. -' millas se eleva otro monte nombrado de San Regó en forma de pilou de azúcar que lieue en la cumbre do-* picachos y sobre el mas alto una ermita dedicada úSanta Tecla, por lo que los naturales dan el mismo nombre á la mjntaña; esta es muy parecida á monte Loiro , y da el conocimiento del r. Afino, porque es el estremo set. de su dßsembocadura, y donde termina el reino de Galicia. Al SE. I/V S. del monte de Santa Tecla 23 de milla se encuentra la punta de Camina (perteneciente ya á Portugal): es baja y de arena, y la meridional de dicho r. Miño; este es navegable, pero su entrada peligrosa, porque en la boca tiene una islita baja que le divide en 4 barras, la del S. rtnyor que la Jel N. por douda regularmente entran y salen las embarcaciones, y en pleamar solo tiene U palmos de fonio, la del Norte ????-ís hondable. Dentro del r. hay varios bajos de arena que suelen mudar de situado según las fuerzas de la avenida; asi que para entrar en dicho r.es necesario tener práctico Tehiutorio. La estrechura geodósica de esta provincia en su mayor parle se compone de granito primitivo y mica; sin embargo hacia la costa también se advierten terrenos de aluvión, marga, arcilla y silíceos ó areniscos. Sus montañas principales se encuentran, desde el NE. al SE. en los indicados partido, y son el Pico de Parolo, vertientes occidentales déla sierra del Karo, m míe Garrió, Peña do Francia, faldas occidentales delTe.steiro con su-i ramificaciones denominadas Candan, Coco y Chamor; las sierras de Suido y del Seiio, el Faro de Abion, montes Pedroso, Mjntemiyor y sierra de Fonlefria; de cuyas m miañas se desprenden otras que en distintas direcciones hacen el pus bastante qu¿brado. También son notables hacia el N. las de Giabre ó Geabre, San Sebastian y Gesteiras ; por el S. los de P.iradanta, San Julián, Galiñeiro vía Magdalena, y hacia el O. los de Castrove, Acibal, Do nayo y Grova. Entre ellas ex.istuu dilatad ? campiñas, muchas valles masó meni>s eslensos, pero lo los hermosos, loi cuales abrigadas de lo» vientos y regados por innunerables arroyos y m m mi ¡ales de puras y crisla'inas aguas ofrecen por lo las partes y con particularidad al SO. do la provincia una vegetación tan lozana y variada que parecería increíble sino se tocasen sus efectos. La multitul do robles, castañas, pin3s, sauce;, alisos y otros varios árboles y arbustos de quo está cubierto lodo el país, asi ?? no los d¡litad>s vmedoscaii 1?1? engarrados, ó i'iüni.l ni de arbole4 frutales, sin, ejcephnr los naranjos y limoneros, hacen que aparezca coma un continuado jardin, que sorprende al viajero especialmente en la primavera y hacia lo* Tunoionubs punto-; dol S. y O. donde el clima es sumamente benigno, y danJa los valles llenen increíble feracida.1, sin qua li npor.o sean inferiores algunos queexisten entre los r. OíU y Arnvjn, y á U* in njdiaciones del Ulla y del Umin No es ¡nenas prodigiosa la diversidad du plantas aromáticas y medicinales que su crian en las montañas ; ni la de esquisilas ye. bas de pasto que tanto en ellas cono enlosprah« m u i •-, y artíllenlo; sirven para la manutención de los g mad os. Minas ? Cantkras. En lo ganeral las canlerasde esta prov sonde piedra berro ]i>:u; n> p') ti into ei 1? pirtjudicial da Lalín, T.ibeirjs ? ? miza ta n'aiea lis hay de Piz irra y algunos filonss de cuarzo, sin qui exista nin^un> de piedra caliza. Aunque en el país se u (vierten varios filones de marcasitas, piritas marciales ? anti.Tonio, la« únicas minas que en él se esplotau son ï d:finísimo eslaño, de las cuales la una se halla en San MUujl de Presqueiras, ayun. de Cerdedo. y la otra en Sta Eulalia de Cildelas, ayuntamiento y par!., judVdesu nombre, correspondiendo ambas ala cordillera ib-! Seijo. Ríos V Arroyos. El Ulla después de recibir al Pambre, en cuya confluencia se tocan las 3 provincia de Lugo, Coruña
    vesando por la estremidad de los partido judicial de Lalin, Tabeirós, Caldas de Reyes y Cambados hasta desaguar en la ria de Arosa en las cercanías de Carril. Durante su curso se le incorporan por el lado de esla provincia distintos arroyos y r. siendo los principales entre estos últimos el Arnego y el Deza. Tiene enfrente de Padrón (provincia de la Coruña) el puente de Césures por donde cruza la carreteía que desde Santiago va á Pontevedra y á otros puntos ; mas arriba se halla el puente también de piedra denominado de Bea; á 1 is 3 leguas otro nuevo y hermoso con el nombre de PuenteUlla, á poco mas de I leg el titulado Ledesma igualmente de piedra, y en los intermedios distintos vados y barras, siendo las principales de estas las de Sarandon, y en diferentes sitios otros puenles de madera para servicio de los pueblos comarcanos. Su corriente es suave y sus cristalinas aguas abundan en truchas, anguilas , salmones y otros peces menudos, criándose hacia su desembocadura esquisitas lampreas.

    El Aniego, uno de los principales afluentes del anterior, según queda indicado, nace entre los montes llamados Puna de Francia y sierra del Faro: corre de S. á N. por espacio de ö leguas con bastante profundiJad y márgenes generalmente muy esciudadirpadas hasta incorporarse al Ulla entre las feligresia de Blocas y Sla. María de Arnego: cria excelentes truchas y anguillas, y cerca de su continencia buenos salmones. Tiene 5 pasos notables con sus puentes de piedra y madera, á saber: el primero cerca de su desagüe , el secundo entre las feligresia de Toinz yBrantega, el tercero entre las de Cadron y Villanno, el cuarto entre las de Alemparte y Pedroso, y el último llamado puente del Hospital entre Ins feligresia de Alzoma y Rodeiro. Tamliien hemos dicho que es afluente del mismo el r. Deza, el cual tiene origen en las vertientes sel. de monle Testeíro, y en las orientales de los denominados Coco v Candan, alraviesa por ospacio de unas 3 leguas de SO. al NE. hasta cerca del puente Tabeada, donde recibe al r. Asneiro, v continúa hacia el NO. hasta que confluye en el Ulla entro las parí-, de Cira y Gres. Ademas del indicado pu ente tiene otro también de piedra en la feligresia de Carbqeiro, otro llamado de Sulago en la de Me'rza , v otro de piedra cerca de su confluencia denominado de íira, sus aguas fertilizan muchos terrenos, y crian truches , pocas anguilas y algunos salmrmes poco antes de reunirse al Ulla.

    El r. Umia nace en las vertientes occidentales del mon* te Chinnr, ayuntamiento de Forcarei , y cortando el »Ho pais de Morana, baja impetuoso sabre la aid: de Segade poruña herm isa cascad i, á cuyo pie se forma una gran balsa capaz de barcos menores en un espacio de 4/8 de leguas basta el puenle de 5 arcos que hay sobre el r. antes de l'egar á Caldas. Recibe luego las aguas del Hermana v oíros riach. y cerrando al O. la campiña de Caldas de Revés se ladea al S., rompe por el delicioso valle de Saines, y fertiliza aquel pais hasta mas abajo de Cambados, en donde y á la izquierda de estav. desemboca en la ria de /Irosa, que en viva marea le sale al encuentro en el puenle de Amelas; sus cristalinas aguas son en gran parte minerales y de mucha utilidad para el lavado de ropas y blanqueo de madejas de hilo ; dan impulso á crecido número de molinos harineros , y crian truchas, anguilas, lampreas y nutrias. Aunque en el estío disminuye su caudal, no obstante desde su desagüe en la ria ha.sla la v. de Caldas seria poco costoso un canal de navegación, el cual proporcionaría incalculables ventajase dicha v., á la de Cambados y á los demás pueblos del valle de Saines. A le.n is de los referidos puentes tiene los llamados da Piedra y Taboadi. con otros varios de madera.

    Otros de" los principales r. de esta provincia e* el Lerez, que tiene origen en los mjntes di Acibeiro y sitio denominado Rx'-hela. Lleva al principio agua bastante para dar impulso á un malino harinero, después se aumenta con la de otro aroyo, que baja de la raism i montaña, penetra en la feligresia de Dos-Iglesias, y después de recibir 2 arroyos sigue al SO. por la parr. de Fiircarev. donde se le incorporan otros 3 riach.^continu* á las de Cástrelo y Parada en cuyas cercanías se leune4*!^. Vilapouca y sigue su curso por el part, de Caldas de ReVe$»Jue80 por los Puente-Caldelas y Ponlevedra á cuya ???????» ? reuniéndose con otros penetra en la ria de este úllimo'«0*"1101'6- Tiene varios puentes de piedra y de madera, siend04 raas notables el de 12 arcos da« y el que hay cerca de Pedre sobre el camino que desde la E 4rada conduce á Pontevedra y oíros puntos. Las aguas de este r. riegan varios terrenos y crian truchas, anguilas, salmones, sábalos y otros peces de esquisito gusto.
    y Pontevedra, principia á formar el lira. set. de esta, atra- I al N. de la capital de prov y salida para Santiago, el de Para

    El r. Octaven tiene su origen en las faldas occidentales del monte Suido, corre de E. á p. por el part, de PuenteCaldelas, y engrosándose con varios riach. á der. é izquierda recibe el r. Laldela» ó Verdugo 4/Î leguas escasa al Ü. de Puente-Sampavo. Dicho afluente nace en las vertientes meridionales del Seijó, cruza en igual dirección por el mismo partido, y reunidos ambos van á desajuar en la ría de Vigo por Puente-Sampayo que queda á la der.; sus aguas son cristalinas y crian truchas, anguilas y otros peces. El puente de Sampnyo construido á las inmediaciones del pueblo del mismo nombre y sobre la carretera de Yigo á Santiago es muy sólido, y se ha hecho famoso desde que en 1809 tos paisanos reunidos alas tropas nacionales, atacaron y vencieron á las francesas en el mismo día, en que estas también fueron batidas por los hab. y tropa en el puente de Caldelas situado .sobro el r. y en las cercanías de la v. cap. del part, à que da nombre.

    Forma el Miño, sfgun digimos, la línea divisoria de esta provincia con Portugal pjr el lado del S.; penetra en la provincia por la feligresia de Ribera, partido judicial de Cañiza, y va por la estremidad meridional de los de Puenleareas y Tuy, hasta que junto á la punta de Santa Tecla, entre la parr. de Camposancos y la v. de Camina, perteneciente ésta á Portugal, desagua en Océano Atlántico. Sus afluentes mas considerables por la der., ó sea de la parte de esta provincia son el r. Tea, que tiene su nacimiento en el Faro de Abion, corre de Este á Oeste por los part, de Cañiza y Puenteareas, donde torciendo hacia el S. confluye en el anterior cerca de Salvatierra; y el r. Lauro el cual desde el ayuntamiento de Borben donde nace viene de N. á S. por los de 'Mos y Porrino á desaguar en el mencionado cerca de Tuy- Ambos afluentes tienen distintos puentes de madera y de piedra para servicio de los pueblos inmediatos y para facilitar el tránsito en los caminos que van de unos á otros puntos, y sus aguas ofrecen pesca menuda de varias clases.

    De lo dicho se deduce , que los r. mas notables de esta provincia, van unos de Este á Oeste á desembocar directamente en el Océano, por las riasque se forman en la costa; otros de S. á N. desaguan en el r. i'll.i. y muchos de N. á S. en el Miño; estoes sin contar loe infinitos arroyos que , ademas de los mencionados, discurren por distintas direcciones y van á reunirse á los principales ó á los afluentes de estos.

    Aguas Minerales. En la provincia existen varias fuentes de aguas minerales, frías y termales: y entre unas y otras las hay sulfurosas, sali no-sulfurosas y férreas. Las mas calientes sulfurosas y salinas, que tienen directores de baños, son las de Caldas de Reyes y las de Cundís en el partido judicial del primer nombre ; las de Caldelas á las orillas del ?/iño, partido judicial de Tuy; y las de la isla de Loujo ó Tuja junto al Grove, partido judicial de Cambados. Las de menos grados de calor, y algunas, como el del agua común, se encuentran enCantoira, Campo y Fraga, part, de Caldas de Reyes ; las de San Justo en San Jone de Sacos ; las de Carada en Tenorio, y las de Puente-Caldelas, partido judicial de este nombre. Los caracteres distintivos mas principales de todas estas aguas y baños son un olor fétido. igual al de huevos podridos, el de poner en disolución el azufre que contienen por el contacto del aire y por los ácidos sulfuroso, nitroso y muriálico oxigenado: ennegrecen la plata, forman un precipitado negro con el nitrato 'de mercurio, y tas disoluciones de plomo y precipitado anaranjado con el muriato de mercurio sobre oxigenado, ó sea sublimado corrosivo. En lo general contienen hidrógeno-sulfurado, magnesia y otras varias sustancias salinas. Todas estas aguas se prescriben por los profesores del arte de curar esteriormeute en baño, y también las hacen beber á los enfermos. En ambas formas las administran para escitar la traspiración cutánea, en los reumas y gota crónicas; en las afecciones catarra'es de pecho antiguas, en las cutáneas, y en particular en los vicios herpéticos, en la falla de menstruación, en el histerismo é hipocondría, y en otras varias eipfermedas y úlceras de carácter crónico. Hay ademas infinitos manantiales de aguas ferruginosas frías; estas se bullan
    en lo general mineralizadas por el carbodato de hierro. Las de la parr. de Marcon, 1. de la Ría (ayuntamiento de Mourente), y 1. del Sequelo en la parr. y ayuntamiento de Marin, son las mas usuales de dicha clase. Su carácter distintivo consiste en que tienen gusto semejante al de tinta ó caparrosa , dejan por donde corren porción de óxido de hierro ó sea azafrán de marte ; presentan al contacto del aire atmosférico una película con los colores del arco iris; mezcladas con la infusión de agalla ó con la de cualquier otro vejetal astringente, después de algunos minutos toman un color vinoso y también se convierten en tinta, y haciéndolo con prusialos alcalinos se ponen azuladas, y negras las aguas minerales sulfurosas. Se prescriben generalmente estas aguas como tónicas de las vías digestivas, en las clorosis, amenorreas , y también se usan contra lombrices. Caminos. Son innumerables los que hay en todas direcciones para comunicarse entre si los pueblos y su diseminado vecindario; pero los mas principales son 3 que llevan el nombre de Carreteras reales , que atraviesan la provincia de N. á S., y de Este á Oeste La mas aat., constmida por D. Fray Sebastian Malvar y Pinto arz. de Santiago, y continuada por su sobrino D. Pedro Acuña ministro de Gracia y Justicia en tiempo de Carlos IV, viene desde Santiago por el puente de Césures cerca de Padrón, provincia de là Coiuña, atraviesa por los pueblos de Valga, Cuidas de Revés, Pontevedra, Puente-Sampayo y Rcdondela; aqui se divide en dos ramales, terminando el que va por el S. en la ciudad de Tuy, y el que se dirige al O. en la de Vigo. La que llaman de- Orense, que se dirige de Este á Oeste, tiene origen en el limite oriental de esta provincia de Pontevedra, atraviesa los pueblos de las Antas, Sotelo de Montes, Cerdeda, Pedí e, San Jorge de Sacos, Tenorio, Bosa, Pontevedra, Lourizan, Marín, A Ida n y Cangas; esta carretera fue principiada por D. Pedro Acuña en 1805, y actualmente se trabaja en la misma con objeto de mejorarla. Hay otra conocida con el nombre de carretera de Vigo, Ore'nse y Castilla, la cual se empezó en virtud de tas reales órdenes de 30 de marzo, 49 de mayo y 10 de diciembre de 4833, y parte desde Yigo por el Porrino, Puenteareas y Cañiza á la ciudad de Orense; también en el dia se está trabajando en ella con bastante actividad. A escepcion de dichas carreteras todos los demás caminos son en lo gene ral muy malos y penosos como en el resto de Galicia. Correos. Según el último arreglo, á consecuencia de la real orden de 3 de agosto de I.sí.'i, hay en la cap. una estafeta de 3.* clase , con un administrador dotado con 7,000 reales anuales, y un interventor con 5,000; otra de <i.a clase en Tuy, cuyo administrador tiene 6,000 reales de sueldo anual, y el interventor a,000; y otra en Vigo de igual categoría y con el mismo sueldo su administrador é interventor; todas se hallan agregadas á la adm. principal de Orense (V.). Se cuentan ademas distintas estafetillas ó carterías, que son las de Rcdondela , Marín, Cangas, Sanjenjo. Cambados, Sacos, Cerdedo y Caldelas, dependientes de 11 estafeta de Pontevedra ; las de la Guardia y Goyan agregadas á la de Tuy , y las de Porrino y Bayona á la'de Vigo ; dependiendo de la estafeta de Santiago las carterías de Villagarcia, Caldas de Reyes, Chapa y Estrada ; y de la adm. de Orense las de Cañiza y Puenleareas. Los días en que entran y salen los correos y puntos de su procedencia, pueden verse en los respectivos artículos. Producciones. Se cosecha en esta provincia mucho maíz, bastante centeno, trigo y mijo menudo; también se cogen l castañas, miel, lino, fréjoles, patatas, legumbres, horta! lizas, delicadas frutas de lodds clases, sin'csceptuar el liI mon y naranja y gran cantidad de vino. Tanto en los monI tes como en los prados naturales y artificiales se cria mui cho grande y hermoso ganado vacuno, caballar, mular, '• lanar y cabrio, y también de cerda que ceban ron maíz, l por lo cual su carne es muy delicada. Hay caza mayor y j menor, y no escasean los animales dañinos", principalmente I en la parte oriental, que es lo mas montañoso v áspero de j la provincia La pesca de sus costas y rias produce riquezas in! mensas, que es difícil calcular, y en particular la de sardina, destruida ó menoscabada actualmente por el sin número ! de aparejos inventados por los catalanes para cogerla en ! sus mismos criaderos ; siendo también, considerable la . de
    de truchns, angdilas, salinoaes, y oíros peces menudos I les frutos en esta provincia, durante el quinquenio de 4842 à que hay en loe ?. y que sir*e para alimento o regalo de los I 1846, 'se manifiesta á continuación : nab. comarcanos. Los precios que han tenido los principa- l Clane de fruto« «ne «e cobechan en la prov Ini*. Imi:«. 184«, Ini.-, y I «.Hi.
    Industria. Ademas de la agricultura, ganadería y molinos harineros existen en la provincia distintas fáb. de curtíaos , otras de loza ordinaria, de sombreros burdos de lana, tejidos de lienzo de lino, y de bureles llamados en el pais leras, una fáb. de papel, muchas de salazón de sardina y otros pescados, bastantes de teja y algunas de jabón ; dedicándose también los hab. á la marinería y á los oficios mecánicos de primera necesidad y de comodidad; ejercitándose también cm gran número en el oficio de canteros tanto en el pais como en Portugal y pueblos de Castilla. Comercio El de esportacion consiste principalmente en maíz, centeno, ganado vacuno, de cerda, mular y cabaHar, sucia, pieles de cabra y becerrillos curtidos; y el de importación en aceite, hierro, acero, jabón, calderas de cobre, quincalla, paños, pañueleria, ropas de seda y de algodón, cacao, azúcar, cafó, canela, pimienta, y otros efectos procedentes de la Peninsula, como de las colonias y del ostrangero. Habiendo en esta provincia las aduanas marítimas de Carril, Vigo, Bayona, La Guardia, Marin, Pontevedra y Yillagarcía, y las terrestres de Salvatierra y Tuf, ???? movimiento comercial so manifiesta en los respectivos artículos (V.). Ferias. En casi todos los pueblos hay una feria menseal , y muchos también las tienen en determinados dias de te semana, esceplo en Yillanueva de Caldas de Reyes, que es en 28 de octubre de cada año. Los art. principales, que constituyen su tráfico y de consiguiente el comercie interior de la provincia, son ganados, granos, frutos del pais, maderas, quincalla y comestibles. Las mas notables se celebran en Puenteareas e!7 de setiembre. ; en Pontevedra los días 4 y 45 de cada mes ; Bayona el 27 de setiembre y 20 de cada mes; Moaña el 3 de id.; Redondela el 21 ; Baños de Cuncti* el 2á ; Touron el 26 ; San Isidro de Montea el tercer domingo, y en Mondariz el último domingo de cadtr mes. ???????? v Costumbres. Los pontevedresos sou robus
    tos, trabajadores 6 industriosos; son ademas sobrios , humildes, honrados, íntegros, valientes y subordinados soU dados asi como temerarios y arrojados marinos. Aunque en lo general están dedicados á la agricultura y pesca , se dedican también al oficio de canteros, según digimos. No teniendo mas que conocimientos prácticos de arquitectura y geometría, construyen casas de piedra con bellas formas, puentes y otros edificios con mucho gusto y solidez. A pesar de su laboriosidad, que acaso no tiene igual, y ser en su mayor parte propietarios de tierras, que cultivan por si misraos, apenas pueden salir de la pobreza, pues que el sudor de su rostro y sus afanes con dificultad les bastan para pagar las contribuciones, y satisfacer los enfiteusis ó toros que gravitan sobre las fincas. InstrucciÓn PÚblica. Nada lisongero es el estado en que se encuentra la educación primaria de esta provincia, segim acreditan los datos remitidos al Gobierno por la Inspección superior de Escuelas de la misma en el año anterior de 4847. Y al indagar la causa de semejante atraso, no podemos menos de considerarla emanada de que, hallándose la población diseminada en pequeñas aid. y cas. dist., es muy dificil y casi imposible reunir elementos suficientes para el establecimiento de escuelas de primeras letras, no solamente por la insuperable dificultad de concurrentes dist. entre sí, sino porque para vencer este obstáculo seria preciso crear tantas escuelas cuantas son las feligresia, ó al menos en las mas pobladas aid. que hay en la provincia, cuyo trabajo también seria irrealizable por falta de fondos. Sin embargo de lo que hemos dicho, y de lo que manifista el adjunto cuadro estadístico de escuelas de instrucción primaria, advertiremos en obsequio de la verdad , que en esta provincia. ya que no puedegeneralizarse el establecimiento de escuelas por las razones espuestas, rara es la aid. donde el cura párroco ó un aficionado no se encarga de enseñar á leer y escribir á los niños que lo apetecen, lo cual sucede mas especialmente en ¡04 partido judicial limítrofes á la provincia de la Coruña.

    EstadÍstica Criminal. En el art. Conmaaudiencia (V.) describimos ligeramente la topografía de esta provincia v con mas estension la hacemos en los párrafos precedentes , dando al propio tiempo la idea mas tala que nos ha sido posible de su md. y comercio, del estado de la beneficencia v de la instrucción pública y de las costumbres de sus hab., noticias todas que, como repetidas veces se ha dicho , es menester tener muy en cuenta para apreciar las causas de la criminalidad de un pueblo. En el primero de los art. citados manifestamos que el delito mas generalizado en Galicia era el contrabando, y que el número de acusados eu cada uaa de las provincia en que el terr. se divide se halla casi en razón directa de la proporción que para el fraude ofrecía su respectiva situación. Separada del Portugal por el Miño, v sin contacto con las provincia de Castilla , observamos eran menores las proporciones para el contrabando en la provincia de Pontevedra que en las de la CoruSa y Orense, y que por esta razón era mucho menor en ella el número de procesados que en las otras dos. Aunque vengativos y celosos; aunque dominados por la ambición y el vicio de los licores espirituosos; aunque con una educación descuidada, la pureza y sencillez de costumbres de los gallegos los preservan de muchos delitos, y asi lo vemos esplicado en los «íados que siguen respecto á la provincia que nos ocupa :

    El estado num. 1.« trata de las personas, do sus circunstancias especiales y de la proporción en que unas y otras se hallan entre si ; esto es. los acusad« con la ???. ; do los absueltos, penados y reincidenles, con los procesad >s y los contumaces con lus présenles; los de las respectivas ecíides entre si, los hombres con la-; mugoi-es, loi solteros con los casados, los que saben leer, leer y escribir con los quo no saben , y los que ejercon profesión científica ó arte liberal con los dedicados á las arles mecánicas. Entran lo en la-j consideraciones generales qf-ie del estaco se desprenden, se observa, que siendo el número de hjb.de la provincia de Pontevedra 3ïO,OU2 y el de acusad)* 827, la relación enire los primeros y los según lo-; es 43?312 á 1 , lo qua la coloca en el 37 lug ir de la esc da comparativa de las provincia y la presenta como mas moral que lo las las provincia, cuyas estadísticas v;in publicadas, escepto las de Alicante , Bale ires, Barcelona, Canarijs, Gerona, Guipúzcoi, León, Lérida, Lugo y Oviedo. Se observa igualmente que, los absuellos están u ios acusados ?? no I á 4, habiendo sido absuellos de la instuocia pucos ma< de las tre.s quintas parles y el resto libremente ; los contumaces con los reos présenles de t á <3, y lu> reincidenles con loa acusa lo- en la de t á 30, siendo los reincidentes eu el mismo licito unn sesta parie y los demás en otro diferente, mediund.i desde l.i remciJencia al delito anterior por lérminu medio el intervalo de un mes y 26 dias. Se ve a Monismo que los acubados de 10 a 20 años pusan de la duodécima parte ; qua escoden de ti-es quintos los de 2K á 40, y q ie no llegan á las dos seslas partes los del i creer perio.lo; qua las mugares esUn con los hombres en relación de I á 3, resultando solteros mas de la mitad y casados los restantes; q:ie menos de una vigésima parte de acusa,los saben leer solo, do; quintas leer y escribir, tres décimos carecen de toda instrucción, no constando esta circun-taiicia en 25G; y por úllimo, que los profesores de ciencias y arles liberales guardan con los de artes mecánicas la relación de 1 á -'I.

    Pasando á inquirí1- la cantidad proporcional con que end) ano de los part, ju 1 contribuye á la formación do la suma total de los 8i7 acusados que da la provincia, hallaremos en el término máximo al part, de Pucnte-Caldclas, en el cual result;) la proporción entre el número de aim. y los acusados de 272'09 a I , al cual siguen el de Vigo 330'6I á 1 y el de Redondel,i 342'98 á 4 : el término medio se encuentra en los de Caldas de Heis 40l'o4 á \ y Puenteareas 47 4'27 ú 4. Aunq ic con escasa diferencia , sé presenta en relación mas favorable los de Tabeirós 533'60 á \ y el de Lalin 5:ia'U8 á \ -. el rninimu.n de los acusados lo da el partido j.id. do Tuy 1 por 4207'?? airo. También es satisfactoria la proporción con que resultan los part, de Pontevedra 820 39 á 4 y de Cambados 8Z4 00 á i.

    El estajo niim Î « se contrae á los delitos de homicidio y de heridas, á lo* instrumentos empleados en su comisión y á la proporción que los primeros guardan con la población, los acusados y los penados y la cu que se encuentran lo* segundos.

    Sorprende en verdad el escesivo número de dulitos de sangre que aparecen por el estado perpetrados en la provincia de Pontevedra, el cu;il no debía esperarse dlendMa la relación en que se h illa la población con e! número de acusavlos , si bien q'ic la csplicado este resultado con lo q'ie digimos acerca del carácter venc¡ itivo, de la ambición y de la pasión de los r^-los que dominan á los g illegos, circunstancias que los inducen con frecuencia á las disputas y quimeras de hecho. \a proporción de 95V91 á 4 en que están los bab. con los delitos de homicidio y de heridas, coloca á la prov de Pontevedra en el 2 i lugar"de la escala comparativa entre las provincia, oslo es, 13 escalone-; en situación menos ventajosa de lo que resultaba por la comparación del número de, aim. con loi acusados, al propio tiempo que manifiesta la mayor propensión á los delitos contra las personas que á los dílitos contra las cosas. Surge sin embargo dal mismo estido una idea congola Jora, á saber: que van aco'tipañ idos de poca gravedal estos mismos .atontados. Asi lo de.nuestra el examen de los inslrumento.s ocupados ro no cuerpo del delito. Para los 377 crímenes contra las perdonas se emplearon solo -100 instrumentos, lo que equivale á que mas de dos terceras partes de los delitos de este género fueron de los que el código califica de golpes y mulos tratamientos
    sin causar herida, y debe también nolurse que de los espre~ sados instrumentos 46 eran contundentes, 12 de los no esr presailos, 21 armas de fuego v 21 blancas , 4 de las primeras y 5 de las segundas de uso ilícito, al todo 9 de aquellos medios de ejecución que llevan consigo la sospecha de alevosía y de traición , crimen que tampoco debió tener lugar, como lo demuestra en que en todo el lerr. de la aud (V. art. de ConTia nud.) solo se impusieron dos penas de muerte por homicidio. Pasando del examen en complejo al comparativo entre los partido judicial. se ve que el mayor número proporcional do delitos se halla en el de C'ildas de Reis, en el cual la relación de lo« homicidio« y heridas ron los hab. está en razón de 1 ? 746'î5: nue á este siguen los de Vigo 1 á 800'82 y el de Puenle-Calrlebí« 1 á 900'00 ; que el término medio lo dan los de R"dond"la 1 á 992 84, Paentoareas 1 u I03ii'80 y el de Cambados 4 á 106647; y por último, que la proporción mas favorable se encuentra en el de Tuy 4 á 211 2'4i>, al cual sig'ien , aunque con notable diferencia, el du Talieirós 1 á ?89? 2, el de la capital 4 á 444Ï52 y el de Lalin 1 á 1434*00. Hemos buscado las causas que esplicasen el precedente resultado, pero sin éxito Siguiendo la indicación que al principio del párrafo hicimos, de que el número de acubados en las provincia de Galicia se hallaba en razón directa de la facilidad que su situación les proporcionaba para el contrabando, parece que de la criminalidad de lo« part, podia dar razón su proiimid id á la costa y fronteras de Portugal, pero no es asi. Los de Cambados y de Vigo son tan mediterráneos como el «le Pontevciudadlra, 'y sin embargo, se ha vislo la desventajosa proporción en que están los primeros comparadoscon el tercero, el de Cal las de Ueis y el de Tabeiros ocupa» en ; I lerr igual di si del mar , se 'hallan en un mismo suelo confuíanles ó mlima ncntu ro'aciona.los entre si, los dos se utilizan de lis aguas del r Umin, tienen l»s mismos prod., y njo.istanteelseguiidolieiie 1042'87 hah. mas queel primero por cada delilo. Aun es mas notable la diferencia que resulta entre lus pari, de Viuo v Tuy, lindantes el uno
    noporrion para el contrabando, i vcniaia de ser uno fie los me
    cuii el otro y casi en igu il pues si el primero dist'ruta . ... -,, joros puertos, el segundo se halla so o separado de la frontera de Portugal [>ur el r. „Vino. Por lo espueslo nos inclinanus a creer que la diferencia comparativa en que aparecen los parí, debe consi-tir en causas accidentales.




    ANUNCIE SU EMPRESA O NEOGOCIO EN ESTA FICHA. COLABORE CON EL MADOZ



    Alojamientos baratos en .



    Residencias de ancianos en .

    Busque datos complementarios al catastro o al registro civil. MOLINOS, CASTILLOS, CASERÍOS, ALQUERÍAS, YACIMIENTOS ARQUEOLÓGICOS, CEMENTERIOS, MANANTIALES, ETC... El Diccionario Madoz resulta imprescindible para cualquier trabajo sobre historia de la fiscalidad, los impuestos o la contabilidad pública en España. Otra de sus utilidads principales es la búsqueda de las parroquias a que pertenece cada localoidad, pues en ellas se guardan los registros de bautismo, imprescindibles para la solicitud de la nacionalidad, ya que a menudo son los únicos docimentos que aún pueden encontrarse para acreditar los orígenes españoles de un ancestro.
    visitas


    >



    Publicidad

     
    ©2009 Cheapholidaysinspain.com. Abracadata y Cumbres Borrascosas * C/ Las Eras 8, 24369 Valbuena de la Encomienda, León
    Historia de todos los pueblos de España. Censo, padrón y datos de 1845. Censo rústico y fiscal.