HISTORIA DE ESPORLAS, PROVINCIA DE Baleares, CENSO FIESTAS Y DATOS RÚSTICOS

Historia de todos los pueblos de España. Censo, fiestas y datos de 1845. Censo rústico y fiscal. Diccionario Madoz. Diccionario estadístico e histórico de los pueblos de España. Censo económico. Padrón. Fincas. Partidas de nacimiento. Parroquias


HISTORIA DE TODOS LOS PUEBLOS DE ESPAÑA
BUSCAR PUEBLO POR NOMBRE

CENSO, FIESTAS, IMPUESTOS, ALDEAS, PEDANÍAS, AYUNTAMIENTOS, MANCOMUNIDADES, OBISPADOS.

PUEBLOS DE Baleares

Historia de Baleares


 


>



PUEBLOS DE Baleares

Historia de Baleares

Localización de ESPORLAS , Baleares


MAPA DE ESPORLAS , Baleares
COORDENADAS GPS:
39.633400 , 2.616819

ESPORLAS  (HISTORIA) .
ESPORLES  - Baleares.


Datos de la localidad:

    vecindad con ayuntamiento en la isla y diócesis de Mallorca, p r o v . , audiencia territorial y ciudad g. de Baleares (Palma 2 l e g . ) , partido judicial de Palma S I T . en un valle entre montes de mediana elevación ; le combaten con frecuencia los vientos del N . , N E . y S O . ; su C L I M A es templado y sano; las enfermedades comunes son fiebres intermitentes y gástricas. Componen la población 507 CASAS divididas cn grupos, de los cuales uno forma dos calles, otros dos forman una, y los demás pequeños sin orden ni simetría; tiene casa consistorial, cárcel, 2 escuelas de instrucción primaria, dotada launa con'1,100 reales v n . y concurrida por 82 discípulos, y la otra con 240 r s . , asistida por 35 alumnas ; una iglesia parroquial (San Pedro Apóstol), de lacual depende el oratorio púb ico de Esplayela, servida por un cura párroco de nombramiento real y ordinario, un vicario temporal y amovible que nombra el diocesano á propuesta del párroco, 3 sacerdotes ordenados á título de patrimonio, adscritos al servicio de la i g l . sin especial obligación, un sacristán lego y 2 monacillos; el cementerio se halla casi en el centro de los cas. El T E R M . confina N. Valldemora; E. el mismo y Establiments; S. este último, y O. Puigpuñent y Bañalbufar; se estiende 3/4 de leguas de N. á S. y 1 de E . á O .  en él se encuentra la famosa gruta de Canet, que no siéndonos posible describir con la exactitud y precisión que merece su maravilloso aspecto , nos valemos de la generosidad de D. Joaquín Maria Bover que nos hizo un obsequio con su folleto publicado en Palma en 1844, que contiene la descripción de dicha gruta en estos términos «La que vamos á describir, situado en la vasta y amenísima hacienda que le da nombre, á dist. de poco menos de 1 leguas de la v . de Esporlas, liene su entrada al O. de la famosa casa de Canet, y sino mienten nuestras congeturas , su formación se debe acaso á algún hundimiento que puede datar de las épocas geológicas en que por todos los confines del mundo se sintieron las erupciones basálticas tal lo demuestra el carácter que en su interior presenta. Mucha es la resolución que se necesita para descender al pozo en cuyo término estala puerta de la gruta. Una profundidad de 95 palmos, que al asomarse parece un espantoso vorágine, el haber de bajar á ella con una garrucha, balanceando y dando vueltas durante el descenso, la reflexión que ocurre al curioso de que mil lances imprevistos pueden sepultarle alli para siempre, son ideas de horror y tristeza que solo disipa la curiosidad y el gusto de ver los hermosos jardines que el gran agente del mundo ha colocado bajo de nuestro suelo, para admiración y pasmo de los que los visitan. La gran cava que sirve de antesala á la mágica gruta , es orbicular, su piso desigual y la luz que entra por el pozo que forma su entrada, es suficiente para poder trabajar los canteros en estraer de alli las escelentes piezas de jaspe y de sulfato de cal. Una cuesta muy resbaladiza que tiene á la parte del S O . , conduce á un ancho y desadornado hueco formado en una gran roca de pudinga que sirve de guarida á una multitud de murciélagos. Abandonado este punto se toma por el costado opuesto, y pisando siempre cascajo , se va á una estancia de figura irregular, cuya bóveda hisantina se apoya sobre una pared recta y otra cubierta de congelaciones. Entre ellas se ve imitada con mucha naturalidad la trompetería de un órgano. Adelantándose hacia el frente, se sube por unos pedruscos, en cuya cima se ve una pira hermosísi-. ma con una columna á un lado , y al otro un cono cubierto de unas escamas pajizas que el arte no trabajara ion roas primor; la subida á este punto es escabrosa. La bóveda ojival está sos» tenida por una columna estriada de color rojizo, Tras de esta se encuentra una estancia orbicular contorneada de hermosísimos estalactites. Un antepecho cubierto de floreros, á manera de macetas, es por donde se asoma a la horrorosa subida. Las paredes de esta pieza están ricamente adornadas, la bóveda desnuda. A la izquierda un arco semicircular que guarda todas las proporciones del arte, es el principio de otra subida no menos incómoda que la anterior. Es bello mirar desde abajo los hombres con las luces cómo van subiendo por entre el la berinto que forma el tejido de columnas de que está salpicada toda la cuesta. La que se ve á lo superior de ella, es tan cor- Dulenta que se asemeja á una grande almiranta entre la multitud de corbetas y faluchos que se ven en su derredor. Aqui el alma del viagero, estasiada en provechosa meditación, puede esclamar i feliz el hombre que libre de dolor y remordimiento puede admirar aquí el grande espectáculo de la naturaleza , y contemplando sus maravillas adorar la mano omnipotente y misericordiosa que tan ¡iberalmente las derramó por ia inmensidad de los cielos, y en los mas escondidos ángulos de la tierra ! ¡ F e l i z , si en el orden admirable que las enlaza y conserva , descubre absorto otro orden mas alio y augusto , y columbra en su término el único sumo bien, á cuya eterna posesión es llamado! Llegado á lo superior de la erizada subida , se toma por un tortuoso y angostísimo sendero ladeado y cubierto de malezas, sin mas paredes que unos pedruscos desiguales, cubiertos en los planos de primorosas congelaciones. Unos parfalanes que penden del techo, revisten de asombro á cualquiera que observa en ellos lo robusto de su remale y lo sumamente delgado de su arranque. Fácil es de comprender la causa que produce el efecto de un capricho de la naturaleza qué tanto escasea en sus jardines. Un arco arabesco á manera de herradura que está á la der., da entrada á un callejón musgoso; y por entre columnitas y floreros de elegante perspect i v a , aquellas estriadas prismáticas y cariátides, y estos últimos en variedad confusa y disforme, se asoma á una bajada, cuyo término ofrece al viagero la mas hermosa lontananza. En efecto, nada de monótono se descubre en aquel vastísimo ámbito. Su bóveda , enteramente desadornada, solo presenta robustez en su fáb. bisantina; la pieza es regular, toda ella se ve tejida de estalactites de diferentes colores y de distinta magnitu d , que heridos con un martillo tienen una vibración muy agradable. Un oscuro boquerón que está en el piso del punto que describimos, no debe dejarse de reconocer, porque aunque su bajada sea penosa, y también penoso el introducirse por una quiebra triangular y estrecha que tiene á lo mas inter i o r , en aquella profundísima cavidad se encuentra un aposento , que á pesar de ser muy angosto, en nada le escede el celebrado Cuarto de la Monja de la gruta de Son Lluis.» « E l conjunto de maravillas que alli ha reunido la naturaleza, sorprenden y arrebatan la imaginación, por ofrecer los cuadros mas ricos, brillantes y encantadores que pueda concebir la fantasía de los poetas. Describirlos minuciosamente nos es imposible porque nos escasean las espresiones, como también escasea el aire de tal modo, que casi priva la respiración , y exije la pronta salida. Unas columnitas y florones guarnecen el paso de otra bajada harto peligrosa, su bóveda sigue el orden de la anterior. Asi que se encuentra piso igual, aunque intercalado de peñascos, un callejón de su frente es la senda por donde se va internando , y en su término se ostentan á modo de fantasmas, dos enormes pilastras blancas de una mole agigantada. Todo este tránsito está lleno de hermosas congelaciones que se asemejan á pasteles , arbustos y floreros. Tras de las grandes pilastras al costado i z q . , se ve un dilatado voladizo, del cual penden unos flecos y dos columnitas que se apoyan en su cima y se elevan hasta el techo , le dan el carácter de galería. Mas adelante todo varia de gusto y ornato. La bóveda es de cañón y sigue la tortuosidad del piso que siempre se inclina á la izquierda Un arco del mismo orden arquitéctico y de unos 20 palmos de elevación, es la puerta de una pieza circular desde la cual se emprende la entrada á varios callejones. El de la parte der. que está mas inmediato á la entrada, sirve de pórtico á una estancia cuyo ingreso ha de ser gateando, por To angosto y bajo de su declivio hebras y columnitas sumamente delgadas, forman un tejido que se tiene del techo al piso este es recto y sus contornos están magníficamente adornados con hermosos florones. Fuera de esta pieza y al mismo costado, está una cuesta, cuyo corto ascenso se vuelve á bajar sin encontrar mas espacio que la cima. A la bajada hay una quiebra que da entrada al mismo gabinete que hemos acabado de registrar. Una tela bastante gruesa divide la bóveda de un arco achatado á modo de cochera parécelo no solo su puerta sino su piso que es llano y sin ninguna especie de embarazos. A la der. se ve un montecito que sirve de apoyo á un cast.; este lo forman con mucha semejanza unas congelaciones, reunidas alli de tal modo , que no falta al edificio militar su homenage, sus merlones y aun su garita avanzada. En este punto colocamos un farol, y mirado desde muy lejos, nos pareció tener presente la elegante decoración del acto L.", cuadro 2." del drama titutalado El subterráneo de Hedberg. Internándose por el costado izquierda va bajando maravillosamente la bóveda , y sigue el piso recto y limpio á un lado está la boca de una estrechísima mina, en cuyo interior nada se encuentra de particular al frente un boquerón da entrada á un oscuro y melancólico aposento, que aunque desordenado, liene unas columnas pareadas que sorprenden sobremanera al observar que sobre ellas descansa un enorme pedrusco que sirve de bóveda. Salidos á fuera una subida muy escabrosa sirve de senda á una estrecha galería ladeada de telas especulares que van bajando del techo. A la mitad de ella una pilastra barnizada en actitud de centinela, parece destinada para prevenir al viajero que muy pronto se encuentra el término de aquellas subterráneas maravillas. Se adelanta el paso y se baja á una cavidad, cuyo techo, lleno de peñascos que parece van á desplomarse, cubre al curioso de temor y de ideas desagradables. Bájase aun mas, y una puertecita ala derecha cou varios estalactites que le sirven de jambas, y un cuerpo ático de dintel, da entrada á una habitación de la figura de un romboide, cuyo techo del todo desnudo, lo forma una gran peña de pudinga muy compacta y en ningún punto agrietada. A la der. está la puerta de un largo y tortuoso callejón con un piso sumamente cómodo, dentro del cual solo se encuentra una multitud de estalactites que imitan la trompetería de un órgano; y un poco mas adelante se halla el término de la mágica gruta, digna por cierto de que se le consagren estos versos» Los antiguos panteones memorables , los atrios espaciosos, de Grecia los peristilos famosos, la magestad de Asiría celebrada , de Mémfis los prodigios, conservarán en vano sus vestigios su memoria acabó. Los instrumentos que, de su gloria ufano , ¿qué son al par del laberinto inmenso de primor y grandeza con que se ostenta aqui naturaleza ? » Hasta aqui la descripción de la gruta por el citado autor. Comprende ademas este término infinitos predios con casas, cuyos nombres omitimos por no hacer mas difuso este art.; en G de ellos hay oratorio público de propiedad particular. El T E R R E N O en general es de buena calidad; el de las laderas y mesetas de los montes, que le llaman molas, y circuyen el pueblo, se componen de peñascos amontonados con muchas grietas cubiertos de tierra bastante fértil; esta parle montuosa se halla poblada de árboles y arbustos, especialmente olivos , encinas y pinos corre por él un arroyo que llaman de la Granja ; nace en el confín oriental del predio de su nombre, sigue su curso de O. á E. y le cruzan 3 puentes; sus aguas solo riegan un fértil y ameno valle de dicho predio, y se pierden después por enlre el pedregal que le sirve de cauce. Los C A M I N O S se hallan en buen estado y dirigen á la cap. de provincia, de donde se recibe el C O R R E O por medio de balijero , los lunes y viernes, y se despacha en iguales dias. P R O D U C C I Ó N  algún trigo, cebada, avena, habas, legumbres, almendras, aceitunas, bellotas y frutas de varias clases; cría ganado lanar y de cerda, y caza de conejos , liebres, perdices y otras aves menores. I N D .  1 fábrica de papel y 3 molinos de harina, C O M E R C I O esportacion de frutos sobrantes y productos de la i n d . , é importación de los art. de que carece,POBLACIÓN  449 veciudad de catastro , 1,857 almas C A P . IMP.  438,029. C O N T R . con el primer semestre de 1846 25,945.




    ANUNCIE SU EMPRESA O NEOGOCIO EN ESTA FICHA. COLABORE CON EL MADOZ

    Busque datos complementarios al catastro o al registro civil. MOLINOS, CASTILLOS, CASERÍOS, ALQUERÍAS, YACIMIENTOS ARQUEOLÓGICOS, CEMENTERIOS, MANANTIALES, ETC... El Diccionario Madoz resulta imprescindible para cualquier trabajo sobre historia de la fiscalidad, los impuestos o la contabilidad pública en España. Otra de sus utilidads principales es la búsqueda de las parroquias a que pertenece cada localoidad, pues en ellas se guardan los registros de bautismo, imprescindibles para la solicitud de la nacionalidad, ya que a menudo son los únicos docimentos que aún pueden encontrarse para acreditar los orígenes españoles de un ancestro.
    visitas


    >



    Publicidad

     
    ©2009 Cheapholidaysinspain.com. Abracadata y Cumbres Borrascosas * C/ Las Eras 8, 24369 Valbuena de la Encomienda, León
    Historia de todos los pueblos de España. Censo, padrón y datos de 1845. Censo rústico y fiscal.