HISTORIA DE JARAFUEL, PROVINCIA DE Valencia, CENSO FIESTAS Y DATOS RÚSTICOS

Historia de todos los pueblos de España. Censo, fiestas y datos de 1845. Censo rústico y fiscal. Diccionario Madoz. Diccionario estadístico e histórico de los pueblos de España. Censo económico. Padrón. Fincas. Partidas de nacimiento. Parroquias


HISTORIA DE TODOS LOS PUEBLOS DE ESPAÑA
BUSCAR PUEBLO POR NOMBRE

CENSO, FIESTAS, IMPUESTOS, ALDEAS, PEDANÍAS, AYUNTAMIENTOS, MANCOMUNIDADES, OBISPADOS.

PUEBLOS DE Valencia

Historia de Valencia


 


>



PUEBLOS DE Valencia

Historia de Valencia

Localización de JARAFUEL , Valencia


MAPA DE JARAFUEL , Valencia
COORDENADAS GPS:
39.139874 , -1.073111

JARAFUEL  (HISTORIA) .
JARAFUEL  - Valencia.


Datos de la localidad:

    partido judicial de entradaen la provincia, audiencia territorial, ciudad g. y diócesis de Valencia se compone de 6 v . , 3 1 . , 1 a l d . , 8 cas. y 5 desp., que forman 9 a y u n t . , cuyas Jdist. en hora entre sí y á las cap. de que dependen, resultan de la siguiente escala (Ver en el original) S I T U A C I Ó N Y C O N F I N E S . Situación al estremo ocidental de la provincia, y confina por N . con el partido de Chiva ; E. los de Carlet, Alberique y Enguera; S. el de Almansa (provincia de Albacete), y O. el de Casas Ibañez (id.) y el de Requena (provincia de Cueqca). Su estension es de 9 horas de IS. á S. y 11 de Este á Oeste C L I M A . LOS vientos que reinan con mas frecuencia son el O. y N O . aunque alguna que otra vez soplan los del Este y S. su atmósfera está de ordinario despejada en los meses ae calor, lo mismo en el rigor del invierno cuando reina el viento N . ; pero en la primavera y otoño se agrupan casi de continuo infinidad de nubarrones, que ajitados por los vientos, ya se detienen, ya dejan paso á los rayos del sol, y que disipándose unas veces en la atmósfera, y produciendo granizadas, ó lluvia pasajera en otras, ocasionan una temperatura varia y á veces desagradable por los repentinos cambios ello no obstante su clima es bastante templado y saludable, aunque suelen padecerse en los pueblos del valle de Cofrentes algunas herpes, sin duda porque sus veciudad se sirven para sus usos de fuentes saladas que allí nacen. M O N T E S Y sus A C C I D E N T E S . En la circunferencia de este partido por el lado septenírional no se halla otro monte propiamente dicho que la sierra de Maltes, porque el conocido con el nombre de Cherrichana no tiene altura alguna, si no es considerándole con el suelo del valle de Cofrentes. La indicada sierra de Maltes está entre los término de Cortes de Pallas y Requena tendida de O. á E.; descuella sobre otros montes de menor magnitud que se avanzan en distintas direcciones su suelo es áspero, sus vertientes rápidas y aun perpendiculares en muchos puntos, de donde proviene el no tener fácil subida para su cumbre. Al reconocer el lado oriental del p a r t . , después del que acabamos de reseñar, se advierte el monte Ha mado Caballón (V.), que comenzando en Antello del partido de Alberique, corre al N O . , formando cordillera por espacio de 7 leguas hasta que se introduce en la provincia de Cuenca por Jaraguas, sirviendo siempre de muro izquierda al Júcar, no es grande su elevación respecto al suelo sobre que descansa; pero mirado desde los pueblos de la ribera del Júcar es la eminencia que mas descuella por el lado occidental, como que cierra su horizonte por esta p a r t e , hallándose después algunos cabezos poco notables procedentes de la Mueh de Cortes, cuya masa principal radica dei.tro del partido Casi al estremo opuesto de este lím. se levanta en el término de Teresa de Cofrentes cerca del de Bicorp, el bien conocido monte de Caroche (V.), que por todos lados estiende ramificaciones bastante pronunciadas se ignora cuánta sea su altura sobre el nivel de! mar, pero no cabe duda en que es estraordinaria, toda vez que distando mas de 10 horas de la costa en el mediterráneo, los navegantes distinguen la cima con el nombre de Sierra de Enguera ó Pico de Caroche. Pasando á examinar el lím. meridional del partido que nos ocupa, solo las sierras de Ayora (V.), pueden mencionarse como montes de alguna consideración se desprenden de la sierra de Aleóla en el término de Jarafuel, llevando su dirección de N . á S. en forma de cordillera; pasan por el E. de Teresa y Ayora, donde se ramifican con Caroche y l a s s i e r r a s d e Bicorp, Queso y Enguera, continuando luego hasta el puerto de Almansa íu suelo es baslante escabroso. Hemos llegado á Ja parte occidental del parí, en la que se ve primeramente el monte Meca, digno de atención por las antigüedades que en él se descubren proceed del término de Almansa donde se le denomina Mugrón, y entra en el de Ayora casi por la parle del S., feneciendo á poco de haber atravesado el lím. de ambos término Las Muelas de Carcelen, por donde pasa desde Meca la línea divisoria occidental del partido, que es la única que separa la provincia de Valencia de la de Albacete, son puntos también notables, que aunque pertenecen al partido de Casas lbañez, destacan algunos cabezos sobre el término de Ayora, de los cuales el mas principal se le denomina Palomera, que por su magnitud se le considera como monte independiente otro de estos es el de la Unde , siguiendo la misma dirección, y el Puntal del Cuerno, que teniendo la misma procedencia van á terminar lambien en la jurisdicciónde Ayora, dejando todos ellos algunas rinconadas donde se hallan preciosos heredamientos y manantiales de agua cristalina. Rscorriendo el mismo lím. hacia el N . se tropieza con la sierra dicha del Castillico, que desde el término de Jarafuel, en el que radica su cuerpo principal, se avanza dirijiéndose al O. para introducirse en lajurisd. de Carcelen y villa de Ves, provincia de Albacete, partido de Casas-Ibañez, á donde va á fenecer reduciéndose á pequeñas lomas. Por el lado N . produce diferentes ramificaciones que en los término de Casas de Ves, Jarafuel y Jalance, forman un conjunto de montes, collados, barrancos y desigualdades en la estension de mas de 2 leguas cuadradas hasta la garganta que sirve de cauce al r. Júcar; debiendo notarse solamente aqui de entre dichos montes, el que.se denomina Puntal de los Tres Mojones, que tendido de S. á N . marca la división de los mencionados partido de Jarafuel y Casas-Ibañez. Pasando dicho r. sin apartarnos del linde que seguimos, y ya casi al estremo de él, se encuentra la Sierrecilladel Campo que parte de entre los t é r m . de Jalance y los pueblos de la espresada jurisd. de Ves , y se introduce en el partido de Jarafuel, trayendo la dirección de O. á E., formando luego un ángulo en el punto conocido por la Solana de Pinares, tuerce al N. para prolongarse sobre 3/4 de hora por el término de Cofrentes hasta otra garganta que da paso al r. Cabriel. Concretándonos ahora al interior de! p a r t . , y no obstante que este como toda su circunferencia , es cuasi un monte continuado, se cuentan sus prominencias como otros tantos independientes, porque dejan intermedios alguncs cuerpos menos pronunciados, ó bien hondonadas y barrancos de mas ó menos estension. Siguiendo el sistema comenzado, es preciso notar, que las mencionadas sierras de Ayora, subiendo desde Almansa hacia el N.¿ cruzan por los término de Ayora, Teresa y Jarafuel; y aunque parecen concluir en el monte Aleóla, pueden considerarse como que se prolongan por espacio de 7 horas hasta Jalance y Cofrentes, donde se cortan para dejar paso al Júcar, si bien en cada uno de dichos pueblos toman nombres particulares. Esta cordillera forma el lado oriental del valle de Cofrentes, y el occidendental de la cañada de Zabaque ó de Abajo, situado entre ella y la Muela de Cortes (V.), que es otra gran montaña que corre al E. de aquella y se estiende desde el cauce del Júcar que queda al N . , hasta introducirse en el término de Bicorp por el S., y enlazándose al mismo tiempo por t i E. con los montes de Millares, los cuales en cuestas rápidas van á fenecer sobre la orilla del espresado r. Las Atalayas son otra porción de picachos dimanantes del Puntal del Cuerno, que ocultándose en la hoya del Agua aparecen otra vez al cuarto de hora formando el cerro de los Carpios, y después las indicadas alturas que se prolongan de E, á O. por Ayora y Zarra, feneciendo cerca de Jarafuel. La muela de Juay se levanta en el confín de Jalance y Jarafuel hacia NO. del valle de Cofrentes y al E. de. la Sierra del.Castillico, la cual se estiende también desde la márgenes der. del Júcar hasta la Cañada de arriba de Jarafuel. A la izquierda del mencionado r. se encuentra la muela del Oro con una multitud de montes escarpados, dimanantes de ellas que parecen sus raices, y las sierras de Dos-Aguas que mas bien son una continua cion del monte Caballón, que como ya dijimos, se estiende en forma de cordillera sirviendo de muro izquierda al Júcar. Ei nalmente, al SO. de Ayora se advierte el llamado Monte Mayor , que elevándose de repente á una altura considerable, se estiendeeula misma dirección romo 1/2 hora, y dismi nuyendo después gradualmente su elevación, tuerce al SO. formando el llamado Collado de San Juan, por medio del cual va á enlazarse con el Mugrón de Almansa. La naturaleza de todos los montes descritos y demás que existen en el p a r t . , es caliza y su forma irregular, si bien se asemejan cuasi todos en estar compuestos de capas ó bancos de piedra colocados horizontalmente unos sobre otros. Crecían no ha muchos años algunos vejetales en ellos para ocultaren parle aquella desnudez y suministrar abundantes maderas á los naturales ; pero desconociendo estos sus propios intereses, han talado dichos montes, privándose con ello de los innumerables beneficios qué les proporcionaban. Sin embargo , en lo alto de la muela de Cortes y en varios parages de su dilatado t é r m . , en las inmediaciones de Caroche y en las partidas de Bayar y Campillo de la jurisd. de Teresa; en las de la Molinera é inmediaciones del término de Ayora; en la de la Carrasca de Jarafuel, y en el coto de Dos Aguas situado al frente del mismo pueblo , sitios todos formados por las faldas de los montes descritos, existen todavia grupos de pinos para maderas, leñas y carboneo; y en toda la estension del partido no cultivada, arbustos como son, sabinas, enebros, lentiscos, romeros, bojes, aliagas, adelfas y otros muchos, como también pastos para ganados c a b r í o , lanar y mular. La piedra de los enunciados montes puede emplerse únicamente en cales y en edificios de silleria ó de otra especie en algunas colinas de Ayora y del valle de Cofrentes se halla también un mármol negro con alguna que otra vena blanca que admite buen pulimento, si bien no pueden estraerse piezas de grandes dimensiones. En los mismos términos se encuentran canteras de alabas- í tro y yeso, vetas de almagra, arcilla ó greda de bataneros, ! y varias sierrecitas de amoladeras de diferentes calidades. 5 En las canteras de yeso es frecuente tropezar con algunas i porciones cristalizadas que sirven para piedras de luz ; y [ también en las citadas canteras ó en sus inmediaciones se i encuentran jacintos de Compostela, de 6 l a d o s , encarnados blancos y de color de castaña. No cabe duda tampoco que • existen en diferentes puntos del partido minas de metales, la8 l mas de hierro y cobre, pu<s en los término de Ayora y Co' ¡ frentes se principiaron á esplolar algunas en 1 8 4 1 , habién- ! dose abandonado luego sin llegar á analizar sus productos, ni á descubrir bien los criaderos. Vistas ya las principales alturas y cordillera de la circunferencia é interior del partido, no debemos pasar en silencio la notable garganta por donde cuela el r. Júcar en toda su estension. Desde que en el término de la v. de Ves abandona la Castilla dicho r. para introducirse por el de Jarafuel en la provincia de Valencia, una profundidad estraña oculta casi enteramente su corriente hasta cerca de Jalance derrumbaderos j enormes, cortes perpendiculares, á vecesdemas de 8 0 0 palmos, rocas desgajadas y peñones aglomerados en lo mas bajo, forman las barreras que por uno y otro lado encierran el álveo de aquel caudal en un ámbiio estrecho, sin que para nada uedan aprovecharse sus aguas. Al acercarse á Jalance, 1/2 ora masabajo de Cofrentes, se ensanchan algo sus riberas formando hermosas huertas al pie de las faldas de los montes próximos; pero luego aparecen otra vez las grandes peñas cortadas, la misma estrechez, y con corta diferencia las mismas circunstancias del terreno, que arriba se han anotado, y que siguen el curso del r. hasta que en Millares abandona este p a r t . , en el cual no parece sino que la naturaleza, para darle paso, abrió una estensa grieta á costa de grandes trastornos sobre el suelo sólido, cuyo hecho atestiguan todavia los espresados cortes de las rocas, que con sus ángulos entrantes en un lado, y los salientes en el opuesto, las manchas, desigualdades y otras señales que se presentan en correspondencia exacta, no dejan la menor duda en el contacto en que debieron estar aquellas duras y estraordinarias moles ahora separadas algunos centenares de palmos. Escusado es decir que aquellos sitios son peligrosos ya por su suelo, ya por los breñales de que está cubierto, donde únicamente se cobijan lobos, ciervos y cabras monteses. T E R R E N O . Por lo que acabamos de manifestar se habrá visto que todo el ámbito del partido es un grupo de montanas , entre las cuales se encierran, porciones de terreno destinadas a l a agricultura, ya en sus superficies planas, ya en las faldas de las mismas montañas, ya en lomas ó cerros d é l a misma calidad que aquellas, pero que deben su formación induJah'emente á la descomposición de las mismas que súbita ó lentamente han ido despojándose de sus partes mas flojas ó de sus capas terreas para depositarlas en los sitios mas profundos. Asi es que sobre los lados orientales de la sierra de Ayora y cerca de sus raices, se encuentran una porción de heredamientos en suelos inclinados alternativamente con pequeñas llanuras y vericuetos; notándose entre otras las labores de Pere Cátala, de los Collados y d é l a Molinera en Ayora, y las del Campillo, Patrones y Caroche en Teresa á esta misma clase corresponden las de la Unde , Palomera, la Ombria y otras que se encuentran bajo las muelas de Carcelen , término de Ayora, la de la Hoz en el de Zarra junto á las raices de las Atalayas; las de la Carrasca cerca del Castiliico, y las de la rambla de Murel, que ocupan la falda occidental de la espresada sierra de Ayora eu terr. de Jarafuel y Jalance; las del Campo y Granera que caen ai E. y O. de la Sierrecilla en el de Cofrentes, y las del Oro, Castiblanque y todas las de los término de Cortes, Millares y Dos-Aguas. De otra especie son la Vega de Ayora, las Hoyas de Arona, y todos los heredamientos que ocupan el espacio que media entre las raices de Meca, Monte- mayor y otros pequeños cerros del O. de aquella v . , y la referida sierra de su nombre, pues en toda su estension desde la misma Ayora hasta cerca de Almansa, que median 3 horas próximamente , se notan fértiles llanuras bien cultivad a s , viñedos, oarrascales, algunos olivares que pagan bien al labrador. La Cañada de Arriba , contenida entre las atalayas , Puntal del Cuerno , Castiliico y muela de Juay , perteneciente á Jarafuel, es otra preciosa llanura que se estiende sobre 3 horas de Este á Oeste, prolongándose al S. con una especie de brazo que va á buscar las dichas hoyas de Arena por la llanura que llaman Hoya del Agua, interpuesta entre el Puntal del Cuerno y cerro de los Carpios, y con otro dinjido al N. forma la llamada Cañadilla que queda cercada por las raices del Castiliico ó Collados de la v. y Blanco y por la y a mencionada muela de J u a y . En el mismo término de Ja rafuel se encuentra casi toda la Cañada de Abajo, denominada también del Zabaque, á la que limitan por O. las sier- ' ras de Remeea y Aleóla, por el S. los ramales que de las mismas cruzan hacia Catoche y montes de Ricorp; por el E. Ia muela de Cortes, y por el N. los derrumbaderos (pie desde la misma Cañada por la partida de Sacras conducen al r. Júcar su long. que es de N. á S . , contando las porciones que por ambos (stremos caen en los término de Jalance y Teresa, se regula en poco mas de una. hora, y la lat. en algo mas de 1/ 2 . La cabdal de su suelo es con corta diferencia como la de la Canadá de Arriba y demás llanuras que se han reseñado; secano, de tierra compacta y de color oscuro en lo mas hondo y llano; mas lijera, algo pedregosa y menos productiva, en las orillas donde se pierde ya el nivel para principiar las montañas , circunstancias que con mas ó menos estension se pueden aplicar igualmente á todos los demás terrenos de labor que quedan esplicados. Otro de los parages bajos del terr., es la Cañada de Gayeta ó de la Venia que yace al pie y lado meridional de la sierra de Maltes, térm de Corles, tendida de O. á E. entre aquella y otros pequeños montes del lado opuesto sus dimensiones son menores que la anterior, y la calidad déla tierra semejante, si bien en esta última se encuentran algunas huertas que no tiene la otra. Llegamos últimamente al ameno valle de Cofrentes, que aunque descrito ya en su art. correspondiente (V.), no por ello nos creemos escusados de decir algo ahora para completar esta parte de nuestra descricion. Sin duda debió tomar el nombre de valle, mas bien por las 5 importantes vecindad contenidas en su interior, y por los cas. que antiguamente debió abrazar bajo de una misma jurisd., que por su localidad considerada como llanura; pues si es verdad que su horizonte le cierran alias montañas, también lo es que su suelo está formado de colinas, pequeños cerros y sierrecitas que alternando con algunas vegas, vallejos y ribera de poca estension , presentan á lo lejos la imagen de un mar en estado de agitación. El terreno solo se diferencia del restante que dejamos descrito en ser de regadío, muchas veces aun en las cuestas mas indinadas; y en que casi todo está cubier'o de árboles, ofreciendo una vejetacion lozana y un verdor que solo se interrumpe en alguna de las alturas del interior formadas de yesares, amoladeras y mármoles negros sin embarco se ven también algunas fajas y manchas de arcillas celestes, de margos medianamente endurecidas, y de tierras rojas tan compactas, que no admiten cultivo alguno. Ríos, A R R O Y O S Y F U E N T E S . La corriente principal que cruza esle partido es el r. Júcar (V), que penetra en él por el término de Jarafuel llevando su dirección del O. á E. con alguna inclinación hacia el N., corriendo por la profunda garganta que antes reseñamos. Al llegar á Jalance , cuya v. queda á la izquierda toma esta última dirección del N . ; recibe las aguas del riach. La Hoz , y metiéndose de nuevo en una sorprendente angostura llega á las huertas de Cofrentes ; pasa lamiendo el cerro donde está edificada la población que cae á la izquierda, y un poco mas abajo se le une el r. Cabriel, habiendo dado aguas para regar algunas huertas y mover 3 mobnos harineros y un batan. Liesde esta confluencia tuerce el r. hacia el E. con alguna inclinación hacia el S . ; continúa por entre peñascos hasta Cortes de Pallas, que está á la der.; avanza luepo dejando a la izquierda á Dos- Aguas, y por Millares, donde se ve un buen puente, se sale del partido para entrar en el Alberique. El r. Cabriel (V.) entra también en el partido por otra garganta menos angosta que la del Júcar, formadas por cerros de yeso en el término de Cofrentes; su dirección es de O. á E., y dividiéndose por mitad la ald. de Casas del Rio, que se comunica por un puente de madera y poca obra ,* va á tocar las raices del cerro de Cofrentes por el lado s e t . , y por el estremo oriental del mismo se derrama en el Júcar. En la espresada ald. se le sangra por medio de una rueda que mueve la misma agua , suficiente para un molino harinero y para regar una porción de huertas mas abajo por medio de 2 presas de madera se le toma otra gran cantidad f de agua para riego de Cofrentes y otros molinos harineros j hay otro puente de madera de poca solidez bajo la espresada ¡ v. por el cual pisa el camino que vaáMacastrey Requena. El arroyo La Hoz (V.) nace en la jurisdicciónde Zarra, corre al NE. por j la parte occidental de Teresa, mas abajo de cuva v. recibe el ) arroyo de Ayora ó Eeconqae (V.); tuerce al N. cruzando los l término de Jarafuel y Jalance hasta que desemboca en el Júcar después de haber tenido un curso de 3 leguas, fertilizando algunas huertas y dandoimpulsoá varios molinos harineros. Otra porción de arroyos y riach. corren por el parí, como son el Argonjeña, Rinron, Barranco del Agua, idem de la Barbulla, Bal y Castdblanque , que no merecen una particular descripción , si bien sus aüuas fertilizan algunos terrenos. Innumerables son las fuentes que brotan en el partido, y fuera imposible é inútil detallarlas todas; por lo mismo nos limitaremos á dar razón délas mas principales, que son las del Barranco del Agua , Anguilas y Ral , en el término de Jarafuel ; las de la Pedriza; fuente de Ayora, Almendrolero y Fuentesuela en el de Ayora ; las de la Argonjeña , Rincón de Relilla y Patrones en el de Teresa ; las de la Higuera , Teja , Nofre y del camino de Ayora en el de Zarra ; las de Barbulla y Sacras en el de Cortes ; las de San José en el de Dos Aguas; las de Granera , Pilón y Torrecilla en el de Cofrentes ; las del Pilarico, la Teja y los Cintos en Jalance, y las del Nacimiento y Tornajos en Millares. Ammismohay pn los término de'lofrentesy Dos- Amias una porción de manantiales, cuyas aguas dan bastante sal por medio de la ebullición al fuego; pero sal de poco peso y grano, aunque sí de una blancura estraordinaria también existe una fuente sulforosa en el mismo término de Cofrentes, y en el de Cortes, cerca de la partida de Sacras , otra de agua termal muy semejante á la de Toya, que aunque sin analizar, suelen bañarse en ella los que padecen dolores reumáticos, muchas veces con buen éxito. PRODUCCIONES. Las que generalmente se dan son trigo, cebada, centeno, avena, aceite y vino,las tierras de secano, y lo mismo las de riego, que crian ademas maiz. legumbres y hortalizas, moreras, almeces, higueras , nogales y otros muchos árboles frutales; siendo de notar que desde la muela de Corles hacia el E . , se encuentran también algunas algarrobos que no pueden aclimatarse en la parte opuesta. Se mantiene bastante ganado cabrío y lanar, poco mular y asnal; y hay caza de ciervos, corzos, liebres, conejos, perdices , palomas y otras aves, con algunos lobos, zorras y varios reptiles. CAMINOS. LOS que cruzan por el partido son todos de herradura, si se esceptua el que va de Almansa á Ayora y aun hasta Teresa por el cua! andan los carros su estado es algo quebrado por la naturaleza misma del terreno. Seria muy útil la construcción de un brazo ó ramal de camino carretero que desde Bequena atravesare por el valle de Cofrentes y Ayora hasta Almansa, con lo cual, al paso que se estimularía á los naturales ó estranos á utilizar las ventajas que ofrece el terreno para la construcción de establecimientos fabriles, se facilitaría la rápida y beneficksa comunicación por esta parte entre las provincia de Murcia y Cuenca, evitando el rodeo que hoy tiene que darse con bajar á Játiva ó subir á Albacete, únicas carreteras que se conocen para los trasportes entre dichos puntos. IKDCSTRIA Y COMERCIO. Para evitar repeticiones nos remitimos á lo que , s*obre estos dos puntos, decimos en los art. Cofrentes, valle, y Jarafuel v. FI.RIAS Y MERCADOS. N O se celebran en los pueblos de Cortes de Pallas, Dos-Aguas, Millares y Zarra; en los demás hay un mercado semanal por el orden siguiente lunes en Ayora; martes Teresa; miércoles Jarafuel; jueves Jalance , y viernes Cofrentes. Los art. que en ellos se venden son por lo regular ropas de lana, seda y algodón , quincalla , vidrio, loza, baca lao , sardinas , arroz, algunos frutos y verduras. Del 20 al 23 de setiembre de cada año, tiene lugar una feria en Ayora donde se ven con mas abundancia los propios art. y algunos otros de sombrerería, corregería, jalmería, platería, confitería y algunas caballerías mayores y menores. ESTADÍSTICA CRIMINAL. Los acusados en este partido en el año de 184-3 fueron 37 , de los que resultaron absueltos de la ins tancia 2, penados presentes 34. contumaces 1, reincidentes en el mi-mo delito t y en olro difereníe 3 délos procesados 15 contaban de 10 á 20 años de edad, 17 de 20 á 40 y 5 de 40 en adelanle; 34 eran hombres, y 3 mujeres ; 26 solteros y 11 casados. Ninguno de los acusados sabia leer ni escribir, y los 37 ejercían artes mecánicas. En el mismo periodo se perpetraron 21 delitos de homicidio y de herida con 2 armas de fuego de uso lícito, 1 de ilícito, 5 armas blancas permitidas, 5 prohibidas, 7 instrumentos contundentes y 1 instrumento ó medio no espresado. Terminamos este art. con los dalos estadísticos que comprende el siguiente (Ver en el original)




    ANUNCIE SU EMPRESA O NEOGOCIO EN ESTA FICHA. COLABORE CON EL MADOZ



    Residencias de ancianos en .

    Busque datos complementarios al catastro o al registro civil. MOLINOS, CASTILLOS, CASERÍOS, ALQUERÍAS, YACIMIENTOS ARQUEOLÓGICOS, CEMENTERIOS, MANANTIALES, ETC... El Diccionario Madoz resulta imprescindible para cualquier trabajo sobre historia de la fiscalidad, los impuestos o la contabilidad pública en España. Otra de sus utilidads principales es la búsqueda de las parroquias a que pertenece cada localoidad, pues en ellas se guardan los registros de bautismo, imprescindibles para la solicitud de la nacionalidad, ya que a menudo son los únicos docimentos que aún pueden encontrarse para acreditar los orígenes españoles de un ancestro.
    visitas


    >



    Publicidad

     
    ©2009 Cheapholidaysinspain.com. Abracadata y Cumbres Borrascosas * C/ Las Eras 8, 24369 Valbuena de la Encomienda, León
    Historia de todos los pueblos de España. Censo, padrón y datos de 1845. Censo rústico y fiscal.