HISTORIA DE HURDES, PROVINCIA DE Cáceres, CENSO FIESTAS Y DATOS RÚSTICOS

Historia de todos los pueblos de España. Censo, fiestas y datos de 1845. Censo rústico y fiscal. Diccionario Madoz. Diccionario estadístico e histórico de los pueblos de España. Censo económico. Padrón. Fincas. Partidas de nacimiento. Parroquias


HISTORIA DE TODOS LOS PUEBLOS DE ESPAÑA
BUSCAR PUEBLO POR NOMBRE

CENSO, FIESTAS, IMPUESTOS, ALDEAS, PEDANÍAS, AYUNTAMIENTOS, MANCOMUNIDADES, OBISPADOS.

PUEBLOS DE Cáceres

Historia de Cáceres


 


>



PUEBLOS DE Cáceres

Historia de Cáceres

Localización de HURDES , Cáceres


MAPA DE HURDES , Cáceres
COORDENADAS GPS:
39.479389 , -6.399167

HURDES  (HISTORIA) .
  - Cáceres.


Datos de la localidad:

    comarca ó terr. en la provincia y audiencia territorial de Cáceres, partido judicial de Granadilla, diócesis de Coria, ciudad g. de Estre madura comprende 5 concejos ó ayuntamiento formados de cierto número de a l q . , las cuales están igualmente distribuidas en 7 parr. Los nombres de los concejos, alq. que comprenden y parr. á que están adscriptas, aparecen del siguiente estado. (Ver en el original) Resulta por consiguiente, que el ayuntamiento de Cabezo tiene 4 alquerías; el de Camino.morisco 10; el de los Casares 9; el de Nuñomoral 12, y el del Piuo 11 que ¡a parr. de los Mestas tiene 3 alquerías, dos en el concejo del Cabezo y una en el de Camino-morisco; la del Ladrillar otras dos en el concejo del Cabezo, ambas; la del Pino 17, las 6 en el concejo de Camino-morisco y todas las de su propio concejo; la de los Casares las 9 de su concejo; la de Nuñomoral 11 de su concejo; la de Vegas de Coria una en el de Nuñomoral y otra en el de Camino- morisco, y la de Cambroncino dos en este último concejo; componiendo un total de 4 6 alquerías ó poblaciones dispersas. Algunos hacen estensivo el terreno de las Hurdes á los pueblos y parr. de Casar de Palomero, que compréndelas alquerías de Azabal y Pedro Muñoz, y la de Ribera-Obeja y P e s g a ; pero aunque es cierto que estos pueblos están dentro de las primeras cordilleras, nosotros los separamos de aquella compresión, porque en rigor no deben confundirse con el pais llamado específicamente Hurdes. Tampoco debe confundirse con esta denominación el valle de las Batuecas ni el término del Soto-serrano (Salamanca), que abraza las alquerías de Cabaloria y Martinebron, porque el primero es un distrito separado, y el segundo un pueblo regular y bien ordenado, como lo es el Casar, aunque tengan dependencias en las alquerías que le son anejas nosotros ceñimos esclusivamente el terreno de Hurdes á los 5 concejos espresados. Este pais casi desconocido cn el resto de la nación, forma un verdadero paréntesis, no solo en la materialidad de su posición, respecto á los pueblos que le rodean, sino tambieu en las ideas, en las costumbres, en la religión y hasta en el progreso de la especie humana lo poco que de él se ha escrito está lleno de inexactitudes y de faltas, que nosotros quisiéramos evitar, porque interesa mucho saber lo que aquello cs y lo que ofrecer pueda á la consideración del Gobierno y al alivio de la humanidad. SITUADO al estremo septentrional de la provincia de Cáceres, es propiamente una multitud de montañas reunidas dependientes del ramal der. de los dos en que se divide la sierra de Gredos y Bejar al llegar al puerto de Baños esta informe y montuosa aglomeración de sierras ó alturas mas ó menos elevadas, camina en dirección de Este á Oeste casi en línea recta con los nombres de Mestas, donde principian á alzarse ; Lo mopinto , Serradilla de lo llano, Monsagro, Porteros, Caballo, Esparaban, y Caldereros ó Puerto-viejo sus confines son al N. con la provincia de Salamanca ; NE. la sierra de Francia; S. Casar de Palomero, Ribera-Obeja y Pesga; O. Bronco y las sierras de Gata, estendiéndose 12 leguas deE. á O. desde el desp. Diganzales, hasta la alq. de la Obejuela, y 6 de N. á S. desde la sierra de Porteros á Arroyo-eerezo ó al r. del Pino en todo este distrito no se halla una superficie plana de 1,000 varas cuadradas; está formado p o r 4 cordillera ó mayores líneas de montañas distinguidas por su mayor agregación y altura, de las cuales proceden un sin número de subalternas, dando orijen á los diferentes valles que forman el terreno; los mas notables de estos son, el de Arrolobos, Nuñomoral, los Casares, Valle Clemente, y de la Ribera; por los cuales corren otros tantos rios que reciben en su curso multitud de afluentes, producto de las infinitas é inaccesibles quebradas de t e r r e n o ; estas montañas se componen de los géneros calcáreo, silíceo y granitoso, dominando el segundo, del que hay hermosas canteras en forma de hojas de libros, y de las que se estraen piezas bonitas para embaldosar ó empizarrar, particularmente en el concejo del Cabezo ó la Ribera; en el último género se encuentran incrustadas diferentes piedras preciosas, como el chorlo , ópalo granate, esmeraldas y otras; mientras que en el calcáreo se observan capas de conchas marítimas y fluviales, parecidas á las de las ostras y erizos de mar no deben escasear tampoco las minas de oro, cuando todos los rios y arroyos del pais arrastran muchas pepitas y arenas de este metal; las hay también de hierro y cobre, á juzgar por los ricos ejemplares quede uno y otro se encuentran en todas partes. Distingüese la comarca de las Hurdes, por la lozana vejetacion de que se halla completamente cubierto el terreno en todas las estaciones del año, de brezo, jara, terebinto y madroño , y únicamente en las altas cumbres de los cuerpos primitivos, se distinguen al pie de sus escarpadas crestas, encinas y alcornoques, cuyos robustos y ancianos troncos atestiguan el poco daño que han sufrido, mientras otros caídos y consumidos sus restos, después de una vida de muchos siglos, hacen ver que ni aun en tal estado tienen que temer el hacha destructora del leñador en otros puntos se ven estas mismas encinas enlazadas con las parras que crecen á su pie, formando agradable contraste el oscuro color verde de sus menudas hojas, con el mas claro de las parras y como formando empeño en crecer unidas y enredadas hasta una altura asombrosa ; en otro tiempo el arbolado de castaño ocupaba una gran parte del pais, pero estos árboles cansados de producir por una larga vida sin reformarlos jamás, han perecido en su mayor parte por lo de mas el cultivo es miserable, reducido solamente alo que el terreno permite con mucha dificultad en ciertos sitios de las orillas de los arroyos ó quebradas, formando unos huertecitos, para lo cual se rebaja el terreno y se alzan paredes que constituyen la pequeña planicie que ha de sembrarse, de una estension de 3 0 á 4 0 pies de largo y de 1 2 á 1 5 de ancho lomas, trayendo algunas veces la tierra vejetal'que contienen estos huertos desde largas distancias y al hombro á los bordes de estas ruines heredades, hay guindos, cerezos, alguna pavía, higueras, parras y olivos, que unos y oíros frutales jamas han recibido cultivo, dejándolos crecer cuanto quieren, y llevando por consiguiente en lozanía lo que debieran tener en fruto, el cual sin embargo es esquisito; ademas de la desidia de los cultivadores, tienen contra sí estos h u er tos, por un lado el ser presa en una gran parte de los jabalíes que todo lo destruyen, cuyas fieras se encuentran en manadas de 15 , 20 y mas reunidos, sin temor jamas de ser ofendidos por nadie; y por otra las avenidas de los rios, á cuyas márgenes se hallan, que en virtud de la estrechez de los valles se inundan con facilidad , haciendo desaparecer el poco trabajo allí empleado; el cual vuelve á reproducirse cuantas veces sucede esta desgracia, siempre por los mismos medios. En lo profundo de estos valles y también á las márgenes de los arroyos, están generalmente situado las alquerías, entre inaccesibles riscos y barrancos en tanto estremo, que casi es imposible entrar en ellas á caballo ; sirvan como egemplo la de Riomalo de Arriba, situado en tanta profundidad que carece de sol en los meses de noviembre, diciembre, enero y parte de febrero; la de Gasa-hurde, que mirada desde el camino que sale á Castilla por la sierra de Porteros, parece sumida en el abismo ; la del Gaseo, Fragosa y el Avellanar por el contrario, en terreno tan áspero, que'solo trepando á pie por sus áridos pizarrales, se puede llegar á sus miserables guaridas. Estas alquerías se componen de varios grupos informes de casas, y estas que mas pueden llamarse grutas ó pocilgas, se construyen cavando en la tierra todo su recinto interior, para elevar las paredes en el esterior, tanto menos, cuanto mayor es la profundidad que resulta ; este recinto se cubre después con los ramos ó brazos de los árboles, poniendo encima eu lugar de teja, grandes láminas de pizarra que escurren el agua unas sobre otras , todo sin barro ni argamasa de ninguna clase, y menos lucido ni encalado; su mayor altura es de 6 á 1 pies, de forma que su coste hecho por jornales podria ascender á 4 duros, que los moradores economizan haciéndolas ellos mismos el aspecto esterior, por consiguiente, es tan mezquino confundiéndose con el color y escabrosidad del terreno, que se necesita alguna atención para conocer á alguna dist. que allí hay un pueblo ó que allí viven seres humanos en el interior constan estas casas de 2 espacios en el primero ó sea en el de entrada, se coloca el miserable jumento, ó 4 ó 6 cabras que algunos tienen, y el segundo se ve lleno la mayor parte de carnadas de heléchos secos, que sirven para el descanso, quedando un trecho para el fuego la podredumbre de este vejetal, que tiene la propiedad de fomentar la basura que producen unos y otros habitadores, que jamas se estrae fuera con el objeto de formar el beneficio para sus huertas, produce una fetidez horrible aun en las carnadas en que se crian los lobos cervales y jabalíes, hay menos corrupción y mas limpieza. Tal es p u e s , el aspecto del pais si se coloca el observador en un punto de altura á propósito, no distingue en cuanta estension pueda descubrir efecto alguno de la existencia y habitaciones del hombre, pues colocadas las alq. en las profundidades, y á orillas de los arroyos sus huertecillos, solo se observa la montuosidad natural, ofreciendo á la vista un panorama tristísimo salvage, nunca hollado (al parecer) por la planta de ser umano. Ríos. Diferentes r. y arroyuelos, surcan la comarca en todas direcciones, como que no hay a l q . , que á lo m&nos no le bañe uno; pero lodos mueren luego en el r . Alagon , y todos caminan de N. á S. esceptuando el de los Angeles ó del Pino, que lo hace de O. á E. y el Alagon viceversa hasta salir de las Hurdes , que cambia su curso hacia el S. los principales r. son Alagon, Angeles, Ratuecas, Cabezo, Casares, Mestas, Heridas , Valdelazor y Vegas de Coria; los restantes toman su nombre de las alq. inmediatas por donde p a s a n , ó en las alturas en donde nacen. C A M I N O S . NO merecen este n o m b r e , pues todas son veredas y trochas intransitables, que solo sirven para comunicarse de una á otra a l q . ; son sin embargo menos malos, el que desde la Alberca (Salamanca) atraviesa todo el pais hurdano para comunicar con la sierra de Gata, y el que se estiende por Nuñomoral á los Casares para pasar al partido de Ciudad-Rodrigo » y el que atraviesa la sierra de Esparaban, por donde pasan los moradores del Pino y pueblos limitrofes á Ciudad- Rodrigo. P R O O U C C I O Í Í E S . Judias , cierta especie de berza y patatas de mala calidad , aceite, mucha miel y cera , vino y algunas frutas en algunas alq. se recoge algún centeno y castañas se mantienen cabras raquíticas, y se cria mucha caza mayor y menor , animales danmos y pesca de esquisitas truchas. HUR COSTUMBRES Y ALIMENTOS. Hemos tocado á los principales puntos que caracterizan el terr. délas Hurdes nada importaria que el pais fuera áspero y casi salvage ; nada que sus tierras solo produgesen heléchos y malezas; nada en fin que sus población fuesen pequeñas y dispersas , si en cambio los moradores de esta comarca , imitando á sus veciudad de las sierras de Francia y Gata, no menos ásperas ni mas transitables, fuesen emprendedores ó laboriosos, conocedores siquiera de sus necesidades. Habitado el pais por una raza degenerada é indolente, ni aun se conocen los oficios mas necesarios á la vida, su ocupación se reduce á pedir limosna por las provincias inmediat a s , lo mismo los hombres que las mugeres y niños; algunos venden el fruto de sus husrlos en el p a r t . de Ciudad-Rodrigo, y muchas mugeres se dedican á criar niños espósitos de las cunas de esla ciudad y la de Plasencia, en lo que cifran su principal fortuna, y es tanto su anhelo por recibir el precio de las lactancias, que hay muger que mantiene 4 ó 5 criaturas ayudada de una cabra , alimentadas todas con la miseria consiguiente en medio de la desnudez , y arrojadas sobre las camas de helécho, sin cariño y sin cuidado maternal; de suerte, que mas son espectros vivos, que perecen luego de hambre y de frío, llegando muy pocos á una juventud siempre débil y enfermiza. En sus casas no hay muebles de ninguna clase; para cama se destina un grueso tronco de un árbol ahuecado y relleno de heléchos , en donde duerme la familia entera sin distinción de edades ni de sexos; estos troncos se llaman batanes , porque en ellos se deshace la poca uba y aceituna del pais paraalumbrarseen las noches de invierno, no hay mas que la lumbre del hogar. Sus alimentos son tan escasos como nocivos en general su alimento ordinario es la patata cocida y compuesta con sebo de cabra, la cual comen sin mas preparativo ; después alguna judia , pero siempre con esta grasa, y por último, hojas frutales cocidas, raices y tronchos de yerbas silvestres, castañas, bellotas y alguna berza apenas se conoce el pan, y el que usan es de centenoó de los mendrugos que recogen pordioseando; solo cuando están próximos á la muerte seles da pan de trigo. Sus vestidos solo consisten en un calzón que les cubre de la cadera á la rodilla, una camisa sin cuello sujeta delante con un botón y un costal al hombro , sin mas calzado ni abrigo; las mugeres, menos aseadas que los hombres y mas desidiosas , visten harapos que jamas cosen ni remiendan; lo regular en ellas es no mudarse la prenda que una vez se visten; solo se la quitan á pedazos cuando se caen de viejos ó sucios , jamas se peinan ó lavan; andan descalzas como los hombres, sin cuidarse de cubrir las partes que aconseja hacerlo el pudor natural; rara vez compran vestido nuevo, y solo se surten de los deshechos que les venden los habitantes de los pueblos comarcanos á cambio de lino y castañas; esto en cuanto á los mas acomodados, pero lo general del pais viste de las pellicas de cabras que matan ó se mueren, haciendo de sus pieles un vestido que introducen ó cuelgan del gañón ó pescuezo , y les cubre toda la delantera hasta los pies , ciñéndose á la cintura, muslo y pantorrilla con correas esto en cuanto á los hombres ; y las mugeres se hacen un delantal ó mandil que a t a n á la cintura hombres y mugeres son de baja estatura y de un áspelo asqueroso y repugnante, aumentado con la palidez y miseria que asoma á sus rostros; en cambio son ágiles , trepan por las montañas con la mayor ligereza, y no hay distinción en uno ú otro sexo en cuanto á las ocupaciones necesarias para ganar su subsistencia. Todas estas circunstancias hacen que sean adustos y selváticos, retirándose del trato de los demás hombres , huyendo de ellos en los ca minos , ó guardando silencio á cuanto seles pregunta son entre ellos mismos soberbios , tanto como humildes con los demas , han aprendido á llorar su miseria sin procurar remediarla ; guardan poca fe en sus palabras , asfés que lo que no tenga efecto ósea terminado en el a c t o , es inseguro y de difícil cumplimiento ; son propensos á la embriaguez cuando salen de sus barrancos á otras poblaciones no tienen médicos ni cirujanos; ellos usan su botánica especial y se forman las medicinas, alcanzando sin embargo larga vida; determinan sus estaciones por el estado de la vegetación y de los efectos de laatmósfera; guian sus operaciones agrícolas por las fases de la luna, la cual conocen perfectamente, deduciendo de sus cuadrantes la ocasión y término de sus males y los temporales sucesivos. La religión es desconocida, el abandono d e s ús costumbres casi salvages , la abyección é indolencia que produce su m i s e r i a , la escasez de párrocos y la falta absoluta de maestros de primera educación, les hace inmorales en alto grado; viven usando de una licencia b r u t a l , conducidos solo por su ignorante alvedrio, haciendo en sus inmoderadas pasiones, alarde del lujurioso desenfreno en que se hallan, y cometiendo los crímenes mas atroces sin escluir ni el parricidio ni la poligamia. (Cuántos son los que solo entran en la iglesia 2 veces en toda su vida! al bautizarse y al contraer matrimonio hay alq. en las que jamás ha entrado un sacerdote, viviendo sus moradores sin el conocimiento de sus deberes de cristiano. Basta ya de una pintura tan degradante, en la que nos hemos detenido á propósito con peligro de ofender á la humanidad y al decoro español; parece imposible que en el centro de 2 provincia, ricas ambas , de un carácter honrado y de una imaginación fecunda, exista una comarca tan entregada á sí misma, tan desconocida que cuando se oyen sus circunstancias , parece que se trata de los aduares del África. Un solo hombre ha habido que se ocupe de este desgraciado pais este fué el Sr. D. Antonio Porras, ob. de la diócesis que construyó las iglesia y las casas para los párrocos con algunas comodidades, echó puentes sobre los r . é introdujo por fin algunas nociones sociales; desde entonces solo se ha contado con los hurdanos para exigirles las contribuciones y para deprimir su bien degradada naturaleza (*). ¿Y vivirá siempre este pais sumido en tanta miseria y entregado á su estúpida ignorancia? ¿Jamás gobierno alguno dirigirá una mirada de atención áesta raza desgraciada? ¿Ni el interés particular, ni el espíritu de asociación, querrá tampoco servir de medio para que desaparezca de nuestro suelo ese borrón de la civilización española? lié aquí un punto importante para la causa de la humanidad. Ningún pais deja de ser susceptible de progreso y de mejora falta solo conocimiento, falta solo voluntad para elegir los medios que han de conducir al fin propuesto; examínese ese pais, reconózcanse sus grandes medios de vida y de prosperidad ; su natural y asombrosa vegetación ; sus ¿numerables y perennes r . , manantiales fecundos de riqueza y actividad ; obsérvense sus montañas, tan ricas en el reino mineral como las bocas del Potosí, y veremos muy pronto que la miseria y abyección de los hurdanos, no es culpa s u y a , sino de la nación que los deja olvidados ó desatendidos. LaPOBLACIÓN oficial de estos 5 concejos , es según la matricula catastral de 1842 740 v e c , 4,053 almas R I Q U E Z A C A P . P R O D U C C I Ó N  2.659,900 reales I M P . 132,995, C O N T R .  18,113 r s . 11 mreales




    ANUNCIE SU EMPRESA O NEOGOCIO EN ESTA FICHA. COLABORE CON EL MADOZ

    Busque datos complementarios al catastro o al registro civil. MOLINOS, CASTILLOS, CASERÍOS, ALQUERÍAS, YACIMIENTOS ARQUEOLÓGICOS, CEMENTERIOS, MANANTIALES, ETC... El Diccionario Madoz resulta imprescindible para cualquier trabajo sobre historia de la fiscalidad, los impuestos o la contabilidad pública en España. Otra de sus utilidads principales es la búsqueda de las parroquias a que pertenece cada localoidad, pues en ellas se guardan los registros de bautismo, imprescindibles para la solicitud de la nacionalidad, ya que a menudo son los únicos docimentos que aún pueden encontrarse para acreditar los orígenes españoles de un ancestro.
    visitas


    >



    Publicidad

     
    ©2009 Cheapholidaysinspain.com. Abracadata y Cumbres Borrascosas * C/ Las Eras 8, 24369 Valbuena de la Encomienda, León
    Historia de todos los pueblos de España. Censo, padrón y datos de 1845. Censo rústico y fiscal.