HISTORIA DE LA CORUÑA , PROVINCIA DE A Coruña, CENSO FIESTAS Y DATOS RÚSTICOS

Historia de todos los pueblos de España. Censo, fiestas y datos de 1845. Censo rústico y fiscal. Diccionario Madoz. Diccionario estadístico e histórico de los pueblos de España. Censo económico. Padrón. Fincas. Partidas de nacimiento. Parroquias


HISTORIA DE TODOS LOS PUEBLOS DE ESPAÑA
BUSCAR PUEBLO POR NOMBRE

CENSO, FIESTAS, IMPUESTOS, ALDEAS, PEDANÍAS, AYUNTAMIENTOS, MANCOMUNIDADES, OBISPADOS.

PUEBLOS DE A Coruña

Historia de A Coruña


 


>



PUEBLOS DE A Coruña

Historia de A Coruña

Localización de LA CORUÑA , A Coruña


MAPA DE LA CORUÑA , A Coruña
COORDENADAS GPS:
43.370872 , -8.395835

LA CORUÑA   (HISTORIA) .
  - A Coruña.


Datos de la localidad:

    audiencia territorial de la Península, creada por real cédula de los señores reyes católicos, espedida en Toledo á 3 de agosto de 1480. El poderío despótico que los magnates de Galicia egercian sobre todas las clases, atrepellando, oprimiendo y violentando de todos modos á sus vasallos feudales, sin respetar las cosas mas santas, impunemente, porque no habia ningún juez bastante fuerte para proceder contra ellos; las asonadas , las discordias y disensiones que promovían unos contra otros, y las guerras con (pie á las veces amagaban al mismo trono, combatiéndole desleales frente á frente, no pocas veces, relajaron la administración de justicia en aquel terr. y los robos, los asesinatos, las fuerzas y todo género de delitos se perpetraban á la luz del dia, sin temor alguno de las leyes divinas y humanas. Los reyes católicos con su poder y su política habían contenido los desórdenes de les señores feudales; pero no pudieron cortar tan pronto los males que á la moralidad habia ocasionado su irregular conducta. Para conseguirlo espidieron la real cédula citada, nombrando para componer la audiencia de Galicia á D. Fernando de Acuña, de su consejo, con el nombre de justicia mayor en todas las Galicias, y al licenciado García López de Chinchilla, oidor que era de la aud. del rey y de su consejo. No tuvieron residencia fija estos magistrados, sino que debían personarse en todas l a s e , v . y L. á donde la mejor administración de justicia los llamara, y allí donde se hallaren y 5 leguas al contorno debían conocer en todos los pleitos civiles y criminales, en primera instancia , bien estuviesen las causas pendientes ante otros jueces ordinarios, bien no lo estuviesen cualquiera que fuese su estado, sometiéndolas á quien entendiesen procedía, ó dejándolas ó remitiéndolas al juez que las había prevenido; también conocían en apelación dentro del radio de las 5 leguas y fuera de é l , de todos los espedienles civiles y criminales. Conocían y fallaban en los casos de corte, y en fin, en todos los asuntos que en el dia son de la competencia de las audiencia territorial Las comodidades, antigüedad, fama y grandeza de la ciudad de Santiago, fué indudablemente la causa de que los referidos magistrados morasen por mas tiempo allí, que en otro punto alguno, y de que poco á poco aquella ciudad santa viniese á ser la residencia de la aud. Por real cédula espedida en Madrid á 14 de agosto de 1563, se mandó pasar la audiencia á la ciudad de la Coruña, y residir en ella para fomentar su población y antiguo comercio, que iba decayendo. Por otra cédula espedida en 1566 mandó el señor rey I ) . Felipe, hubiese en la audiencia de Galicia un regente letrado, en lugar del gobernador, el cual habia de presidir, ver y votar los pleitos. Ignoramos cómo fué incrementándose en los primeros años el personal de la audiencia de Galicia; en nuestras investigaciones no hemos hallado mas que los autos acordados del consejo á consulla del rey , fechas 12 de diciembre de 1567, y 17 de enero de 1572, por los que se aumentaron dos alcaldes mayores á los cuatro que ya contaba. Otra real cédula espedida en Madrid á 30 de enero de 1580, mandó que de las sentencias que diese la audiencia sobre pleitos y causas, cuyo valor é interés no escediese de 1,000 ducados, no pudiera interponerse apelación para la chancilleria de Valladolid, y sí solo suplicación para ante los mismos jueces de la audiencia En este trascurso de años ocurrió en 1569 la epidemia que afligió á la c, de la Coruña, y con tal motivo la audiencia se trasladó á Orense. Prolongábase esta residencia mas de lo que parecía necesario, y la ciudad de la Coruña reclamó nuevamente para que el tribunal superior del terr. volviese á su recinto. Después de aquella época puede decirse andaba vacilante la residencia de la audiencia entre las ciudad de la Coruña y de Santiago, que alegaba muchos motivos para ser la preferida. Hasta nuestros dias llegó esta competencia que quedó relegada con la publicación del decreto de arreglo de tribunales de 1835, que fijó definitivamente la residencia del tribunal superior en la ciudad de la Coruña, organizado en 3 salas que indistintamente conocen de los negocios civiles y criminales. Hecha esta ligera reseña histórica de la audiencia de la Coruña, pasamos á ocuparnos de su geografía civil y física, consideraciones de la mayor importancia para la estadística criminal de un pueblo. El terr. de la audiencia de la Coruña abraza las 4 provincia de la Coruña Lugo, Orense y Pontevedra, en 1032 leguas cuadradas de superficie , 80 leguas de costa, y 25 de frontera con el vecino reino de Portugal. Su población y división judicial y municipal aparece del siguiente estado. La administración de justicia está encomendada en primera instancia á los juzgados de partido y en segunda ¡i la audiencia siendo el personal de los unos y la otra , y el importe de su presupuesto ordinario y estraordinario el que resulta del estado que sigue (Ver en el original) Se halla situado en la parte mas occidental boreal de la Península, figurando un rombo entre los 41" 51' 30", 43" 48' 0" lat., y los 3" 8' 0", 5" 32' 30" long. occidental del meridiano de Madrid. Confina por el N. con el Occéano cantábrico; por el E. wm la audiencia de Asturias y la de Valladolid, y sus provincia de León y Zamora; por el S. con el vecino reino de Portugal y sus provincia de Tras los Montes, y entre Duero y Miño, y por O. con el Occéano Atlántico el aire es templado en las cos caliente , seco y agradable al S O . , frió y húmedo al N. Esta parte es indudablemente aquella de España en que mas llueve, de atmósfera mas espesa y cielo mas nebuloso; apesar de todo, en general el clima es saludable y grato, y sus tierras productivas. La superficie que comprende se halla alternativamente interrumpida con valles y montañas, siendo las principales de estas las llamadas Cerba, Loba, Pias, Boecio, Faro, Faraño , Cocerel, Cebrero y Segundera, ramificaciones todas de los Pirineos cantábricos y asturianos, que creciendo por diferentes puntos del territorio, van á morir unos en el cabo de Finisterre, y otros penetran en el vecino reino de Portugal, formando la muralla que divide los cauces de los rios Miño y Duero. Todos estos montes por lo general están poblados de encinas , nogueras, castaños y otra multitud de árboles útiles para la construcción, y de infinita variedad de arbustos, yerbas y plantas. Sus intrincados laberintos y las gargantas de los montes los habitaban antes osos, lobos, zorras, asnos salvages y muchos pájaros de presa; en el dia los habitan cabras, corzos, ciervos y jabalíes, y muchos lobos; la industria mantiene en ellos una de las mejores razas de asnos, piaras de cerdos del mas delicado gusto, y mucha caza. Bañan el territorio multitud de r. que descienden por la pendiente de los cerros. El principal es el Miño que nace junto al monast. de Meyra, y en su curso varia con frecuencia; recibe las aguas de los r. Mi nótelo, Beun, Aullo, Tamboga, el Ladra que viene unido con el Parga,el Narla, después de enya confluencia pasa por la ciudad de Lugo el Sil 2 leguas antes de llegar á Orense, el cual divide los límites de la Galicia y de la provincia de León, y el Avia, el Arnoyacon otros muchos llegadespues áPadrenda, y desde allí forma la raya divisoria del Portugal, por espacio de 14 leguas, en cuyo tránsito baña los muros de la ciudad de T u y , y desagua en el Occéano atlántico, junto al pequeño puerto de la Guardia. También pueden considerarse como rios caudalosos el Tambre, que tiene su origen junto al monast. de Sobrado, y desagua en el Occéano formando la ria de Noya. El Ulla, que nace cerca del L. de Soengas , una legua mas E. de Puerto Marin, recibe las corrientes del Panubre y Furelos, del Arnego y Deza, antes de llegar á Santiago ; baña los campos de esta c , toma las aguas del r. Sar y va á introducirse como el anterior en el Occéano, formando como aquel otra ria llamada de Aroza. El Limia brota media leguas al E. del L. de Codosedo, forma el lago de su nombre que tiene una leguas corta de estension, se le incorpora después el r. Ginzo y otros de menos importancia, y una leguas mas abajo del L. de Manin describe la línea d i visoria del Portugal por su espacio de i 1/2 leguas , y penetra luego en este reino. Otros muchos r. bañan el terr., de los cuales unos desaparecen confluyendo con otros mas importantes, y otros llevan sus corrientes hasta el mar, formando puertos y r. como podrá verse en la descripción especial de cada una de las cuatro provincias. Es también el terr. abundante en aguas minerales, distinguiéndose entre estas las frias de Camondes en el terr. de Bugarin, cerca de Puenteáreas , y las de igual clase que brotan á 1/2 leguas de la ald. de Bejo, distante una leguas de Padrón y 5 de Santiago; pero son mas comunes las aguas termales, entre las que se cuentan como principales las de Caldas de Beyes , Caldas de Cuntis , las de Bande, Viaria, L u g o , Orense, Bretun, las de Cortegada, que nacen por cinco distintas bocas llamadas Fuente de Piedra , de Baño del Cuerpo, del Hierro y Baño del Monte , las de Beran á una leguas de Ribadaviay las de Arteijo y Carballo (V. CORUÑA , provincia). El contar las fuentes de aguas potables, seria casi imposible, observándose en algunas de ellas fenómenos dignos de atención, tales como el flujo y reflujo de la que nace en la cima de Cebret, apesar de su dist. de la mar, y la intermitencia 'déla de Louzana , mas abundante cuanto mayor es el calor. Digimos que entre las montañas que por diferentes lados cruzan el terr., quedan espaciosas llanuras , valles y cañadas mas ó menos á propósito para el cultivo. El terreno de los alrededores de Orense y el suelo llano de Monte R e y , tienen tierras á propósito, y abundan en él las viñas , los castaños, los cereales, el cáñamo, las legumbres y las frutas las campiñas de T u y , deRosamondey Bedasdillo, son hermosas, fértiles y eslan bien trabajadas; aqui se encuentran naranjas, limones, viñas, moreras, flores, maiz, buenas legumbres y lino •• los campos de Pontevedra y las riberas del Uha y de Sarria, hasta la v.del Padrón, rinden abundantes cosechas de cereales , cá ñamo, legumbres, pastos y'sabrosas frutas; lo mismo producen los alrededores de Bayona y Vigo, donde los vinos son muy buenos, y donde se mantienen multitud de rebaños en sustanciosas praderas  por la parte de Santiago y sus llanuras lo mismo que en las márgenes del Tambre, y desde Muros hasta el cabo de Finisterre, aunque el terreno es menos fértil, mas tempestuoso el clima y húmedo el aire, que en los primeros puntos, se hacen buenas cosechas de maiz, centeno, legum bres y se mantiene multitud de volalcria el estenso triángulo cu y os estremos forman las c, de Lugo, Betanzos y Mondoñedo produce maiz, avena, legumbres, cáñamo, lino, castañas y manzanas  la jurisdicciónde Lemus ofrece al E. del Miño una estensa llanura fértil, en cuanto la conservación de la vida reclama; campos que rinden muchos cereales; jardines que dan toda especie de frutas; viñas que producen escelente vino; y el terreno que rodea á Monterey, es rico en toda especie de frutos , y sus campiñas se ven cubiertas de viñas y de linos. Gran parte de esta riqueza la deben los gallegos á su laboriosidad. De aquí, que apesar de ser muchos trozos del suelo poco productivos, se convierta en feraz á fuerza de trabajo, y que no se esperimente en Galicia aquella miseria tan común en otros terr. de la Península. A sus conocimientos agrícolas unen los gallegos el mayor cuidado en la cria de ganados , proporcionando abundante pastos por medio de prados artificiales y naturales á yeguadas y mulatadas, muy estimadas por sus escelentes cualidades ; sobre las cimas de las montañas se ven numerosos atos de ovejas y de cabras, las vacadas son de mucha importancia é innumerables las piaras de cerdos. E n una palabra, cada labrador mantiene el ganado proporcionado á sus necesidades domésticas y á la estension del terreno que posee ó que cultiva. Si se esceptua la calzada real que desde Madrid conduce á la Coruña, atravesando la Galicia del SE. al N O . , los medios de comunicación, tanto interiores como esteriores, son malísimos y peligrosos páralos viajeros, tanto por los acontecimientos naturales, como por los medios que proporcionan á los facinerosos con sus muchas gargantas, encrucijadas y espesuras. El descuido de este elemento de cultura y riqueza de los pueblos, ocasiona gran perjuicio á los gallegos; porque ni su industria, ni su agricultura, ni su comercio , pueden progresar como conviniera. No está tan desarrollada la ind. ni las artes mecánicas como era de desear, no porque el gallego sea perezoso, sino porque como hemos dicho poco ha , les faltan los medios de comunicación que favorezcan la esportacion de sus artefactos. Hay sin embargo, algunas fábricas; en la provincia de Lugo se hacen tejidos de lana, y se fabrican sombreros y paños burdos en la Coruña se encuentra una famosa fábrica de cristales huecos y planos, y en la misma ciudad y en la del Ferrol, se fabrican muchos lienzos y lanas para las embarcaciones, que se consumen en una gran parte de la marina. En T u y y sus alrededores se tejen telas b istas muy apetecidas por su duración y buen uso y algunas finas. Los lienzos de Vivero son muy afamados, y también gozan de gran repulación los curtidos que se trabajan en diferentes partes del terr. La elaboración del cobre y del hierro deja alguna utilidad á los gallegos; pero los ramos que mas ventajas producen oles proporcionan, son la salazón de carnes y la pesca , que su larga costa les suministra de la mejor calidad y variada , á la que se dedican en crecido número, y que venden después fresca en el interior, y esportan salada por considerable cantidad de quintales La ind. minera es poco notable. La mayor parte de los geógrafos ant. y modernos dieron grande importancia á la mineria de Galicia, atribuyendo á sus cordillera muchas minas de oro, plata y otras preciosidades. Ignoramos cuqué pudieran fundar los ant. esta opinión, ni porqué se empeñaron en consignar en sus escritos las riquezas metálicas que los romanos sacaban de Galicia. Si atendemos á la naturaleza geológica de las montañas, menester es decir que los ant. soñaron y que los modernos se dejaron guiar por las alegorías de aquellos. Cierto es que lodavia se refiere la existencia de alguna mina de plata, oculta por la sombra de encinas y castaños; pero lo verdadero es que los solos metales que en el terr. se han esplotado, y que todavía podían esplotarse , pues asi lo dejan conocer las aguas ferruginosas y salitrosas que en varios puntos brotan, son el cobre, hierro . estaño y quizas algo de antimonio. También se encuentran canteras ele mármol blanco, jaspe y otras, vitriolo y azúfre El comercio de Galicia es bastante para nivelar su balanza comercial con las provincia vecinas , y ademas le quedan artículos para esportar á la América y al estrangero, por sus muchos puertos, entre los que se cuentan, como principales los de la Guardia, cerca de la desembocadura del Miño; el de Bayona al cual pueden arribar navios de línea; el de Vigo por el que se hace todo el comercio de Galicia ; el de Redondela no lejos del anterior ; el de Noya donde desagua el r. Tambre ; el de Muros conocido por su pesca y salazón; el de Corcubion, cuyo fondeadero es de lo mejor; el de Camarinas de entrada diíicil pero donde los barcos pueden desafiar á las tempestades mas violentas; el de la Coruña, uno de los puertos mas conocidos de Europa ; el del Ferrol, magnífico arsenal y cabeza del departamento marítimo del N . ; el del V i vero y el de Ribadeo, situado en la desembocadura del r. Eo. La esportacion de sus prod. es poco consiaerable, y por consiguiente las recibe en mayor cantidad de las provincia inmediatas; pero en retorno despacha para todas ellas bestias y pescados, y mucha salazón al estrangero ; también remite á la América y estiende por las Castillas, Andalucías y casi por todos los ángulos de la Península, sus telas de hilo lisas y fabricadas para distintos usos, con otros artículos de 'su industria. En uua palabra , el comercio activo de Galicia escede al pasivo, y le quedan todavía muchos quintales de lana , y sus buenos vinos. La beneficencia cuenta bastantes establecimientos en este territorio , si bien no con tanta profusión como en otras muchas provincia de España; pero tan mal dotados como en todas ellas , y por consiguiente , insuficientes para cubrir las atenciones de este género, apesar de que la laboriosidad de los gallegos hace menas necesarios los socorros públicos. La instrucción pública superior é intermedia posee en el territorio muchos elementos para su desarrollo; pero la primaria, la mas indispensable á la moralidad de los pueblos, se halla no menos descuidada que en el resto de la monarquía; contribuyendo á esto en gran manera la escesiva subdivisión del vecindario en multitud de feligresia éinnumerables lugarcillos, aldeas y barrios. Los gallegos se muestran poco inclinados á aquel refina miento social que se llama civilización , aunque han aban' donado completamente la rudeza que caracterizaba á los p rf mitivos moradores de este vasto terr.  en las montañas se halla con las costumbres mas simples y puras, sin idea alguna del lujo, un pueblo pacífico y hospitalario son en general de buena estatura , fuertes , nerviosos y robustos, y soportan las fatigas con constancia. Lo mismo que los asturianos dejan en gran número sus hogares para buscar en distintos puníosla riqueza, ó proporcionarse mayores comodidades son religiosos y fieles al Gobierno. Los distingue cierta seriedad y franqueza que no hace mal juego con su sobriedad y discreción  les ataca frecuentemente el esplin, y son poco afectos á la sociabilidad su probidad y su valor son proverbiales, y los constituyen los mejores soldados de España mas no todo es virtud en los gallegos, los distinguen también algunos vicios; la venganza; la codicia y los zelos. El habla de los gallegos es uua mezcla de castellano antiguo y portugués, con algunas palabras que todavía conservan de la lengua romana. Hemos presentado á nuestros lectores una ligera descripción déla topografía, clima, riqueza y de los accidentes morales" del terr. de la audiencia de Galicia, elemento indispensable, como hemos manifestado en muchos artículos para juzgar de la criminalidad de los pueblos, por la grande influencia que tienen en las pasiones délos hab.; sin embargo, estas circunstancias no son siempre un conductor seguro para encontrar la mayor ó menor criminalidad. En el terr. mismo, quien quisiera guiarse de ella , caminaría de error en error, y no le seria dado nunca esplicar los resultados que presentan los datos estadísticos. Si bien se ve el terr. de Galicia cruzado por todas partes de elevadas cordilleras y ásperos cerros , no son estos inútiles como en otros diferentes terr. , sino que producen gran ventaja al pais, por sus maderas y ricas yerbas de pastos que los pueblan ni tampoco llenan la superficie de tal modo que no dejen entre unos y otros estensas cañadas y valles , y en diversos puntos espaciosas llanuras, cubiertas de tierras fértiles y capaces de todo género de cultivo; su cielo encapotado por espesas nubes y cargado con frecuencia de humedad, solo en algu'-ios parages tiene e! clima frió, aunque no tanto que pueda influir sobre el sistema fisiológico de los gallegos; por el contrario, es saludable y contribuye á su robustez; activos y laboriosos dejan poco espacio al ocio y por consiguiente al vicio ; y su descanso no es peligroso, porque su carácter pacífico , su religiosidad y respeto á las leyes los hacen inofensivos en los momentos mismos que mas entregados se hallan á sus diversiones, siempre peligrosas en la clase común del pueblo. No se conoce entre ellos la mendicidad , porque el mas infeliz tiene en foro algún ferrado de tierra que cultiva con asiduidad é inteligencia , y le libra de los peligros de la miseria. Si la Galicia no es de los primeros territorios de España en cuanto á Ja industria y comercio , hemos visto que en la uno nivela su balance con las provincias convecinas, después de haber cubierto Ja» jtecesidades interiores, y que les quedan todavía bastantes artículos que esportar al estrangero y á la América. La beneficencia pública no se halla en auge, pero tampoco presenta peor aspecto que en otras provincias; con la ventaja de hacerla menos necesaria la abdicación de los gallegos y su inclinación al trabajo. Tampoco desmerece el estado de la instrucción pública del general en que se encuentra en el resto de la Península ; al coirtrarifr , aparece menos triste que en muchos territorios con tales antecedentes de esperar era que ei territorio de Galicia resultase menos criminal que el mas privilegiado de España , pero desgraciadamente no es asi, como lo demuestran los estados que siguen (Ver en el original) (Continua en el original)




    ANUNCIE SU EMPRESA O NEOGOCIO EN ESTA FICHA. COLABORE CON EL MADOZ

    Busque datos complementarios al catastro o al registro civil. MOLINOS, CASTILLOS, CASERÍOS, ALQUERÍAS, YACIMIENTOS ARQUEOLÓGICOS, CEMENTERIOS, MANANTIALES, ETC... El Diccionario Madoz resulta imprescindible para cualquier trabajo sobre historia de la fiscalidad, los impuestos o la contabilidad pública en España. Otra de sus utilidads principales es la búsqueda de las parroquias a que pertenece cada localoidad, pues en ellas se guardan los registros de bautismo, imprescindibles para la solicitud de la nacionalidad, ya que a menudo son los únicos docimentos que aún pueden encontrarse para acreditar los orígenes españoles de un ancestro.
    visitas


    >



    Publicidad

     
    ©2009 Cheapholidaysinspain.com. Abracadata y Cumbres Borrascosas * C/ Las Eras 8, 24369 Valbuena de la Encomienda, León
    Historia de todos los pueblos de España. Censo, padrón y datos de 1845. Censo rústico y fiscal.