HISTORIA DE OVIEDO, PROVINCIA DE Asturias, CENSO FIESTAS Y DATOS RÚSTICOS

Historia de todos los pueblos de España. Censo, fiestas y datos de 1845. Censo rústico y fiscal. Diccionario Madoz. Diccionario estadístico e histórico de los pueblos de España. Censo económico. Padrón. Fincas. Partidas de nacimiento. Parroquias


HISTORIA DE TODOS LOS PUEBLOS DE ESPAÑA
BUSCAR PUEBLO POR NOMBRE

CENSO, FIESTAS, IMPUESTOS, ALDEAS, PEDANÍAS, AYUNTAMIENTOS, MANCOMUNIDADES, OBISPADOS.

PUEBLOS DE Asturias

Historia de Asturias


 


>



PUEBLOS DE Asturias

Historia de Asturias

Localización de OVIEDO , Asturias


MAPA DE OVIEDO , Asturias
COORDENADAS GPS:
43.360298 , -5.844781

OVIEDO  (HISTORIA) .
OVIEDO  - Asturias.


Datos de la localidad:

    audiencia territorial de la Península fue creada por real decreto de 30 de julio de 4717, espedido en el Pardo por el Sr. rey D. Felipe V. con el fin de que los pueblos de aquel terr. viviesen en paz y justicia y cesasen las quejas y disenciones entre ellos; y considerando al mismo tiempo la dificultad de acudirála cnancillería de Valládolid por la distancia y aspereza del camino movieron también al espresado rey á la creación de la audiencia de Asturias, las consideraciones especiales de haberse comenzado en aquel pais la restauración de España después de la invasión de los moros y llevar su hijo primogénito el titulo de aquel principado. La instituyó á semejanza de la de Galicia (V. Coruña aud.) dispuso tuviera su residencia en Oviedo, destinando para casas de ella y habitación de los regentes, las que habian jacostumbrado vivirlos gobernadores del principado, y le señaló como territorio jurisdicional el principado de Asturias con sus cuatro sacadas y los cinco concejos de Valdeburon. (picantes estuvieron incorporados á aquel, con todos los demás concejos, cotos y señoríos, y en la misma forma que hasta aquella fecha le habian ejercido los gobernadores. Ordenó que elpersonal de la audiencia se compusiera de un regente , 4 alcaldes mayores , un fiscal, un agente fiscal, 2 relatores, 2 escribanos, un alguacil ó merino mavor , un abogado y un procurador de pobres, un tasador repartidor de pleitos, 6 receptores , 4 porteros de cámara, un oficial de la vía ejecutiva y 40 alguaciles ordina-íoo. Al reyente le consigno de sueldo anual 4,6oO ducados (47,600 reales), á los alcaldes mayores 800 ducados á cada uno (8,800 reales), igual suma al fiscal; al alguacil mayor 450 ducados (4,630 reales), al escribano de cámara y acuerdo 100 ducados(4,400 rs ) y sus derechos, al abogado de pobres y al agente fiscal la misma cantidad y al procurador de pobres 50 ducados (550 reales) le consignó igualmente para gastos 40o ducados al año ó sean 4,400 reales, cuya suma total de 6,500 ducados (71,500 reales) habian de recaudarse por repartimiento proporcional entre todos los consejos . así realengos como redimidos v en sus cotos, jurisdicciones ó señoríos y demás poblaciones comprendidas en el territoriode la audiencia. Por otro real decreto del mismo rey, espedido en Madrid á 10 de marzo de 1735 á petición del principado de Asturias, se dispuso cesase el espresado reparto, y que desde el dia I.» de enero del mismo año los 6,500 ducados señalados á la audiencia por personal y gastos, se pagasen por la real Hacienda. Los límites jurisdicionales de aquella se estendieron por real decreto dado en Aranjuez por el Sr. rey D. Carlos IV á 15 de febrero de 1805, inserto en cédula del consejo de 25 del mismo mes, comprendiendo en ellos las aguas verticales á la costa de todas las montañas situadas entre Rivadeo y Laredo , esto es, desde el límite de Galicia hasta el de Vizcaya. En tal estado permanecía el terr. juris dicional de la audiencia de Oviedo hasta que por reales decretos espedidos el 4.» en Aranjuez á 24 de marzo de 4834 y el otro en Madrid á 26 de setiembre de 4 835 , se hizo el arreglo provisional de la administración de justicia; se crearon de nuevo ó restablecieron algunas audiencia que antes se habian establecido, v se fijaron sus límites quedando reducidos los de Asturias álos déla provincia de su nombre. Su personal ha seguido las vicisitudes que desde el año 4842 alcanzaron a l a s demás aud.; el que en el dia cuenta , así como los 45 juzgados de 4.a instancia, en que se halla dividido el terr., el presupuesto del personal y de sus gastos ordinarios y estraordinarios, resultan del estado que va á continuación (Ver en el original) Conocida la historia de la creación de la audiencia no nos detendremos en fijar sus confines, ni sus accidentes geográficos , tanto topográficos como civiles y morales, porque de todo ello da las noticias y detalles mas" cumplidos que pudieran desearse el articulo de provincia que sigue-, entraremos pues sin mas demora al examen de la estadística criminal de este terr., objeto principal del artículo. Para proceder con el mejor método presentamos los 4 estados que siguen (Ver en el original) El número L." se ocupa de las personas , de sus diferentes circunstancias y de la proporción que estas guardan entre sí, la población con los acusados , estos con los absueltos y los penados, los reos contumaces con los presentes y los reincidentes con los penados. Nada de singular ofrecen las proporciones, que resultan entre las edades , el sexo, el estado, la instrucción y el ejercicio, comparados estos datos conlos de la misma especie en otras aud.; lo mismo que en estas, se ve predominar la propensión al crimen, ó mejor desarrollárselos vicios criminosos en la edad viril de los 20 á los 40 años, mayor número de acusados entre los hombres que entre las mugeres, en el estado del matrimonio (pie en el libre, entre los que ejercen artes mecánicas, que entre los que se dedican á las profesiones científicas y á las artes libéralos. Igual descuido en la instrucción pública , procedente de las mismas causas, á saber el corto número de escuelas y lo poco cómoda situación de estas, la ninguna disposición"de los maestros , entre quienes mas de las 6 séptimas partes calecen de título, aun en el dia, y el culpable descuido de los padres en dedicar sus hijos alas escuelas. También se observa casi la misma relación comparativa con cl resto de las audiencia entre los absueltos y los penados, estos y los reincidentes y entre los reos presentes y los contumaces. Ocuparnos pues mas tiempo de estas noticias, detenernos en las observaciones (piede ellas surgen, seria repetir sin utilidad alguna lo que ya diferentes veces hemos dicho, y que hallaran nuestros lectores en toda la estension de los artículos de las audiencia de Albacete, Barcelona, Burgos, Cáceres , Madrid y otros. Mas satisfacción tendrá todo español en el examen comparativo de los acusados con la población , primer dalo para juzgar de la criminalidad de los pueblos, porque el territorio de la audiencia de Oviedo , presenta en este particular un cuadro alhagüeño, digno de considerarse y que coloca á los asturianos al frente de todos los territorios ele la monarquía por su moralidad y pureza de costumbres, sin ceder este puesto considerado como provincia sino á las de Cerona y Tarragona, como lo demuestran los dos cuadros comparativos que van á continuación. (Ver en el original) De ambos cuadros resulta, que siendo la población del terr. de la audiencia de Oviedo 434,635 hab., no fueron procesados mas que 484, y que por tanto la proporción entre los acusados y la población es de 898'00 á 1, proporción favorable de la que dista mucho la nación transpirenaica, como se demuestra en los art. de las audiencia de Albacete y Madrid, si embargo de (pie la proporción en la primera es 1 á 285, en la segunda 4 á 137, ó sea una diferencia en contra de 613 unidades entre la de Albacete y Oviedo, y de 761 entre la última y la de Madrid; proporción á que indudablemente no llega ninguna de las naciones de Europa, igualando las especiales circunstancias de sus legislaciones criminales y códigos de procedimientos. No hay que atribuir el ventajoso resultado que presenta la audiencia de Oviedo, en la comparación de los acusados con la población á causas topográficas; cierto es que su clima es de lo mas benigno en general, ni rígidamente frió en el invierno , ni de calor escesivo en el verano; ni á la feracidad de su suelo , que á pesar de su buen cultivo se niega á diferentes cosechas, que en otros terr. se dan casi naturalmente ; ni á su comercio, ni á su ind. que si bien no descuidadas, ceden alas de muchas provincia •. ya hemos indicado que la instrucción pública se halla en él tan desatendida ó quizás mas que en el resto de la Península, y la beneficencia tampoco cuenta con establecimientos mejor montados y dotados; la moralidad délos asturianps se debo á su carácter dulce y humano, á sus costumbres puras y sencillas, á su religiosidad sin afectación, á su respeto a las leyes y á las autoridades constituidas, y en no pequeña parte á sus recuerdos históricos y al ejemplo consuetudinario de honradez, probidad y amor á sus semejantes que, vieron en sus mayores , y que de siglos se van transmitiendo de generación en generación. Pasando del examen en complejo del estado número L.° al de la participación que cada uno de los partido en que se halla dividido el terr., tiene en la suma total de acusados, hallaremos el máximum de estos en el de Cangas de Tineo I á508'945, al cual sigue cl de Infiesto de Berbio I á 610'436, y el mínimum en el de Crandas de Salime, donde no se procedió contra ninmín individuo , y en los de Cangas de Oms 1 á 2,900'067 y eide Llanos 1 á 2,050'700. No es fácil esplicar la razón dé las notables diferencias que quedan espresadas; no se concibe como 2 terr., que se hallan limitando el uno con el otro, que participan casi de la misma situado topográfica , del mismo clima, de los mismos alimentos; mas aun, que tienen en parte confundidas sus jurisd., como sucede entre los partido de Crandas de Salime y Cangas de Tinco (V. art. de CHANDAS DE SALIME), resulté el uno el primero, como hemos dicho, sin ningún acusado, y el otro Erósente el máximum entre todos los partido del terr. Sensile nos es no poder esplicar las causas que influyan en la mayor desmoralización del un distr. y en la satisfactoria moralidad del otro. El estado número 2.° se contrae á los delitos de homicidio y heridas y alas armas empleadas en su ejecución. El examen de las noticias que contiene nos confirma en el ventajoso juicio que formamos al hacerla comparación proporcional entre el número de acusados que dio el terr. de Oviedo con los de las otras aud., bien se considere el número de delitos, bien el de los instrumentos ocupados. El número de atentados de sangre es Gl, y siendo el de hab. 434,635 , la proporción de aquellos con éstos es 1 á 7,125'164, de la cual distan mucho todas las audiencia de que hasta el dia se ha tratado, y á la que tan solo aventaja la provincia de Gerona (V.). No sale tan aventajado el terr. de la audiencia de Oviedo en el examen de los instrumentos empleados en la ejecución de los delitos; cierto es, que predomina menos en él la propensión á las armas prohibidas, circunstancia apreciable, puesto que no es aventurado considerarlas como el símbolo de la vil traición y del asesinato premeditado; pero la comparación entre las armas, que como digimos, pueden estimarse como un justificante de la gravedad de los delitos, le favorece muy poco solo le esceden en esta circunstancia los terr. de las audiencia de Albacete, Barcelona, Navarra y Granada, como lo patentiza el cuadro que sigue, espresivo [de la proporción que guardan entre sí las armas con el número de delitos de homicidio y de heridas Sin embargo de la demostración que. precede, al ocuparnos del estado núm. 4.° se verá, comparando los delitos con la gravedad de las penas impuestas, el corto número de atentados contra la vida de los ciudadanos, que se consumaron en el terr. de Oviedo. Procediendo al examen relativo de la propensión que tanto á los delitos de homicidio y de heridas, como al uso de armas de todas especies se advierte en los partido en que se halla dividido el distr. jurisd. de la aud., lo mas notable y satisfactorio que se halla es, que el número de atentados es en todos ellos poco considerable, lo mismo que las armas, v que en los de Grandas de Salime y Villaviciosa no hubo que lamentar ni la mas insignificante contusión; que en el de Gangas de Onis la proporción entre los delitos de sangre v la pofü. es 1 á 26,106'00;en el de Castropol 1 á 14,2I7'067; y en el de Cangas de Tineo, el cual recorriendo el estado núm. 2.°, vimos esceder á los demás partido en el número de acusados, la proporción entre los delitos y la población es de 4 á 7,430'60, habiendo mediado en su comisión un arma blanca de uso lícito, uní* de ilícito y 3 instrumentos contundentes. El partido judicial de Infiesto de Berbio es el que presenta la relación menos favorable; un delito por 3,401'00 hab., al que sigue el de la capital 1 á 3,544'23. Nótese á pesar de esto, que son bien pocos los partido judicial entre todas las provincia de la monarquía, que cuentan con tan favorable proporción como los del terr. de Asturias, que resultan con mayor propensión á los delitos de sangre. El estado núm. 4.° trata de los delitos en general y de las penas impuestas á los perpetradores. Ademas de las dos grandes divisiones de delitos contra las personas y delitos contra las cosas, presenta el espresado estado subdivididos los delitos en 5 clases, reasumiendo en cada una de ellas las que aparecen de una misma especie. Diferentes veces hemos discurrido acerca de la dificultad que este agrupamiento de delitos, aunque análogos hasta cierto punto, ofrece para hacer los cálculos y comparaciones, principalmente en aquellas audiencia que abrazan 2 , 3 ó 4 provincia, porque si bien como se ha dicho se encuentra en los reunidos en una misma casilla cierta analogía, no se considera á todos igual gravedadpor ejemplo á las heridas, las contusiones, las injurias etciudad, no se impone por el juzgador tan fuerte corrección como al fratricidio, al homicidio, no concretándose pues por el estado con distinción el número de delitos, ó de acusados que lo fueron por cada especie de crimen, no puede decirse con seguridad la pena que se impuso y dpducir los atentados de cada género y su gravedad. Tampoco se presta á la comparación de una provincia con otra, porque como por el mismo se observa, su composición gira sobre tos terr. y no sobre las provincia, circunstancia muy importante en trabajos de este genero. Sin embargo, son dignas de aprecio las noticias que contiene y ofrecen notables observaciones; presenta con exactitud y á un golpe de vista el número de los procesados que fueron declarados culpables (372), y cuál el de las penas que'se impusieron, resultado que facilita mucho los cálculos y deducciones á que estos dos términos de comparación dan lugar, como luego se hará ver; determina la mayor ó menor propensión de los asturianos á los delitos contra las personas ó contra las cosas. En efecto, si reunimos en una sola partida los delitos, que propiamente afectan á las personas, y los que aunque de un modo indirecto perjudican mas á esdas que á las cosas, y en otras, los que atacan á la propiedad, se encontrará qtie en el terr. de la aud. de Oviedo, como en la generalidad de las aud., es mavor (d número de acusados por delitos contra las personas que contra las cosas en 56 unidades, como lo demuestra el cuadro que sigue (Ver en el original) Mas á pesar de esto no puede decirse que los asturianos propendan-mas á los atentados contra las personas que contra las cosas; rebájese del total de los delitos del primer género la suma de los procesados por espresiones y voces subversibas 15, por abusos de autoridad 22, por fuga de cárcel y presidio 12, por receptación de rebeldes y criminales 9, por perjurio 5, que no hay razones mas poderosas para considerar atentatorios contra las personas que contra las cosas, y el resultado efectivo será que, como era de esperar del carácter dulce y humanitario de los asturianos, el número de acusados por delitos por atentado contra las persoñas es menor que el de los que fueron encausados por delitos contra las cosas (Continua en el original)




    ANUNCIE SU EMPRESA O NEOGOCIO EN ESTA FICHA. COLABORE CON EL MADOZ



    Alojamientos baratos en .



    Residencias de ancianos en .

    Busque datos complementarios al catastro o al registro civil. MOLINOS, CASTILLOS, CASERÍOS, ALQUERÍAS, YACIMIENTOS ARQUEOLÓGICOS, CEMENTERIOS, MANANTIALES, ETC... El Diccionario Madoz resulta imprescindible para cualquier trabajo sobre historia de la fiscalidad, los impuestos o la contabilidad pública en España. Otra de sus utilidads principales es la búsqueda de las parroquias a que pertenece cada localoidad, pues en ellas se guardan los registros de bautismo, imprescindibles para la solicitud de la nacionalidad, ya que a menudo son los únicos docimentos que aún pueden encontrarse para acreditar los orígenes españoles de un ancestro.
    visitas


    >



    Publicidad

     
    ©2009 Cheapholidaysinspain.com. Abracadata y Cumbres Borrascosas * C/ Las Eras 8, 24369 Valbuena de la Encomienda, León
    Historia de todos los pueblos de España. Censo, padrón y datos de 1845. Censo rústico y fiscal.