HISTORIA DE ALCAÑIZ , PROVINCIA DE Teruel, CENSO FIESTAS Y DATOS RÚSTICOS

Historia de todos los pueblos de España. Censo, fiestas y datos de 1845. Censo rústico y fiscal. Diccionario Madoz. Diccionario estadístico e histórico de los pueblos de España. Censo económico. Padrón. Fincas. Partidas de nacimiento. Parroquias


HISTORIA DE TODOS LOS PUEBLOS DE ESPAÑA
BUSCAR PUEBLO POR NOMBRE

CENSO, FIESTAS, IMPUESTOS, ALDEAS, PEDANÍAS, AYUNTAMIENTOS, MANCOMUNIDADES, OBISPADOS.

PUEBLOS DE Teruel

Historia de Teruel


 


>



PUEBLOS DE Teruel

Historia de Teruel

Localización de ALCAÑIZ , Teruel


MAPA DE ALCAÑIZ , Teruel
COORDENADAS GPS:
41.079567 , -0.186964

ALCAÑIZ   (HISTORIA) .
ALCAÑIZ  - Teruel.


Datos de la localidad:

    ciudad con ayuntamiento de la provincia de Teruel (22 leguas), cabecera del partido judicial de la adm. de rent. y de correos de su nombre , aud., terr. ciudad g. y diócesis de Zaragoza (14). Situación Y Clima. Se halla situado á la márgenes der. del r. Guadalope, en el declive de un cerro suelto al cual rodea casi por todos lados: su posición topográfica la deja libre á la influencia de los vientos del S. y NO. fríos siempre, estos últimos aun en el verano , y contribuye también á su limpieza y aseo porque los grandes aguaceros arrastra» las basuras de las calles hasta el mencionado r : su clima in salubre 58 años atrás por las exhalaciones mortíferas de un terr. pantanoso llamado la Laguna que había inmediato á la población, hoy, que aquel se ha reducido á cultivo, es saudable sin que se conozcan otras enfermedades que las fiebres intermitentes algo endémicas que se desarrollan en el estío y entrada de otoño. Interior De La Población Y sus Afueras. La forman con inclusión del arrabal, unido á ella , 1,242 casas distribuidas en 9 plazas llamadas de S. Francisco, de las Herrerías, del Cuartel, del Carmen , Mayor, del Hospital, de Almudines Viejos, de las Monjas, y Sto. Domingo , y en 4 barrios denominados Santa María, Santiago, S. Juan y S. Pedro, de los cuales el 1." comprende 14 calles, 12 el 2.-, igual número el 3.° y 9 el 4." Se ve adornada de algunos edificios atendibles , no solo por la solidez de su fáb. y bien combinada distribución de su interior, sino por su mérito arquitectónico, y entre todos la casa de ayuntamiento es sin duda el mas notable. Su hermoso frontispicio de 2 cuerpos del orden jónicoel uno, y del dórico el otro, rematando en una preciosa galería del orden toscano, atrae las miradas de los inteligentes. El interior de este edificio consta dedos buenas piezas pa ra celebrar las sesiones; de dos archivos, el uno destinado para la custodia de los papeles pertenecientes ala municipalidad, y el otro para la conservación de los procesos finados; una sala capaz donde celebran sus juntas los regantes de las acequias Vieja y Nueva, la cárcel cómoda y segura , una capilla donde oyen misa los regidores y los presos de aquella desde una reja dispuesta al efecto, (los almacenes para los granos del pósito y para la sal, y un sótano que sirve de nevería. Contiguo a las casas consistoriales y formando casi una parte de ellas hay otro edificio sostenido por tres magníficos arcos elevados al estilo gótico y de admirable Iijereza, y bajo de ellos una espaciosa lonja. En lo interior una sala para audiencia y administrar justicia, llamada comunmente la Corle. La horrorosa voladura del almacén de la pólvora acaecida por una exhalación que cayó en el almudi ó albóndiga la nueva el'dia 2 de setiembre de" 1 s iii, lo arruinó considerablemente, causando al mismo tiempo grandes daños en otros de los mejores edificios de la ciudad, y un crecido número de casas, haciéndoles subir los inteligentes á ¡muy cerca de dos millones de reales, juntándose á estas 'pérdidas sensibles, las todavía mas dolorosas de 60 muertos y mas de 100 heridos y contusos. Hay un tribunal ecl. compuesto del juez fiscal, un notario y un nuncio. Fue instituido en el año de 1792 por el Arz. de Zaragoza, el Tilmo. Fernandez de Heredía. Iliy asimismo un tribunal civil de 1.* inst. con apelación á la audiencia del terr., cuyo juzgado es de entrada, una adm. subalterna de rent., otra de correos con sus correspondientes empleados, y una encomienda de Calatrava Llamada Encomienda Mayor de Áieañíz.  Asimismo hay profesores de todas las ciencias de curar, varias tiendas de abacería, de paños, lienzos y telas, de ferreíra y quincalla y de otros géneros lauto del reino como estrangeros y ultramarinos ^artesanos de todos ios oficios necesarios á ¡a vida social; pintores, plateros y arquitectos; y posadas, cafés y villares.  Antiguamente hubo cuatro hospitales denominados deSanta  Marta, San Nicolás, San Juan y San Lázaro, los cuales á petición del ayuntamiento se refundieron en e!  Mencionado de S. Nicolás, que es el que chisteen el dia.  El cuidado de los dolientes está á cargo, en lo temporal de los enfermos, y en lo espiritual de un capellán, que tiene Ja obligación de decir misa á los enfermos y administrarles los Sacramentos.  También hay un pósito de granos ó banco de labradores, y un monte de piedad creado por el filantrópico alcañizano D. Andrés Vives.  La instrucción pública está á cargo délos PP.  Escolapios.  Estos celosos amantes de la niñez, é ilustrados guias de la juventud, á quienes tanto debe la Nación Española, tienen escuelas públicas de inslruccion primaria elemental y superior, gramática latina y retórica, donde un considerable número de alumnos reciben gratuitamente una buena educación civil y religiosa.  En este colegio hay un seminario, en el cual por una pequeña retribución los hijos de las familias mas bien acomodadas del país, ademas de las espresadas materias , aprenden ias humanidades y la urbanidad.  A este colegio se agregó en 1729 el llamado Valeriano, por haber sido su fundador en 1659 D. Miguel Valero, el cual consignó fondos para 4 vecas gratuitas.  Hay dos ó tres escuelas particulares de niñas, enlasque ademas de Jas Jabores propias de su sexo, se les enseña á leer, escribir, contar y el catecismo.  Hasta principios del siglo XV se dividía la ciudad en cuatro parr., que son la de Santa  María, S. ¿uan,, Santiago y San Pedro, pero elevada la i." á colegiata por el Papa Benedicto XIII en el año 1407 á instancias de San Vicente Ferrer, se declaró también .una parr., quedando las otras tres como auejas, y encomendada su cura de almas al deán au.  Xiliado por dos coadjutores, y la regencia de las tres filiales á cargo de otros tantos canónigos, cuyas prebendas llevan esta condición.  El cabildo de la colegiala se componia <Ie un deán y doce canónigos, contando ademas para mayor solemnidad del culto y mejor servicio del templo 27 beneficiados perpetuos, un organista, una capilla de entonador, dos infantes, dos sacristanes mayores, tres menores, siete capilleros, un campanero y un macero.  En Ja actualidad toa quedado muy reducido este número.  El edificio, que es «tro de los mas suntuosos de la ciudad, fué obra dirigida por  el inteligente arquitecto Miguel Aguas, desde el año 1736 en que se principió hasta su muerte, habiéndole sucedido Joaquín Cólera, natural y veciudad  De la misma ciudad y arquitecto mayor de la casa del Sr.  Duque de Hijar en Aragón.  La fachada ó parte esterior presenta un todo magnifico y sorprendente; su arquitectura es del orden compuesto, en cada uno de los ángulo» se eleva una torre de  mucho gusto; en ei centro un cimborrio y por encima de este descuella el campanario de gran volumen y de arquitectura gótica, lleno de adornos; su construcción es del siglo XIV y si se completase con el último cuerpo que le falta podría competir con las torres mas famosas.  Lo que llama mas particularmente la atención son las dos portadas del templo; 3a que mira al S. seria clásica en su género á estar menos recargada de follajes, estatuas y bajos relieves de que tanto abunda; la que se halla á la parte del E., aunque no de tanta suntuosidad, es celebrada por los inteligentes por su sencillez y buen gusto.  La fábrica es toda de piedra de arena, de la que llaman dulce en el pais, tan buena por su duración y apacible colorido que á la vista ofrece, como por la facilidad con que se presta á 'a labor.  La parte interior es bella, desahogada y de convenientes proporciones, aunque se deja conocer el gusto de los siglos XVÍI y XVIII.  Consta de tres naves de 77 varas aragonesas de long., 39 de lat.  Y 78 de elevación.  Las columnas en que aquellas descansan son cuadradas y están aisladas.  En cada lado de la iglesia  Hay siete capillas, otra mas al testero y dos chiquitas debajo de los órganos.  En la de la Soledad se gastó mucho para hacerla linda y osteutosa, como se hizo, con muchos y preciosos jaspes y mármoles.  EnJadeSau Mateo se conserva, aunque no en muy buen estado, un retablo ant.  que Sí bien no tiene de suyo ningún mérito, lo tienen sin embargo muy sobresaliente, cuatro eseelentes esiátuns de mármol blanco y cinco medallones de lo mismo trabajadas en Roma en los mejores tiempos.  Este regalo lo remitió á su familia el Emmo.  Cardenal D. Domingo Ram, lujo ilustre de esta ciudad á principios del siglo XV, para que se colocara en dicha capilla, propia de aquella, en donde se ve bajo de un arco el sepulcro de sus padres que es igualmente de mármol.  También merecen alguna atención la capilla de Níra.  Sra.  Del Pilar, y cinco retablos hechos después del año 1830, según las reglas déla arquitectura greco romana, en cuyos intercolumnios se ven bellas estatuas de madera imitando ei mármol blanco, obra de D. Tomas Llover, hijo de Alcañiz y actualmente director de ía Academia de San Luis de Zaragoza en la clase de escultura.  Eí altar mayor, aislado en el tercio de la testera del templo, y todo él de jaspes y mármoles, es obra magnífica y de no escaso gusto.  Sus grandes columnas., basamento, cornisas y ático, son preciosos mármoles y jaspes trabajados con toda prolígidad y esmero, adquiridos de las canteras del pais, de tes mas afamadas de todo el reino, y de los mas apreciados entre los estrangeros.  Es un gran zocolo de 12 á 16 palmos de alto, con hermosas melduras, sobre el que descansan los pedestales de dos altas y corpulentas columnas del orden corintio, y dos estatuas, una y otra ala parte esterior de cada columna.  En medio de estas se ve el retablo, en el cual se representan de bajo y medio relieve la Asunción de Ntra.  Sra., saliendo del sepulcro, y enteramente sueltas las figuras de algunos Apóstoles que miran estasiados tan portentoso milagro: por encima del retablo y capitel de las columnas, corre ef cornisamento, sobre el cual descansa el ático: por entre las columnas encima de la cornisa asoman dos angelitos de bulto, y descansando en aquella á los lados del ático, hay dos estatuas á plomo con las de abajo, y otras dos mas afuera Entre las pilastras de aquel, se descubre una ventana circular y repre sentada en ella la Santísima Trinidad saliendo de entre nubes que rebosan fuera del círculo con rompimiento de luz y rayos de medio relieve, todo muy bien entendido.  El altar remata con dos ángeles mancebos que sostienen una corona imperial.  La escultura de este retablo, obra perfectamente concluida por el mencionado Sr.  Llobet, puede competir con ios buenos monumentos de su género que ^e conocen.  El coro es otro de losobjetos distinguidos en la colegiata.  Ocupa el primer tercio de!  Templo, le rodea un verjado de bronce apoyado en zócalos de jaspe del pais, entrecortado con bases y capiteles de mármol blanco, sobre los cuales descansa una bien trabajada cornisa, y sobre esta, á trechos, estatuas bronceadas, conchas y camafeos.  Por dos puertecitas practicadas en el espresado verjado, salen los prebendados á unos graciosos balconcitos con antepechos del mismo metal que aquel, para oír los sermones que predican.  En lo interior: ¡o mejor que se encuentra ea el órgano de la der.  Y la sillería nueva de nogal con embutidos de madera de acebo, primorosamente trabajada, condosórdenes de asientos, y el sitial reservado al diocesano.  Hay ademas en esta iglesia  Algunas pinturas de bastante mérito.  El cuadro de S. Joaquín, que esta en la segunda capilla, de la nave de la der., es muy celebrado por los conocedores, y lo adorna un gracioso retablo con cinco buenos medallones de mármol blanco, rematando con una primorosa estatua de lo mismo, deNtra.Sra.de los Pueyos.  Los cuadros deSanta  Ana y de S.José que se hallan en sus respectivas capillas, también son muy apreciados.  Y finalmente, el de ¡a Anunciación de Ntra.  Sra., de crecidas dimensiones, trabajado con el mayor esmero por el pintor de Cámara de S. M., D. Ventura Salera, que es tenido en mucha estimación.  De la tres iglesia  Anejas, ninguna tiene cosa que llame la atención.  Las de Santiago está comp'etameníearruinada, y la de San Pedro, aunque conserva el altar mayor, está desmontada y se llueve por todos lados.  Ademas de estos templos, hay oíros abiertos también al culto.  El llamado de Salinas por su fundador, dedicado á S. José, servido ñor-cinco capellanes que tienen la obligación de confesar y auxiliar á ¡os moribundos; el de Jos PP.  Escolapios, y el.  De las monjas dominicas.  Hay varios conv.  De ordenes religiosas.  El de San Francisco, situado  En el arrabal, lo fundó el maestro D. Andrés Vives en el año 1524; en el dia sirve de hospital civil j militar y otros usos; tiene una magnífica Igl.  Moderna, capaz y de buena arquitectura.  El del Carmen Calzado, que ocupa uno de los.  Testeros de la Plaza de su nombre, debe su fundación al P. Mtro.  Fr.  Gaspar Cortés, religioso carmelita en 1603; después de la eselaustracioñ se destinó á cuartel y teatro, y su ígl., <pe c s m uy regalar, sirve para el culto, celebrando en ella el santo sacrificio de la misa casi todos los esclaastrados de la ciudad, lo cual favorece álosvecdel arrabal, en que r.ose encuentran iglesia  Abiertas.  El de dominicos, que da nombre á la plaza en que se baila, lo mandó levantar el príncipe de Aragón, D.Juan, hijo del rev D. Pedro el Ceremonioso, en el ano de 1383: actualmente "lo posee la ciudad por haberlo comprado ala nación, empleándolo en los usos á ella convenientes.  El de Capuchinos (pe mandaron construir a sus espensas vanos euidadanos devotos en ¿612;' se halla en una -hermosa huerta al frente de una buena plaza; .esta eerrado, sin ningún destino, sin emhargo de liaber pasado á dominio particular.  El de monjas dominicas, arriba mencionado, es fundación da D. Baltasar Rudilla, rector de la parr.  DeMuniesa en 1503; -continúa ha- Madocon el competente número áe religiosas, aunque van disminuyéndose de día en dia.  Y finalmente, el colegio de Escuela Pia, dei-cual también se ha hecho mención: lo fundó en 1729 elP.  Agustín deSto.  Tomás de Aquino.  á instancia y con anuencia del Sr.  Arz.  D. TomásCrespo do Agüero.  Ademas de lo referido, hayen esta población  Un cuartel con habitaciones cómodas para lá infantería, y principalmente para la caballería; una mediana plaza de toros, una aihóndiga, dos carnicerías públicas cou su matadero, una nevería, un alfolí para la sai, seis hornos de pan cocer, dos molinos harineros, seis de aceite con 20 prensas de romana para deshacer la oliva, un batán y cuatro posadas.  Al salir de la ciudad por el lado del O. se encuentra el magnífico puente de piedra de 7 arcos, que desde-la guerra de la Independencia había estado inservible hasta la última civil (1836), en que se consiguió reconstruir con todo él gusto y solidez, que se podia desear, las dos arcadas que faltaban.  Pasado el puente, se llega á un delicioso paseo, en cuya cabecera  Llama la atención la fuente de Santa  Lucia, tan abundante, que despide copiosos raudales de agua por 68 caños del grueso de!  De mi fusil, sin contar algunos otros destinados á diferentes usos.  Todos vierten sus aguas en-un vación longitudinal de piedra, del qué pasan á una gran balsa ó lavadero para las mujeres.  Frente de tatúente hay una plazuela desde la que salen muchas calles de árboles, jóvenes en el dia, pero que harán mas apetecible este sitio cuando estetidíendo sus espesas ramas, puedan hacerla impenetrable álos ardientes rayos del sol, y de trecho en trecho de dichas calles se encuentran asientos de piedra.  Este paseo termina á uncuarto de leguas  De la población  En él- punto llamado la Pa • lauca, y es al que designan los hab.  Oon él nombre de Prado, y ledan la preferencia sobre los demás, particularmente en las tardes del estío, por la frescura que las inmediatas aguas lecomunican,por el encantador embeleso, que el apacible murmullo de estas hace esperimentar, y porque desde alii se descubre una vistosa 'cascada del llamado Rio-alto s que describiendo mil juegos agradables, se precipita sordamente en el "Guadalupe.  El portal de San Francisco conduce á otro paseo en dirección del arrabal, que vaá terminar en la arruinada ermita de la.Encarnación, antiguamente sinagoga de judíos.  Carece de calles de árboles; pero esta falta está'bien recompensada con los muchos jardines y huertos que por una yotramárg.del mismo se descubren; este es él mas concurrido en las estaciónesele invierno y primavera.  ;Besde el NO.  De la población  Donde se hállala estensa plaza del Cuartel, hasta él SO., dando la vuelta al cerro del Castillo, corría antes una angosta senda, por laque tan solo podia caminar de frente una' persona, :pero el deseo de facilitar el tránsito de la-ciudad  Al arrabaly viceversa, indujo al ayuntamiento, de acuerdo con el gobernador, á ensanchar aquel paso, y verificado, resultó otro paseo, por el que pueden cruzar cuatro personas á la par, disfrutando las agradables y amenas vistas que-presenta todo eltérmino, y variado y pintoresco horizonte, sin que les sea permitido dejar de dirigirla vista al ant.  Casi, que ocupa la cima del cerro.  Fue en lo ant.  Un edificio suntuoso v fuerte, pero en la actualidad no ofrece tanta imoortancia militar.  Es un rectángulo imperfecto, rodeado de lienzos de fuertes y elevadas murallas flanqueadas de torres almenadas, y en estas, espesas saeteras y troneras.  Su fáb., como todas las que en la población  Tienen alguna importancia, es de sillares de piedra de arena, igual á ia que constituía las buenos murós de cuarenta palmos de alto que antes cerraban la ciudad Sin el arrabal, y que actualmente esian bastante deteriorados.  Alonso I el Batallador, fue el que dio principio á este east.  Al emprender la conquista de la ant.  41" canil; dist.  Una hora de Ja moderna Alcañiz, pero la iraportaucia militar que durante algunos siglos tuvo, la debe á los esforzados caballeros deCalatrava, á quienes Alonso Ií de Aragón lo donó en el último tercio del siglo XII, haciéndolos fronteros de los moros de Valencia y Cataluña.  A«U¡ tenia su palacio el Gran Comendador déla Orden, y habia uQ conv.  ó noviciado, cuya ígl.  Se conserva aun bajo la advocación de Santa  Maria Magdalena.  Asi en esta como en los claustros, se ven todavía los sepulcros de algunos príncipes, de grandes maestres de la Orden, y de comendadores mayores como mas estensamente se tratará al entrar en la parte histórica.  Deshabitado el cast.  Por una larga serie de años, fué poco á poco deteriorándose, y quedó arruinado en gran parte pero habiendo tomado posesión de la Encomienda en 1728 eí Srmo.  Sr.  Infante D. Felipe, hizo considerables mejoras en todoe!, y mandó construir un magnífico palacio sobre las líneas del ant.  Al lado del S. COD buen balconaje y una graciosa portada.  En las guerras posteriores á esta época, ha esperimentado también nuevos y grandes quebrantos de los cuales tarde ó nunca llegará el reparo.  TÉRMINO.  Confina por el N. con los de las v. de Caspe y Chiprana; por el E. con los de Valdealgorfa y Mazaleon; por el S. con los de Casteíseras y Torrecilla, y por el Oeste con los de Albalete y Urrea, estendiéndose de N. á S. 8 leguasy, e de Este á Oeste Dentro de esta circunferencia se encuentran varias huertas y casas de recreo, y muchas masadas y ermitas, de las cuales es la mejor ¡a de Ntra.  Sra.  Délos Pueyos, dist.  =1/2 leguas  Corta de la población  Todo el término  Está dividido en partido, cuya división sirve para conocer la situado  De pastos y heredades.  De estas, las que se hallan al E. son las de Valcomuca, Piañas de Larain, Valdecavadores, Masieo de D. Domingo Simón, Valdefardaehos, (en la cual se hallan las cuevas de Barrígot de las Lanas y ia de Sariñena buenas para encerrar ganado) Valdegensque, Agua Amarga, Valdelos-arribas con la cueva de "Mazólas; barranco del Ciego -eoh el Cabezo de!  Cuervo; Val derród aliños, Váldecepero, Planas de fas Horcas, Valdetaus con las cuevas de Rodríguez y de Salinas; Yaldesanckemas con la cueva de D. Diego, Valdejudios y de la Encarnación.  Hacia el SO.  Están las partidas de lá Manglanera, la Avenosa él Chupillo , Ja IVíangrana, Valdeestremera, Redehuerta, Val déla Torre, Plana de los Santos,41 Castellar, Planas del Saso, Valdepascual, Válmuél, Valdeiiscaii.  Hacia O. se encüentranla de Puigmoreno eon su monte algo elevado, Rincón Caliente, Lomade la Yerba, la Goscollosa, Planas deSan Miguel del'Plano, Plana de la Virgen de la Peña, Planas de Marta, Planas del -Pradillo, Valde Panaderos, Planas de la-Estanéayla del Camino Viejo.  YháciaelN.  Las partidas de Valdefaítreña, Vuelta del Robo Puerco, Vuelta de Masitas, Valdesaganía, Yaídesincesta, Valdeprior, loma y monte del Vizcuerno, Vuelta de Aguas, Mas de Cerrojo, Planas del Mas de la Torrera, Rincones de Cañizas, Cuesta de Belluga, Collado de la Vilfanzona, Val de Hueso y ValÜebaliasias con el monte algoélevado llamado Cabezo déla Muela, y cuevas de Puyo, Hermenegildas, Anea y Graneles en que asimismo se encierra ganado.  Todas estas.partidas de tierra, asi como los jardines, huertas, cas.  Y masadas arriba indicadas, se hallan las de mejor especie entre la cuenca que forma-el Guadalope y en los valles encerrados entre las lomas y pequeñas colinas, que sirven de estribo ádas cuestas, que por el E. dividen el espacio que media entre el referido r. y el Matarrana;.  Paral el o.á aquel, yporel O.,-el que hay entre el Guadálope y el Martin; euyos espacios dilatados -sobremanera están poblados dé inmensos bosques de olivos, de moreras, de frutales y de otros diferentes-géneros de árboles, por éntrelos que se distinguen los tellos detodo género de granos , hortalizas y legumbres. CALIDAD DEL TERRENO.  Es desigual por sus montes yieollados, pero «stos son en general de muy poca elevación, asies, que cosmográficamente' mirado, puede decirse llano, por lo que en Aragón al ant.  Corregimento de Alcañiz se le da el nombre de tierra-baja.  Los montes están vestidos de matorral y de peñas, lo que contribuye áque sean muy variados y vistosos.  Las plantas que comunmente los cubren, son pinaracas de hoja fina,-madroños, sabinas, enebros, lentiscos y otras matas bajas como aliagas, coscojos retamas, esparto y alguna Pita en el monte de Santa  Bárbara, muchas yerbas medicinales como la salvia, acrimonia, artemisa, nufito, solastro, hiño, jo, camamila, cinobiosa, culantrillo , malvabisco , viola y perlón, samo, ruda, eseordio, estrella, centaura, virgaurca, epitano, onfinilía, muy probada en las tercianas y otras varias.  Hay dos pinares, llamado el uno de ¡a Mangranéra hacia el S.j y otro al N. La eslension del 1."  Es una leguas  De long.  Y a/3 de iat., y la del 2.° de * de long.  Y 2 y i/3 de- iat.  Ambos tienen poderosos enemigos en los veo.  De los pueblos colindantes que carecen de bosques propios.  Antiguamente so sacaba de ellos mucha madera, pero en el dia con dificultad se encuentra un madero regular para los edificios, y toda la utilidad que producen ai vecindario es el proporcionar abundante combustible y carbón flojo.  También se crian en estos montes abundantes pastos para los ganados y machas flores, de las cuales millares de colmenas esfraen la miel mas rica, y ¡a cera mas buscada por los conocedores.  Aunque poco elevados , como queda dicho, se crian en sus entrañas abundantes canteras de varias especies de piedras útiles para la eonslruceion de edificios y de jaspes y mármoles de buena calidad.  Las clases de piedra son la denominada de arena dulce muy buscada por su duración y apacible color anteado; de arena s'alada mas compacía que la anterior, roas dura, pero no tan permanente por contener sin duda algunas partículas sa- Itnosas; de cal, de yeso blanco y oscuro y de la llamada almendrada por los granos que contiene.  Los jaspes y mármoles se crian en el llamado Puigmoreno , por el aspecto sombrío de que le hacen revestir los muchos árboles y arbustos, qué en él vegetan, y son: blanco con pequeñas manchas encarnadas y cenicientas; acarminado con mezcla de varios colores; pajizo con algunas sombras de color de castaña con manchas blancas, y blanco con pocas pintas de color de chocolate.  Ademas encierran una mina de alumbre, que seria un manantial de riqueza, si se beneficiase como requiere su importancia ; se ostrae el mineral libre de todo cuerpo estraño sin que se necesite mas que espurgarle de las impurezas del cieno; lo que le constituye de mucho mejor calidad que el de Roma.  Ya se dijo que el Guadalope corre al rededor de la población  Describiendo el mismo arco que esta con respecto al cerro en que se halla súV, entrando en el térai.  Por el lado de E. y saliendo por el Oeste-Su agua es muy buena para fecundar los campos, porque en su descenso de 30 leguas  Recoge el cieno y tierra vegetal.  Cria bastante pescado, con especialidad barbos y madrillas , tan gruesos aquellos que se sacan algunos del peso de 5 libras de 12 onzas.  Se cruzaba antes este r. por tres puentes.  El 1."  á dist.  De 1 hora de la ciudad se llamaba de la Alberta,- el a." separado déla población  Un poco mas de i/3 leguas  No ha dejado de sí mas memoria que su nombre de la Palanca y un montón de escombros, y eí 3.° denominado el Mayor, único que existe en el dia, que es el de que se hizo mención al hablar de los afueras de la ciudad Con sus aguas riegan los veciudad  Una muy dilatada huerta por medio de dos acequias, la principal de ellas llamada la Vieja, tiene el cauce mas ó menos ancho , según el sitio por donde pasa ; pero nunca es menos de ocho cuartas con la profundidad correspondiente, y se pro I longa de 3 1/2 leguas  á 4.  Toma el agua dentro de jurisd.  Debajo de Caianda.  No son tan grandes ni el cauce ni Ja long.  De la acequia nueva.  Ambas desaguan á i leguas  De dist.  De la ciudad.- para su mejor conservación y adra, de ías aguas hay una junta de gobierno compuesta de los principales propietarios , cuyas ordenaciones fueron aprobadas por el Rey, oído el Consejoen i~G8; pero estas recibieron otro método en ÍS42 con anuencia de las autoridades de la provincia  Pasan de 2,300 cahizadas de tierra las que se riegan con las dos acequias.  De la Vieja se quiso sacar en otro tiempo una hijuela, pero quedó abandonada tan útil empresa, hasta que de muy pocos años á esta parte se llevó á efecto, dando á ia espresada hijuela el nombre de la de Gabalda, consiguiendo por su medio hacer re gable un estenso terreno que antes era secano.  Amenizan los contornos y término  De la ciudad de Alcañiz, al propio tiempo que contribuyen á fecundizar latierra de labor, muchas y hermosas fuentes de aguas cristalinas y saludables que brotan por mil puntos diferentes.  Son las principales, la ya descrita de Santa  Lucía, llamada antiguamente la Lupina, cuyo caudal es tanto, que basta por sí soia para abastecer á todo el vecindario super abundantemente.  Debajo, y á 400 pasos de esta , se halla iá deí Hilador de Seda eon un solo caño.  Un cuarto de leguas T. abajo, la de los Estudiantes.  La de Santa  María, de dos caños fel grueso de un brazo perennes y constantes , situada á la márgenes  Der.  Deí Guadaiope.  La de los Latoneros con cuatro caños también perennes.  La de •Mosen Antón con un caño.  La de ¡as Zorras, dist.  Una hora de la población  Siguiendo ia corriente del r. La del Barranco de las Tejas , y la de Val de Caradores, ambas sin caños.  Eí agua de la ultima es la mas esquisita de todas.  Ademas eslánla de S. Cristóbal, perenne como las demás, pero sin caño ni otro adorno alguno.  La de Casanova, abundante y de buena calidad.  Y la de Vivero, famosa por ei raro fenómeno que presenta de no dar agua sino cuando el tiempo es templado y caloroso.  Oíros muchos manantiales de agua, copiosos y saludables, podrían citarse dentro del radio de una leguas  De"la ciudad ; pero ei temor de ser molestos nos obliga á pasarlos en silencio , y porque es mucha menor su importancia que la de los ya 'citados, si bien contribuyen tan eficazmente como aquellos á hacer agradables los alrededores.  A mayor dist.  Se hallan igualmente fuentes útiles, tanto por la bondad de.  Sus aguas, como par el beneficio que prestan á la agricultura.  La del Agua Amarga, llamada así por e!  Sabor ingrato de la que despide , riégala Valdegerique y la partida que toma su nombre.  La de Vaíderedorinos, buena para beber, riega también bastantes cahizadas de tierra.  El mismo servicio prestan las de Sancharnar, la de Regallo , las tres de Yalde-estréracra y la do la Loma de Vizcuerno, aunque estas últimas son escasas.  Las denominadas de Altafulla y la de Vaidefaltreña, sirven únicamente para beber.  Ademas dei r., acequias , fuentes y manantiales, que tanta abundancia de aguas proporcionan al vecindario y ai terreno , son muchas Tas balsas que se encuentran en la proximidad de las masadas que se ven esparcidas en Ja jurisd., y que con menos trabajo facilitan á los masañeros las necesarias para su consumo y el de sus ganados.  Seria muy prolijo hacer una enumeración de ellas ; bastará por lo tanto fijar nuestra atención y la del lector en la muy conocida llamada la Estanca ó Estanque, famosa por su rica pesca, especialmente de gruesas y sustanciosas anguilas , y por la infinidad y varias especies de aves, tanto acuátile"5 como terrestres, que se abrigan entre las aneas y otras yerbas que se crian en las orillas.  Se halla hacia el O. de la ciudad á dist.  De una hora.  Es una concha de algo mas de una leguas  De circunferencia, formada naturalmente por los declives do los pequeños cerrillos que la.  Rodean.  Solo por un lado tiene un pretil de piedra.  Su figura sigue la irregularidad de las faldas de los collados, muy semejante á un cuadro : á escepeion de la parte llamada el Rovano, todo lo demás abunda de juncos, de grandes aneas y otras yefibas, y su fondo de lleno muy crecido; de modo, que es el receptáculo mas propio que pudiera encontrarse para los ¡numerables barbos efe diferentes especies, truchas, anguilas, tortugas, ranas, topos, nútrias, famosas sanguijuelas (de que se hace grande eslraecion) y multitud de insectos acuáticos que alli se crian , y para eí inmenso número de' fochas , gansos , patos , gallos , pollas, capuzones , cisnes, marineros y otras aves aeuáticas, y el mejor abrigo para las becadas, becardones, judias, chorlitos , tordas y otras diferentes especies de aves terrestres.  Difícilmente pódria mantenerse la provisión de agua necesaria en este estanque, cuya profundidad es de 26 á 32 cuartas, si no se alimentase con toda la que conduce la acequia vieja tres días en el año, y el tercio cié ella desde í.° de octubre hasta 24 ds ¡unió, pagando por este beneficióla junta de propios ala de regantes Í00 libras jaquesas.  ó sean i,822realesvn. í2mreales  Al año.  Corresponde la estanca á los propios de la C. , y se arrienda con todas las demás fincas délos mismos generalmente en la cantidad de 65,000 reales  Vn.  £1 arrendador saca de-su contrato todas las utilidades que puede.  Tiene derechos propios y otros en común con los demás veciudad  Los propios son, pescar y cazar como y cuando quiera, y los corau-.  Nes, coger ranas y cazar con escopeta.  Junto al agua , en la parte.baja , se halla una casita eu que viven el estanquero y auxiliares, y en la que conservan los pertrechos de pescar.  Dentro-de ella está el zafareche donde caen las anguilas que tanta celebridad tienen por toda España.  Es la estanca el sitio predilecto de recreo de las familias principales , entreteniéndose los unos en la caza de aves acuáticas y terrestres con escopetas, internándose en el lago con pontones, y otros en la pesca con arpón , caña ó red, y algunos en comprarlas mejores anguilas que caen á centenares en el zafareche en las noches oscuras, mediante un cañal que' viene del centro del Estanque.  Todas las primaveras suele hacerse por los arreiv .  Dátanos lo que se llama el rolde , y consiste en coger con j redes en una mañana cuantos barbos se acercan á la oriiia pedregosa del Royano ádesobar.  Acostumbra á cogerse crecido número de ellos, como por ejemplo, 200, 300 y 400 , y aun mas , el que menos de media carnicera (18 onzas), y el que mas de 5.  Su calidad es esceiente , y de menos espina que el barbo del r. Por la canal, que desde el centro del estanque marcha en declive al zafareche , caen á veces tantas anguilas en una sola noche , que causa admiración : pues ha habido ocasión que ha» pasado de mil, siendo frecuente , cuando esto ocurre, el que caigan un centenar ó dos.  £1 peso común de ellas víeae á ser de una carnicera, aunque las hay de menos y de mas.  CAMINOS.  Por la parte oriental y occidental de la ciudad se eneuenlran caminos carreteros en mediano estado , los demás que se encuentran en el iérm.  Son comunales, y la mayor par te de herradura.  CORREOS.  Se despachan y reciben tres cada semana para Zaragoza, dos para Tortosa , otros dos con ¡os pueblos del partido, y uno coa Daroca , Teruel y Morella.  PRODUCCIONES.  Se coge en abundancia y de la mejor calílidad aceite, seda, trigo , cebada , maíz , avena y iodo gene ro de frutas y hortalizas; poco vino (porque no se dedican los labradores al cultivo de las viíus), judias , centeno y cáñamo: la cria de ganado lanar es también adundante, la hay igualmente de ganado eabi'io, y se saca miel y cera de esceiente clase.  INDUSTRIA.  Fábricas de jabón, de.sombreros ordinarios, telares de sayales, y varios tejidos de estambre, hilados de seda, elaboración déla cera en primera y segunda mano, caleras de hornos de yeso, molinos de aceite, de agua y batanes.  Antiguamente fueron muy buenas las fáb.  De jabón que había.  Eran casi las únicas de alguna nombradla que se conocían en Aragón y oirás partes,- pero á principios del siglo pasado , en cuyo tiempo existían 26 que consumían un considerable número de a. de aceite, se impuso el ruinoso impuesto de tres sueldos jaquesrs por cada a. que se fabricaba , y que pagan los jaboneros al hospital de Ñtra.  Sra.  De Gracia de Zaragoza, razón por la cual, y en viríud á no haberse alcanzado librar á la inti.  Espeiiola de las mortales trabas que en este ramo solo sufre-Aragón, imposibilitándole la competencia con los mercados nacionales y estrangeros, las lia reducido á ta!  Estado de decaimiento, que apenas se cuentan tres en el día, y estas de poquísimo movimiento , con lo que á la par que los fabricantes , sufren ios cosecheros de aceite del pais, y consumidores del jabón , notabilísimos perjuicios.  COMERCIO.  Consiste principalmente en la esportacion para Zaragoza, Valencia y Cataluña de- aceite, seda , lana, trigo, cebada y maiz, é importación de vino de Cataluña, géneros ultramarinos, quincallería y tejidos de algodón t lino y lana.  Para facilitarlo celebra eslaciudad  Dos ferias al año: la primera para Pascua de Resu¡ reccion , y ia segunda en 15 de agosto.  Los principales objetos de los negocios,que se hacen, son paños, pañuelos, telas , sombreros, zapatos , costales, cuerdas, quincalla, cáñamo, lino, cerrageria, terrería, cuchillería y guarniciones para las bestias.  Turrones y dulces de toda especie, vino, licores y tocino salado.  Antes solo había una feria, en la que tenían iugar las referidas transacciones, mas ahora, aumentada la segunda, y manteniendo las yerbas del monte mas de 2í,000*cabecera  De ganado lanar y de pelo; principian á hacerse algunas ventas y cambios en este género, al que se aumenta el délas caballerías para la labor, que tanto se necesita en este dilatado y feraz, terreno.  POBLACIÓN Y RIQUEZA.- 11,275 veciudad, 5,100 a!m.  CAP.  IMP.:  1. 727,9(39 reales  Vn.  HISTORIA.  Nada puede decirse del origen de esta ciudad, que no base en débiles congelaras ; pero ella es de Jas mas célebres en la historia.  Su primitivo nombre Anitorgls (V.), es compuesto cíeAnith y jjrgis fe.  De lanzas).  Aparece Ja primera en la trágica campaña en que murieron los dos Esci piones ; y á su vista hubieron lugar los dos acontecimientos, que particularmente causaron la catástrofe de estos dos famosos caudillos- Estaba ocupada por Asdrubal Barca, que había llegado de África con gran número de tropas y elefantes, en el 0."  Año del mando de aquellos gefes romanos: estos , llegada la primavera, salieron de Tarragona, resuelsos á acabar de una Tez con los cartigineses en España, y vinieron asentar sus Reales en frente de esla c , separándolos de Asdrubal el Guadalupe solamente.  Proyectaron atacar al cartaginés; pero muy confiados del éxito, reflexionando que si liátian ú As.  Drulial, los otros generales no habían de esperar á sus lesiones" tomando posición en los acostumbrados desfiladeros^ para prolongar la guerra, resolvieron hacérseles de una vez en todas partes.  Cueo quedó contra Asdrubal con 30,000 celtiberos y una tercera parte de romanos; Publio marchó á C.aslulo á posicionarse en frente de los otros dos generales.  Asdrubal vio pronto desde Anstorgis, como los celtíberos abandonaban á Cneo , montando las crestas del Idúheda , y Je dejaba á discreción dfi su ejército, muy superior en fuerzas.  Se ha querido atribuir esta retirada de los celtiberos , que ellos motivaron , alegando llamarles á sus casas una guerra doméstica, al soborno de Asdrubal: pero no hicieron mas que obrar conforme á su patriótico plan de comprometer siempre al ejército, que se presenlaba mas feliz en la guerra, para que por este medio se despedazasen mas y mas cutre sí ambos colosos , preparándose ellos con la común ruina de éstos, ocasión de libertará la España de toda dominación estrangera.  Cneo se retiró del Guadalupe, encaminándose hacia el Mijares- Asdrubal le siguió de cerca; y no tardó en verse envuelto por todo el ejército cartaginés , sucumbiendo 31 dias después que su hermano Publio: Tit.  Liv.  Y Apiano Alejandrino refieren esta campaña que tanto hizo conocer á Anstorgis; pero este nombre se pierde luego en la historia, y no vuelve á aparecer hasta que los árabes lo convirtieron en Alcanit.  En el año 854 fueron taladas las pingües ald.  De esta pob!.  Por el salteador Hafsun , que se había confederado con los de Ben Amarre, (Benavarre) Ainza (Anisa) y oíros pueblos, según refiere la crónica musulmana ; y 2 años después, sus campos fueron teatro de una de las alevosías de este genio desgraciadamente célebre: viendo Mohamed, emir de Córdoba, sus grandes medros en 3a rebelión , determinó atajarlos ; pregonó llamada á tos sirios y á los árabes de Andalucía , y pasó á Toledo acaudillando una hueste numerosa, que se aumentaba de continuo: se mandó al mismo tiempo á toda ia gente de guerra de Valencia y Murcia, que acudiese al Ebro á las órdenes de Zeid ben Khásem , nieto del emir.  A la orilla de este r. era el punto de reunión , y verificada tenia que marchar aquel turbión de fuerzas mancomuñadamente en busca de Hafsun.  No atreviéndose este á contrarrestarlas, recurrióá sus ardides: escribió rendidamente al emir, puso cielos y tierra por testigos de que cuanto había obrado era una trampa á fin de arrollar mas á su salvo á todo enemigo del Alcorán , descolgándose -luego con ímpetu sobre ellos: protestó que todo estaba corriente, sí el emir le aprontaba el auxilio de las tropas de Valencia y Murcia , que marchaban contra él , y que con ellas sobrecogería á los cristianos en sus posesiones ai S. del Segre, y aniquilaría su potestad ; ostentó por fin tantas promesas y con tales visos de sinceridad, que el emir dio asenso á todo, y ofreció á Hafsun el gobierno de Huesca, puesto que hubiera bajo el sen.  De Córdoba todo el pais que se jactaba de arrollar de un solo avance.  Con esto Mohamed, encargando áZeid-ben-Kliasen la espedicionideada de acuerdo con Hafsun, tomó el camino de Córdoba.  Las tropas mandadas por el nieto de Mohamed se encontraron coa las de Hafsun en Jas campiñas de Alcanit entre el Guadalupe y el Martin ; acamparon junto á estas sin recelo alguno.  Zeid recibió de Hafsun y los suyos los rnas amistosos y estremados agasajos; pero, anochecido y á deshora, mientras yacian confiadamente en el sueño todos los de Valencia y Murcia (sirios y egipcios) cayó sobre ellos la gente de Hafsun , y antes que pudieran rehacerse para su defensa, perecieron la mayor parte, salvándose poquísimos de Ja matanza.  Una de las primeras víctimas fué el joven Waii Zeid-ben-Khaséa, quien murió peleando bizarramente antes de cumplir 18 años.  En 1119 fué reconquistada esta ciudad por el rey D. Alón-, so el Batallador: para ello hizo levantar un cast.  á orillas  del Guadalope, media hora distante déla ciudad, desde donde fatigaba continuamante á sus moradores.  Puso y estrechó luego el cerco, que ella resistió vigorosamente algún tiempo, por estar bien murada y coronada de un fuerte cast.; pero habiendo muerto su caide, con el desaliento que esto causara á los agarenos y valentía á los cristianos , se rindió, haciéndolo mismo poco después el cast.  El Rey gratificó á los que' mas se distinguieron en la espugnacion y toma, como fueron D. Gimeuo de Luna, de quien descienden los Lunas de Aragón, cuya casa con su escudo de armas todavía se conserva en esta c , y D. Suncho \ Aznar, que se apellidó el de Alcañiz , y quedó encargado de l la custodia de !a ciudad y cast.  Este , con los caballeros, que con j él quedaron ó acudieron de otras partes, llevados de la abun- j dancia y fertilidad del país , la guardó de muchas tentativas 1 que contra ella repitieron los moros de la frontera.  D. Ra- i mon Berenguer, marido de Doña Petronila, le concedió carta de población, fecha en Zaragoza á 25 de .oclubre de I 1156, cuyo privilegio confirmó el rey D. Alonso en Ca- l latayud á í.° de setiembre de 1103.- en"eí se otorgaban mu- I chas exenciones á los nuevos pobladores , según las disfrutaba la ciudad de Zaragoza.  El mismo D. Alonso II de Aragón hizo merced de esta ciudad y su junad., en 1179, á D. Martin Pérez de Sionés, maestre de Calatrava, remunerando asi los servicios que esta orden le había prestado en varias conquistas.  Don Martin Martínez, quinto maestre de dicha orden,"hizo dueño de esta ciudad por sus días á D. Garci López de Mo venta: este fué electo maestre é intentó.hacer á Akañiz (asi se llamó por los cristianos) cabecera  De es I a milicia; pero desistiendo de la dignidad, quedó- comendador mayor , dando origen á la encomienda de e s t a c , una de las mas ricas que te:da.  Hallándose en esta ciudad D. Jaime I de Aragón, determinó la conquista de Valencia , animado á ella por Hugo de Folcarquer, gran maestre de hospitalarios.  El concejo de Alcañiz, unidocon los de otros pueblos en i248, derrotaron á los sarracenos, que se habían hecho fuertes en ¡a Esiida y Yco, haciéndoles 500 muertos.  En febrero del año 1250 el rey D. Jaime convocó Cortes en esta c , para sosegar las inquietudes del reino, promovidas con motivo de las quejas del infante D. Alonso, su hijo, y de.D. Pedro, infante de Portugal.  Los reyes D. Enrique de Castilla , y D. Pedro de Aragón se convidieron en sujetar sus pretensiones á la decisión del Sumo Pontífice y sacro colegio en esta c , firmando en !a misma el compromiso á i de enero de 1372.  En Alcañiz se formó el congreso de los diputados de tas tres cortes, Aragón.  Cataluña y Valencia, convenido por los pretendientes de la corona de estos estados por muerte del rey D. Martin, para proceder á la elección de rey en 1411: después de una madura deliberación seresoivió, que cada uno de los tres estados nombrase tres jueces, que determinaran la elección: esta recayó en el infante D. Fernando.  Las Cortes generales estaban reunidas en Aleañiz, en 1437, y los diputados se separaron, para tenerlas particulares en sus respectivas provincias.  Las de Aragón, que continuaron en ella, concedieron al rey D. Alonso 120,000 florines de oro , para la guerra de Ñapóles.  El rey D. Carlos I llegó á Alcañiz en 26 de mayo de 1528, y fué muy obsequiado hasta que salió para Monzón.  En 16i0 vino á esta c, el marqués de Torrecusa con el objeto de evitar la deserción del ejército, que D. Felipe IV enviaba contra el principado de Cataluña.  Luego que dicho marques llegó á esta ciudad, donde estaban convocadas Cortes , lo primero que hizo fué prorogar el término de la convocación , porque el Piey no pensaba todavía en venir á celebrarlas, habiéndose propuesto únicamente entretener ios ánimos de los.  Aragoneses y valencia nos.  El marqués, después de haber dado las órdenes correspondientes, salió de Alcañiz para Aguasvivas.  Por los años de 1650 al 58 , uu contagio disminuyó considerablemente el vecindario de esta ciudad Fué Alcañiz la primera de Aragón que, abandonando el partido de Felipe, tomó el 'del archiduque en las guerras de Sucesión ; pero habiéndose presentado delante de ella el principe Tilly, se sometió sin resistencia; no se la impuso otra pena, que el hacerla entregar las armas ,.  Depositándolas en el cast., para devolverlas á sus hafr.  En tiempo correspondiente: SQ dejó por su gobernador á D. Miguel Pons de Mendoza, coronel de dragones.  En 1728, el infante D. Felipe posesionado de la Encomienda de 'esta c .  , reparó su cast.  Y murallas.  Ocupada por los franceses en la guerra de la Independencia , fueron desalojados de ella en 1S de mayo de 1809, á pesar de la obstinada resistencia que opusieron.  Reforzados con nuevas tropas, y poniéndose á su frente Súchel, volvieron á la misma.  Ocupábala el ejército español; trabóse una acción reñídisima, y después de siete horas de fuego fueron batidos los franceses y obligados á retirarse precipitadamente.  En el mismo año, durante el sitio de Zaragoza, estos destacaron al general Vathier con 600 caballos, "y 1-200 infantes, para qne acopiase víveres por la parle de Alcañiz: en su ruta fue moleslado por los paisanos y algunos soldados sueltos: deseando destruirlos, llegó contra ellos hasta esta ciudad en 26 de enero de 1S09-" sus veciudad  Y los perseguidos se defendieron con tal denuedo en sus calles, que los franceses, para apoderarse de la pobi.  Perdieron mas de 400 hombres.  Habiendo tenido Cabrera en 10 de febrero de 1835 una entrevista con el conde de Villamur, ministro de la Guerra de D. Carlos, le maoifes- !ó que la partida ilamada del OÍ i hacia sus correrias desde Alcañiz, y asesinaba cuantos realistas caian en su poder.  En esta ciudad recibió el brigadier Nogueras un caballo, que le envió Cabrera en la misma forma que lo habían cogido á una columna de las iropas de la Reina, en 30 de mayo'de dicho año, llamando ía atención de todos, la ridiculez de sus jaeces: cubría su montura un pedazo de coríinage ó de casulla; llevaba la cabeza y la cola llenas de cintas de v;trios colores; una multitud de cascabeles pendían de las gualdrapas-, y, despojado de estos adornos, apareció viejo, flaco, v Heno do mataduras.  En setiembre del mismo año el comandante de Urbanos de Va!-den-Tormo prendió 36 carlistas en la masia de Vieenícn y conducidos á Alcañiz y á otros pueblos inmediatos, se les impuso la última pena.  En lo de nobierjabre el brigadier Nogueras "publicó en esta población  Un bando, en el que mandaba, que las justicias diesen parte de los movimientos de.  Los carlistas; Cabrera contestó con otro, 14 dias después, disponiendo lo mismo.  A fines del mismo mes y año, habiendo recibido Cabrera el nombramiento de comandante general interino de los carlistas del bajo Aragón, pasó á las inmediaciones de Alcañiz, donde se detuvo 5 días con el objeto de sorprender la plaza, en el momento de abrir ó cerrar las puertas; pero desconfiando conseguirlo, se marchó hacia Villalba.  El vecindario de esta c , su Milicia Nacional, y las autoridades, recibieron ai brigadier Nogueras con el mayor júbilo, músicas y festejos, por la actividad que este gefehabia desplegado en Ja persecución délos cariislas, y por ver desmentida la noticia de su muerte que se había propalado.  Las principales familias de los primitivos hab.  De esta ciudad fueron los Luna, Aznar, Rame, Santapau, Castellón, Jober, Romeo, Bardagí, Cerbellon, Caballer, Castillo, Ripol, Blasco, España y Ferrer, de las que aun se conservan algunas.  Sus armas, un cast.  Debajo de las 4 barras catalanas entre dos cañas verdes, aludiendo á su nombre.  Es patria de Fr.  Juan Jaime Samper; fué muerto por los moros, á quienes predicaba en 1516: deFr.  Domingo Foncano: murió en opinión de santidad en noviembre de!525: deFr.  Diego Montañés-, y Fr.  Tomás Maños, dominicos, qne murieron en igual opinión: del P. Fr.  Tomás Ramón, que escribió en castellano un compendió de la historia de Alcañiz y otras muchas obras.- de Micer Alonso Gutiérrez, que ascribió otra historia de esta c : de Pedro Juan Zapater, notario de número de la misma, que valiéndose de los escritos del maestro Ramón, y de Alonso Gutiérrez; escribió una historia mas cumplida en el año 1704, de Juan Sobario , que escribió en latin varias poesías y algunas otras obras; de Juana SoJjario, latina y poetisa, hija del referido Juan; de Pedro Ruiz de Moros , poeta y retórico, que después de haber enseñado las bellas letras en Bolonia, fue llamado á Cracovia, por e!  Rey de Polonia, y le dotó generosamente su cátedra, para que no se fuese á otra parte: de Lorenzo Palmíreno, enseñó retórica en Alcañiz , Zaragoza y Valencia y escribió varias obras ; de Domingo Andrés, poeta ; compuso muchas obras; de D. Bernard'íiio Gómez Miedes , ob.  De Albarracin , escribió una obra titulada De A-píbusibe de República, en la cual trata de todo lo perteneciente al gobierno del magistrado y del ciudadado: escribió la vida de D. Jayme el Conquisiedor en latin , y otros muchos libros : de D. Gerónimo Ardid, jurisperito, que escribió alegaciones sobre los ant.  Térm.  De Alcañiz , y sobre los blasones de Zaragoza .- de D. José Gerico , que tradujo del francés la historia deD.  Jabocoll, rey de la 'Gran Bretaña , y escribió varias obras: del P. Bernardo de S. Pablo, escolapio, que tradujo con bastante propiedad los comentarios de ¡as guerras de Italia.  En los tiempos ant.  Fueron muchos los hijos de Alcañiz que se distinguieron en la carrera de las armas , como afirma Zapater; pero hablando de nuestros liempos, dice el Sr.  Regales, han florecido en ella el Vizconde de Montoro, D. Domingo Galarreta , D- Pedro Raudevise.  También fueron hijos de esta ciudad los capitanes Juan Royo, Fernando Palao, Francisco Buendia, y Pedro Amigo , este fué muy amado de Felipe II, te empleó en las mas honrosas comisiones, y le Quiso tener á su lado en el sillo do la ciudad de Lérida, Andrés Vives, canónigo de Barcelona, prior de esta colegiata, familiar de los Papas Julio lí y León X, escribano de suslelrasapostólicas, y su prolonocario.  HISTORIA ECLESIÁSTICA.  En ío de mayo de 1392, el [¡ustrísimo Señor D. Carcia Hernández de Erédia, arz.  De Zaragoza* instituyó en esta ciudad un tribunal ecL.  Cuya institución fué confirmada en i 111 por Benedicto XIII: compusieron este tribunal uu juez, un notario, un fiscal y un nuncio nombrado por el arz.  De Zaragoza.  En 1107, el Sumo Pon tí tice Benedicto XIII, erigió en colegial su iglesia  Parr.: S. Vicente Fcrrer; ALC fué confesor do este Pontífice, vivió muchos años el convento de Sto..  Domingo, y dicen que obtuvo una canongia en esta colegial; predicó muchas veces en esta población  Con mucho provecho de su vecindario.




    ANUNCIE SU EMPRESA O NEOGOCIO EN ESTA FICHA. COLABORE CON EL MADOZ



    Alojamientos baratos en .



    Residencias de ancianos en .

    Busque datos complementarios al catastro o al registro civil. MOLINOS, CASTILLOS, CASERÍOS, ALQUERÍAS, YACIMIENTOS ARQUEOLÓGICOS, CEMENTERIOS, MANANTIALES, ETC... El Diccionario Madoz resulta imprescindible para cualquier trabajo sobre historia de la fiscalidad, los impuestos o la contabilidad pública en España. Otra de sus utilidads principales es la búsqueda de las parroquias a que pertenece cada localoidad, pues en ellas se guardan los registros de bautismo, imprescindibles para la solicitud de la nacionalidad, ya que a menudo son los únicos docimentos que aún pueden encontrarse para acreditar los orígenes españoles de un ancestro.
    visitas


    >



    Publicidad

     
    ©2009 Cheapholidaysinspain.com. Abracadata y Cumbres Borrascosas * C/ Las Eras 8, 24369 Valbuena de la Encomienda, León
    Historia de todos los pueblos de España. Censo, padrón y datos de 1845. Censo rústico y fiscal.